Susana Díaz es una ganadora nata, lo repite hasta la saciedad cuando habla de su partido, “nacido para ganar”. Aún no sabemos, o sí, cómo encaja las derrotas. El sonoro revés provocado por las ‘mareas blancas’ de los sanitarios y ciudadanos descontentos con su proyecto de fusión hospitalaria es una china en el zapato que la presidenta andaluza no preveía, precisamente en una de las tres patas básicas de sus proyectos de gobierno: la sanidad pública, que se lleva uno de cada tres euros del presupuesto autonómico. Esta idea también la repite sin cesar en un intento de dar imagen de gran defensora de un sistema público de calidad, algo que miles y miles de sanitarios de toda Andalucía y decenas de miles de ciudadanos han puesto en cuestión con las multitudinarias manifestaciones de las últimas semanas en Huelva, Granada y Málaga. El consejero de Salud, Aquilino Alonso, ha sido tajante al reconocer que “el modelo no ha funcionado como los ciudadanos y los profesionales esperaban y, por tanto, hay que modificarlo”, ha enfatizado.

Miles de ciudadanos se congregaron junto al hospital donde se celebró la reunión.
Miles de ciudadanos se congregaron junto al hospital donde se celebró la reunión.

Tras tres horas de reunión en Granada y con unos 6.000 ciudadanos aguantando bajo los paraguas la intensa lluvia en las puertas del centro hospitalario, el primer encuentro del consejero de Salud con las plataformas de sanitarios granadinos se cerró este jueves con una llamativa capitulación de la Junta de Andalucía en su proyecto de fusión hospitalaria, extendido por toda la comunidad, no solo por Granada, que es donde más descontento ha provocado.

Los profesionales venían denunciando que estas fusiones hospitalarias ocultan recortes encubiertos así como la merma de los servicios públicos especializados, en detrimento de su derivación a los centros concertados y privados, algo que siempre ha negado la Administración andaluza.

El consejero Aquilino Alonso y la gerente del Complejo Hospitalario de Granada, Cristina López Espada.
El consejero Aquilino Alonso y la gerente del Complejo Hospitalario de Granada, Cristina López Espada.

Otro punto espinoso al que el Gobierno de Susana Díaz no sabe cómo hacer frente es el de las dimisiones de altos cargos exigidas por las plataformas. De momento, la gerente del Hospital Virgen de las Nieves –el de referencia en toda Granada–, Cristina López Espada, seguirá siendo la única interlocutora oficial entre Administración y plataformas sanitarias, aunque los líderes que han abanderado las protestas –sobre todo el médico de Urgencias Jesús Candel, alias Spiriman– esperan que caigan otras cabezas por la que consideran una “nefasta” gestión en todo el proceso. En caso contrario, ya han advertido que sólo reconocerán la intermediación de la mismísima Susana Díaz. Candel reclama las dimisiones tanto del viceconsejero de Salud, Martín Blanco, considerado el verdadero gestor económico del proceso de recortes y reordenación sanitaria emprendido por el Gobierno de Díaz, así como de los directores de unidades de gestión por ser los “ideólogos” del proceso de fusión hospitalaria en Granada. “Solo aceptaremos como interlocutora válida a la doctora Cristina López si se producen las dimisiones de los responsables, de los ideólogos de la fusión hospitalaria”, dijo tajante Candel tras salir de la reunión con el consejero de Salud.

Jesus Candel, "spiriman".
Jesus Candel, “spiriman”.

Las fusiones hospitalarias más llamativas han sido las de Granada, sobre todo por las intensas protestas, pero también en otras provincias como Huelva se estaba a la espera del resultado de este encuentro del consejero de Salud con los líderes sanitarios para emprender procesos similares de vuelta a la casilla de inicio de todo el proceso fallido. Algo que de momento parece claro para el ejecutivo de Díaz es que quiere tratar los fallos concretos de la sanidad en cada provincia por separado para evitar que se vea como un problema generalizado a nivel andaluz. De hecho, en otras provincias como Jaén, Almería o Córdoba también se han puesto en marcha estas fusiones sin aparentes discrepancias por el momento.

Este viernes, el consejero ha anunciado públicamente su compromiso de modificar el modelo hospitalario actual en Granada para “conseguir dos hospitales que den la mejor respuesta a la población”.

 

Fotos de: FERMÍN RODRÍGUEZ

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. No es una sanidad de calidad ni muchisimo menos y lo dicen quienes la pagan por cierto carisima siempre se ha gestionado la sanidad andaliza con criterios politicos y no profesionales y con la creencia de que lo publico era de ellos tambien es verdad que los ciudadanos pensaban que no era suya pero algo va cambiando

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 − 2 =