Griezmann, Gameiro y Gaitán, o lo que es lo mismo, garra, generosidad y sobre todo mucho gol. Ésta será la delantera del Atlético de Madrid para la temporada 2017-2018, la última que verán los parroquianos en el estadio Vicente Calderón, coincidiendo con su 50 Aniversario, antes de mudarse a La Peineta. Una delantera cuyas cifras auguran una gran temporada, en la que Diego Pablo Simeone se decantará por el 4-3-3 que persigue desde hace ya varias campañas. El club colchonero vuelve a reducir las distancias con los dos de siempre en el fútbol español, y es por ello que la plantilla se está configurando con un sistema que competirá de tú a tú contra la MSN y la BBC, y en el que los tres delanteros rojiblancos formarán un tridente demoledor.

Con la llegada de Kevin Gameiro el Atlético se asegura incrementar la velocidad en ataque, ya que se trata de un jugador no exento de un gran toque de balón pero que destaca especialmente por sus diagonales, donde suele sacar partido ganando la espalda de los defensas rivales. Ideal para un equipo como el colchonero, que basa su juego ofensivo en vertiginosos y mortales contragolpes. De gran movilidad, el francés intercambiará su posición con regularidad con sus compañeros, pudiendo aparecer desde cualquier posición del frente de ataque. También participará del juego colectivo, en el que normalmente resuelve a primer toque para lanzarse en búsqueda del pasillo acto seguido, buscando el espacio para recibir el pase en profundidad. Sus números de la temporada pasada alcanzan los 29 goles y las 7 asistencias en los 52 partidos que llegó a disputar, o lo que es lo mismo, una media de 0,55 goles y 0,13 asistencias por encuentro, números aceptables para un ‘9’ de sus características.

Lógicamente, al delantero centro se le habrá de surtir de balones, justo la tarea del argentino Nicolás Gaitán, toda una institución en Portugal, donde destacó especialmente por su gran facilidad para las asistencias de gol, lo que llegó a sufrir el propio Atlético en la pasada edición de la Champions. El volante sudamericano es un jugador de jerarquía que llega a la ribera del Manzanares para consagrarse en la Liga, tras varios años intentando su fichaje. Su llegada supone abrir el abanico de posibilidades en el ataque rojiblanco, ya que el futbolista puede actuar tanto por el centro como de volante en cualquiera de los costados, sirviendo balones al área y asociándose en la creación de juego, aunque también será frecuente verle ejecutando los lanzamientos a balón parado, otra de sus especialidades. La temporada pasada éste ‘superclase’ registró un total de 10 goles y 20 asistencias en 37 partidos disputados, lo que ofrece una media de 0,27 goles y 0,54 asistencias por partido, cifras nada desdeñables para un jugador de su talla.

Y qué decir del “Mosquetero” francés Antoine Griezmann, jugador que lleva dos temporadas marcando las diferencias en el Atlético y que este verano se ha consagrado con la Selección Francesa en la Eurocopa, siendo subcampeón y máximo goleador del torneo, además de ser un claro candidato al Balón de Oro. Suele desenvolverse partiendo desde cualquiera de las bandas para terminar encarando portería tirando la diagonal por el centro, y con una gran rapidez y monumental definición, se antoja mortal para las defensas rivales. Además, el galo se asocia mucho con sus compañeros en la creación y resulta muy sacrificado en la presión, lo que le da al conjunto colchonero mayor empuje. El Atlético gana mucho en profundidad y contragolpe cuando juega el francés, y éste ha sabido sacar provecho a sus características en forma de resultados, hasta 32 goles y 6 asistencias registradas en su haber la pasada campaña disputando 54 partidos, lo que hacen una media de 0,59 goles y 0,11 asistencias por encuentro.

Si sumamos los datos registrados por los tres atacantes rojiblancos la pasada campaña, y aplicamos los mismos resultados en el Atlético, este año “el Cholo” Simeone espera contar con 1,41 goles y 0,78 asistencias en cada cita que juegue “La Conexión 3G” del Atlético, unas cifras que se reducen respecto al Madrid y al Barcelona de la pasada temporada, aunque éstas todavía queden estratosféricamente lejos, registrando la MSN un total de 2,77 goles y 1 asistencia por partido y la BBC un total de 2,29 goles y 0,81 asistencias por encuentro. Eso sí, cabe mencionar que la gran baza del Atlético frente a los dos transatlánticos del fútbol español es la de tener mejor defensa que sus rivales blancos y azulgranas. Los rojiblancos encajaron un total de 31 goles repartidos en los 57 partidos disputados la pasada temporada (18 en Liga, 5 en Copa y 8 en Champions), lo que ofrece una media global de 0,54 goles recibidos por encuentro, inferior a la del equipo merengue, con 0,78 goles encajados en cada cita, y del equipo culé, que registró 0,73 goles por partido. Pero lo de no encajar ya no es cosa de “La Conexión 3G” colchonera, sino más bien del “Comando G”, el formado por Godín y Giménez en el centro de la zaga, y con el beneplácito del capitán Gabi, que pone otro “punto G” en el reparto de actores rojiblancos este año.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × 3 =