La noticia saltó hace 48 horas y el mundo mira horrorizado hacia Perris (California), donde un matrimonio mantenía desnutridos y encadenados a sus 13 hijos. Mientras, la pareja mostraba a través de las redes sociales una familia idílica.

Una gran familia que, no se sabe todavía cómo, transformó su hogar en la casa de los horrores. El padre, mientras, mostraba en Facebook fotos idílicas en Facebook.

El padre de familia mostraba en Facebook a una familia idílica

David Turpin y Louise Anna Turpin, de 57 y 49 años, se hallan detenidos por presuntos malos tratos. Les han impuesto una fianza de nueve millones de dólares a cada uno, si quieren salir en libertad condicional, por cargos de tortura y poner en peligro la vida de sus hijos (se cree que todos descendientes biológicos) en su vivienda de Perris, comunidad californiana de 75.000 residentes a 100 kilómetros de Los Ángeles.

A los policías les costó entender la escena: niños y jóvenes desnutridos, de entre dos y 29 años, de aspecto lamentable, en un escenario pútrido y a oscuras, varios de ellos encadenados a las camas, incluso con candados.

Los uniformados llegaron hasta esta vivienda de la calle Muir Woods Road tras recibir el domingo una llamada en el 911. La pista la recibieron de una de las hijas que escapó del cautiverio saltando por la ventana. Se comunicó desde un móvil que encontró en el inmueble.

La adolescente, que estaba “demacrada” y parecía tener apenas diez años según el comunicado de la policía, “afirmó que sus doce hermanos y hermanas fueron mantenidos cautivos dentro de la residencia por sus padres, precisando que algunos de ellos estaban atados con cadenas y candados”.

En una página de Facebook con el nombre de David-Louise Turpin, se puede ver a la pareja durante una ceremonia que parece ser una boda. Una foto muestra a la pareja frente a un hombre vestido como Elvis Presley que sostiene un micrófono, evocando las bodas “kitsch” de Las Vegas. Otra, de abril de 2016, los muestra rodeados de 13 jóvenes, todos sonrientes, con vaqueros y camisetas rojas. En una de las imágenes, el bebé lleva una camiseta en la que se lee “Mamá me ama”.

Los agentes que han actuado en la detención se dirigieron a la residencia, donde encontraron a varios niños encadenados a sus camas en la oscuridad y en medio de un olor pestilente.

La pareja, formada por David Allen Turpin, de 57 años, y Louise Anna Turpin, de 49, ha sido detenida y acusa de nueve cargos de tortura y diez de maltrato. Un juez ha fijado una fianza de nueve millones de dólares (7,3 millones de euros).

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 × tres =