El expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Julio Segura, y su exvicepresidente, Fernando Restoy; ambos imputados en la salida a bolsa de Bankia, han declarado hoy ante los jueces. Ambos han tenido que contestar a los magistrados por qué dejaron que Bankia saliera a bolsa sin ningún tipo de garantías y que luego significaron pérdidas del 90 por ciento del capital invertido.

Para centrar el asunto; cuando una entidad quiere salir a bolsa necesita la autorización de el Banco de España como de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Los priemros en declarar hace unos días fueron los responsables del Banco de España. Y Ahora le tocaba declarara a los máximos responsables de la CNMV.

Los responsables del Banco de España días atrás señalaron ante los jueces que autorizaron la salida de Bankia a bolsa por no estimar los informes de los técnicos de Hacienda que desaconsejaban la operación por los riesgos que conllevaría para el Mercado de Valores. Hasta cuatro correos electrónicos envió uno de los técnicos designado a investigar la operación y, aún así, consintieron en que la entidad cotizara en el “parquet”.

Hoy tocaba prestar declaración al segundo de los controladores de la operación: la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Y hoy, en su declaración, ambos, los máximos representantes del organismo, han hecho lo que hacen habitualmente los malos políticos. Culpar a un tercero. Julio Segura y Fernando Restoy, han depositado toda la responsabilidad en el auditor. O sea en Deloitte. Afirman, por tanto, que si Deloitte hubiera echo bien su trabajo ellos habrían tenido mejores argumentos para efectuar un mejor control y obrar en consecuencia.

Julio Segura se ha quitado responsabilidad en el asunto, también argumentando que “La CNMV no autoriza la salida a Bolsa, solo aprueba el folleto de la operación”, respondiendo a una pregunta de Ándres Herzog, abogado de la acusación ejercida por la Confederación Intersindical de Crédito (CIC).

Para tener una idea de los que supuso las pérdidas de Bankia al entrar en el mercado bursátil hay que tener claro un dato significativo. Cada uno de los inversores en Bankia perdió 9 de cada 10 euros invertidos. Y aun más, otro caso que afecta entidad; las Tarjetas Black, supusieron un desfalco a la entidad de doce millones de euros.

La salida de Bankia a bolsa supuso pérdidas de 21.000 millones de euros. Quienes no hicieron ni una pregunta fueron la Fiscalía Anticorrupción, el FROB y el juez instructor del caso, Fernando Andreu, que había rechazado inicialmente la imputación de los máximos responsables de la CNMV y el Banco de España.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco − uno =