Foto: Sevilladirecto.

Lo ocurrido en Andalucía estos días, me ha hecho recordar muchos dichos andaluces que he escuchado desde niño por mis mayores en esa bonita tierra de mis ancestros, y que he sentido de mi familia desde siempre, “a cada santo le llega su día”,quien juega con fuego se acaba quemando”, “El que siembra espinas que no espere cosechar flores” o aquel “tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompre”,

Y no es que quiera recitaros el cancionero o romancero andaluz, sino que todas estas frases populares recogen mucho de lo que le ha pasado a la sultana del sur, a la que se creía que podía con todo, y con todos. Y como esa ambición desmesurada no solo ha acabado con ella, sino con el proyecto socialista de Andalucía. Y lo peor de todo, ha provocado que la ultraderecha, aquella que defiende a Franco en el Valle de los Caídos, entre por la puerta grande en el palacio de San Telmo.

La historia no perdona. De nada te ha servido vestirte de bata de cola y pasearte al estilo castizo por la Feria de Abril, de nada te ha servido vestirte de mantilla para despedir a la Macarena. De nada te ha servido meterse con Cataluña, olvidando que muchos son de tu misma sangre y salieron de allí un día para afincarse en Cataluña. Y que esta buena gente quiere a Cataluña con locura, como siempre han querido Andalucía.

De nada te ha servido, querer capitanear el PSOE en Madrid, haciendo caer a Sánchez de la manera más ruin posible, y ayudada por aquellos que creían que tu poderío andaluz, era el poderío de la gente socialista andaluza.

De nada te ha servido, querer esconder la única luz de la nueva etapa socialista. Y de nada te ha servido, porque las tenías ganadas, el adelanto electoral, bajo el lema – hablemos solo de Andalucía, claro está y de Cataluña también-.

¿Y sabes qué te ha pasado? Que, en política, la soberbia, la chulería y la imposición por real decreto no son amistades del camino. El camino hay que hacerlo humildemente, pensado en quien camina, trabajando cada trocito de tierra, pensando que le hace falta a esa gente que, durante casi 40 años, han sido fieles a su ideario. Pero que cansados y agotados, y han decido castigar duramente a aquella que ha utilizado la soberbia y la chulería no graciosa, para hacer su propio ideario, su propio proyecto, sin pensar en la regeneración del proyecto socialista andaluz, sin pensar que pasa con el alto paro de Cádiz, sin pensar que pasa con Huelva olvidada, sin pensar en una Almería cubierta de plástico, sin pensar en la despoblación y en la ida de sus jóvenes hacia otros lugares de España y de Europa buscando trabajo, que recuerdan a las migraciones de la posguerra.

¿Y sabes qué te ha pasado? Que has dejado a un lado lo que significaba los valores de Hernández “Andaluces de Jaén, aceituneros altivos…” y las palabras del himno nacional andaluz “Andaluces levantaos, pedid tierra y libertad”, porque has querido mostrarte como una señorita cortijera, ajena a los problemas de una Andalucía próspera que necesita despegar, y que está cansada de caminar por caminos fuera de Andalucía.

¿Y sabes qué te ha pasado? Que has querido competir con aquellos que quieren solo la unidad de España, y te has metido con los catalanes, como si desconocieras que hay mucha de tu misma sangre en muchos hogares catalanes.

¿Y sabes qué te ha pasado? Que la gente andaluza se ha cansado de tu soberbia, de tu chulería, y no es que han dejado de ser socialistas, eso no me lo creo, sino que se han cansado de su presidenta.

Y ahora quieres salir al paso, aclamando un gobierno constitucionalista para frenar la ultraderecha, a la que tú has ayudado a que surja. Por desfortuna, ya es demasiado tarde, porque la gente socialista ha concluido que no quieren que seas su presidenta.

Pero no es tarde para la Izquierda y socialismo español y andaluz. Que este batacazo considerable, sirva para el gobierno de Sánchez vea donde tiene marcar su rumbo y su camino. Que sepa escoger bien sus compañeros de viaje, que sin duda no son ni Ciudadanos, ni el PP ni VOX. Sino aquellos que representan las sensibilidades de la diversidad territorial de un estado en declive, de aquellos que claman a la diversidad y a la pluralidad. Y este rumbo viene marcado por buscar una solución real, sin tapujos, transparente a Cataluña, basado en los valores democráticos y republicamos, y por redefinir un nuevo proyecto de izquierdas con un liderazgo nuevo y no caduco para Andalucía.

Porque queremos una España de izquierdas, y eso solo es posible con la ayuda de Andalucía y de Cataluña. No miréis para otro lado, porque os pasará como a Susana Díaz o al PSC.

Presidente, se valiente como lo has demostrado internamente en el PSOE. Que no te de miedo preguntar a los catalanes que quieren ser, que no te de miedo la palabra República, que no te de miedo de decir que no hay ni rebelión, ni sedición ni malversación. Que no te de miedo de pedir que los presos políticos vuelvan a casa. Que no te de miedo de enfrentarte con los valores democráticos y republicanos ante el fascismo y el franquismo. Y que no te de miedo, de abrir la puerta para acompañar a su salida, aquella que ha pasado de 47 a 33 escaños.

Ahora más que nunca, es el momento de resolver el conflicto de Cataluña, y ahora es el momento de Andalucía también.Haz que se levanten, pero para volver a votar a la izquierda. Eres un superviviente nato, y podrás hacerlo, pero deja tus miedos, complejos, y actúa como un verdadero líder de izquierda que quiere lo mejor para cada uno de sus territorios, y que decidan ellos lo que quieren ser. Todavía no es tarde, pero marca tu rumbo hacia Cataluña y Andalucía.

Y dale a Andalucía, un proyecto nuevo para que vuelva a ser lo que dice su copla:

“Los andaluces queremos
volver a ser lo que fuimos
hombres de luz, que a los hombres,
alma de hombres les dimos.”

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEn busca de la imagen perdida
Artículo siguienteLa absurda lógica
Jurista, licenciado en Derecho y Geografía por la UAB, especialista en derecho administrativo y Seguridad pública. Posgraduado en liderazgo político y políticas sociales, y en medio ambiente. Cursos de doctorado en seguridad pública. Ha sido profesor de derecho de la UAB. Durante años fue concejal socialista de Sant Celoni donde fue teniente alcalde y otras responsabilidades (Seguridad ciudadana, juventud, Servicios generales, Recursos humanos y Economía, y también presidente del Consejo de Pueblo de la Batllòria), fundó las juventudes socialistas del municipio en 2003. Y formó parte de la candidatura de José Montilla por el PSC en las elecciones al Parlamento catalán de 2006. Dejó la militancia en el PSC en el 2014 para votar libremente en la consulta del 9 de noviembre. Actualmente forma parte del movimiento socialista de Avancem y militante d’Esquerra Repúblicana de Catalunya, ha formado parte de la candidatura de ERC al Congreso de los Diputados de 2015 y 2016. Es vicepresidente de Súmate. Nacido en Barcelona, hijo de andaluces y criado entre Cataluña y Granada. Sus valores: Pluralismo y diversidad, es suma de la dignidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 + diecisiete =