Estamos tomando como costumbre valorar ciertas formas o ciertos actos de algunos individuos como acciones que están fuera de las evaluaciones sociales o que no tienen obligaciones morales.

Vivimos en una sociedad que banaliza con mucha facilidad todos aquellos problemas a los que se enfrenta –siempre existe un visionario dispuesto a descubrirnos una vez más el universo al que nosotros, los mortales, no hemos podido acceder por nuestra torpe y tosca obstinación de ser humanos; pero, por eso, existe él. El héroe. Ese hijo que siempre quisimos tener y nunca pudimos. Y con ello, poder resarcirnos de todos nuestros complejos y fracasos: ya está él para solucionárnoslo-. Lo llaman el visionario, el hombre, el macho: él.

Hemos creado una estructura social alrededor de un consumismo demoledor que alimenta nuestra ignorancia y da pábulo a nuestra arrogancia –creemos que somos la sociedad más inteligente y más preparada de la historia y, sin embargo, seguimos cometiendo los mismo errores de siempre: nos dejamos dirigir sabiendo que nos mienten, tanto los unos como los otros: este es nuestro legado, este es el pan-. Y estamos corriendo el riesgo de perder la sensibilidad ante los problemas y las circunstancias que nos afectan –no hace falta tener mucha imaginación para ello. Así, en nuestro famélico y tardo imaginario creemos que hemos contribuido a la sabiduría popular y, sin embargo, demostramos que no tenemos ni idea de lo que está ocurriendo a nuestro alrededor-.

El mal no sólo se limita a la guerra o aquellas personas que proyectan una violencia extrema.

Hoy en día las malas praxis se proyectan con más frecuencia que con la que creemos. Desde la insensibilidad al sufrimiento por los demás, pasando por la incomprensión o el rechazo, hasta llegar al desplazamiento de la propia mirada ética –decir que, para un demagogo, todo individuo tiene ética, mi querido lector, pero usted y yo sabemos que cualquier individuo o ser viviente, ya desde corta edad, sabe discernir entre el bien y el mal: de ahí, quizás, la cabeza baja y hacer morritos: fíjese en el individuo o en esos entes en cuestión-.

Y la única cura que encuentro a este problema es ser practico. Un valor en alza, para aquellos que sean nuevos en esto, y que nos convida a no complicarnos, a solucionar los problemas reales de la gente. Debemos retomar la mirada honesta, honrada y cercana a aquellos que sufren el día a día, sin demagogias, sin filigranas, dejando a un lado nuestros intereses más íntimos. La ciudadanía necesita hechos que realmente les solucionen los problemas -no imágenes o gestos- y necesitan verse reflejados como lo que son: gente humilde y trabajadora que lucha por el pan y la justicia. Ahí es nada. Y ese es nuestro reto. Estar a la altura de las circunstancias, para no traicionarlos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLa importancia de vigilar el uso del móvil de tus hijos en el colegio
Artículo siguienteEl Gobierno modificará los delitos de abusos y agresión sexual
Guillermo de Jorge (Guillermo George Hernández), Santa Cruz de Tenerife, 1976. Cursó Filología Inglesa en la Universidad de La Laguna. Suboficial del Ejército de Tierra del Arma de Infantería, es Diplomado Superior de Montaña por la Escuela Militar de Montaña y Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. Ha participado en operaciones de seguridad y misiones de paz, significando su estancia en Mauritania, Afganistán e Irak. Ha estado en países como Marruecos, Portugal, Senegal, Sierra Leona, Kuwait, Francia. Poeta - soldado, armas - letras, en la actualidad ejerce la presidencia de la Asociación Nacional Círculo Artístico Cálamo. Miembro del Centro Andaluz de las Letras, ha colaborado con medios de comunicación, destacando sus colaboraciones con el Diario de Sevilla, con el periódico La Voz de Almería, el Periódico El Día de Canarias y el Periódico El Mundo. Dirige la Colección “Letras del Mediterráneo”, de la Editorial Playa de Ákaba. En 2008 fue nombrado Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Le ha sido otorgado por la Junta de Andalucía, Diploma por su contribución y participación en Nueva Literatura Almería y fomento de la Cultura 2004. Accésit del Premio Creación Joven de Poesía de la Universidad de La Laguna 2005, actualmente colabora con Diario de Almería y Onda Cero Almería. Ha participado en encuentros literarios de carácter nacional e internacional, destacando el Festival Internacional de Getafe de Novela Negra, el Encuentro Nacional de las Letras Islas Canarias, Festival de Poesía del Mediterráneo o el Ciclo Internacional de Poesía Ciudad de Valladolid, estando sus textos reunidos en varias antologías poéticas y narrativas. DATOS BIBLIOGRÁFICOS Ha publicado diez libros de poemas, entre ellos: “Corporeidad de la Luz", Ediciones Idea, 2006 y “HK-G36E", prologado de Rafael Guillén, Premio Nacional de Literatura. Instituto de Estudios Almerienses, 2008. Ha colaborado con revistas especializadas, como la Revista Literaria Río Arga, Navarra; La Galla Ciencia, Murcia o la Revista Literaria Culturamas, Madrid. Y sus textos han sido publicados en suplementos literarios, destacando: “Selección de poemas" Publicado por el Servicio de Publicaciones de la Universidad de Puebla, México. “Varied poems" Publicado por la Universidad de Columbia, EE.UU. En narrativa ha publicado: “Relatos a Glo”. Editorial Ediciones Idea, 2008. Como Cuadernos de Combate ha editado: “Irak: Diario de un legionario”, publicado por el Periódico La Voz de Almería, 2004. “Afganistán: Diario de un Soldado”, prologado por Lorenzo Silva, Premio Planeta de Novela. Editorial Playa de Ákaba. 1º Edición, Dic 2015. 2º Edición Feb 2016. 3º Edición Sept 2017. Exposiciones fotográficas realizadas: “Afganistán: Pasajes”. Monográfico junto con Lorenzo Silva y comisariada por el artista plástico Fernando Barrionuevo, en la Sala de Arte Contemporáneo MECA Mediterráneo Centro Artístico (Almería, Andalucía).

1 Comentario

  1. La actitud servil del Psoe ante una derecha capitalista sin escrúpulos, que no olvida su pasado franquista, es la causa del problema. Zapatero tenía la posibilidad de cambiarlo todo, pero esa falta de fe en sus propias creencias y ese acercamiento a las comodidad del poder, puertas giratorias, les ablandaron, por eso Podemos existe y ahora hay que negociar con ellos, porque si lo hacen con el PP o Ciudadanos sería un franco retroceso
    https://iberomagazine.com/2018/10/30/el-fracaso-de-la-social-democracia/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres − uno =