La bebida por excelencia, es para muchos la cerveza. Un elixir refrescante y hasta ahora asequible podría sufrir las consecuencias del cambio climático. De acuerdo, con un estudio publicado en la revista Nature Plants se estima que la producción de esta bebida sufra un descenso notable lo que podría convertirla en un artículo de lujo.

El cambio climático es para muchos algo ficticio, a los que dentro de la comunidad científica se les tacha de “negacionistas” por rechazar a priori las ideas sin consideración objetiva. Dejando atrás el debate sobre la autenticidad o no del cambio climático, un estudio llevado a cabo por las universidades de Pekín y de California indica que a causa de sequías severas y un aumento de la temperatura en la Tierra, la producción de cebada disminuirá sustancialmente. Esto podría suponer un riesgo para la cerveza, una bebida que pocos querrán arriesgar.

Según explica Steven Davis, profesor de investigación en Ciencias de la Tierra de la UCI y coautor del trabajo “se prevé que las partes del mundo donde se cultiva cebada, incluidas las grandes planicies del norte, las praderas canadienses, Europa, Australia y la estepa asiática, experimenten sequías y olas de calor más frecuentes, lo que provocará una disminución en los rendimientos de los cultivos entre el 3% al 17%”.

Una disminución en los rendimientos de los cultivos supone asimismo un aumento del valor de dicho producto. Por tanto, sería de esperar que si la cerveza comienza a ser un bien escaso pase a convertirse en un bien de lujo.

A raíz de modelos climáticos se examinó el impacto del clima extremo en los rendimientos de la cebada durante los próximos 80 años. Los datos obtenidos avalan la idea de que si no se reducen las emisiones de carbono, el consumo de cerveza disminuirá aproximadamente un tercio en Irlanda, Bélgica y la República Checa.

Incluso en el mejor de los escenarios, con recortes efectivos e inmediatos en los gases de efecto invernadero, las cervezas que se beben en Irlanda, Bélgica y la República Checa caerían entre el 9% y el 13%, con caídas similares en Canadá y Alemania. En China, que tiene el título del mayor consumidor de cerveza del mundo, se pronostica que el consumo caerá un 9%. A nivel mundial, el recorte sería del 16%.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × 4 =