Hay algo espeso y monótono en la actual temporada de Fórmula1. Pero quizá sea yo, quizá sea mi vista la que está aburrida y no es capaz de percibir el brillo.

Cuando se deja de beber el mundo pierde colorido y brillantez

(El largo adiós, Raymond Chandler).

Aunque lo cierto es que yo no he dejado de beber ni de vivir (sólo he reducido las dosis: más la de beber que la de vivir).

Podría ser que eche de menos a un héroe con el que identificarme. Sí, creo que eso es.

Durante años y años me olvidé de que existía la F1, y un día accidentalmente, al volverme a mirar una pantalla de televisor, vi a Fernando Alonso, que ya era campeón mundial y recuperé el interés.

Fueron magníficos, aunque no acabaran exactamente bien, los años de Ferrari y Alonso: luchando por el mundial.

Vettel enseguida me cansó y aburrió; y además ganaba a mi héroe, así que me resultaba nulamente simpático.

Luego vinieron los cambios en los motores, la F1 trata -para muchos- más de maquinitas que de almas. Y empezó el dominio de Mercedes: también aburrido por lo excesivo y repetido.

Conseguí encontrar otro héroe, alguien con el que entusiasmarme y al que seguir, cuando Rosberg se postuló seriamente como aspirante al título mundial. Se postuló y dramática y muy trabajosamente lo consiguió.

Pero esta temporada: el duelo Vettel contra Hamilton me asquea y despierta mis ganas de bostezar. Si Ricciardo o Verstappen estuviesen luchando también por el título, o incluso Vottas (que tampoco me enamora, pero bueno… puede pasar). Hasta con Raikkonen empatizaría más.

Y a ello hay que añadir lo del motor Honda, aunque Alonso -el héroe, mi héroe- aún es capaz de bellezas puntuales que vuelven a dibujar las sonrisas en sus muchísimos seguidores. Cuando hizo la vuelta rápida en uno de los grandes premios de la temporada pasada (no voy a mirar en cual, que quien tenga curiosidad y no se acuerde bucee en internet; me suena que fue en Monza 2016 por si alguien quiere una pista) y la maravilla de ser el primero en la Q1 de Silverstone. Lo mejor del fin de semana para mí: como sobrevivió sin cortarse corriendo sobre el filo de la navaja –un blade runner- y pasó por meta con tiempo para empezar la vuelta cronometrada con mucho menos de un segundo. Eso sí es bonito en la F1, que pueda cambiar la historia -la personal y la colectiva- por mucho menos de un segundo.

Me pareció injusto que Raikkonen no mantuviese al menos su segundo puesto, y por eso he titulado este texto así. Pero más injusto es que los veinte pilotos no estén en al menos una relativa igualdad de condiciones, que sólo haya dos, o a lo sumo sumísimo seis, con verdaderas posibilidades de ganar, porque la máquina manda demasiado. Y las reglas son como pimienta sintética para darle sabor a un deporte al que la muerte ya no mira con la vieja intensidad.

Es más o menos entretenido que luchen Vettel y Hamilton, pero si no hay al menos un tercero en liza, me da igual lo que suceda, quien vaya a ganar o quedar segundo en el campeonato mundial.

Lo seguiré viendo, sí. Jugando a que soy el Piloto Número 21, a que la sombra del tigre se cuela en todos, o en algunos circuitos. Creo. Es verano. Hace calor. Tengo ganas de no hacer. De no hacer nada de nada. Otro burbon por favor.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + dieciseis =