UGT ha elaborado un informe en el que ha concluido que no hay justificación para que un trabajo de igual valor no se remunere de igual manera para hombres y mujeres. El sindicato denuncia que la brecha salarial engorda la cuenta de las empresas en 42.000 millones de euros al año.

El sindicato se hace una serie de preguntas, que deberían ser respondidas por el gobierno de Mariano Rajoy, que hace unas semana afirmó que “la desigualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral no es un asunto que competa al Gobierno.”

  • ¿Por qué se infravalora el trabajo de las mujeres y no reciben la misma remuneración por un trabajo de igual valor?
  • ¿Por qué los sectores más feminizados son los que registran sueldos más bajos y aquí también las mujeres perciben menor remuneración que los hombres?
  • ¿Por qué independientemente de su cualificación profesional y su formación la brecha de género permanece o se incrementa?
  • ¿Por qué se da brecha salarial entre hombres y mujeres, independientemente de la edad, de donde residan?
  • ¿Por qué en épocas de crisis y en épocas de expansión económica persiste la brecha?
  • ¿por qué a pesar que se lleva años denunciando esta situación la brecha salarial permanece o apenas varía?

UGT en el informe sobre la brecha salarias en España, denuncia que esta se sitúa en el 22,86%, es decir, 7.065.200 mujeres asalariadas dejan de percibir de media casi 6.000 euros anuales al año (5.941,46 euros anuales). Estas cantidades que las mujeres dejan de ingresar, se traduce en unos 42.000 millones de euros que se “ahorran” al año los empresarios y que van a su cuenta de resultados.

UGT propone que estas sanciones sean de idéntica cuantía a la que los empresarios dejaron de pagar a las mujeres, además de reparar a las mujeres por las cuantías que dejaron de percibir

El sindicato denuncia que los menores salarios de las mujeres, se traduce en menos cotizaciones también para la Seguridad Social, en más desigualdades y pobreza, no solo para las mujeres, sino para todos (porque la brecha de género, además de ser una injusticia, termina repercutiendo en toda la sociedad y en la propia economía del país).

Los “Acuerdos Sociales” favorecen una “mejoría” en la lucha contra las desigualdades.

Como ejemplo de esta “mejoría”, el sindicato cita el “Acuerdo Social sobre el Salario Mínimo interprofesional”, que amortigua en parte la brecha de género porque las mujeres son las principales perceptoras de este salario (casi el 70% del total). El aumento del SMI beneficiará a las mujeres con empleo a tiempo parcial, (1 de cada 4 con empleo), a las que prestan sus servicios en las actividades peor remuneradas como la hostelería y el comercio y a las que desempeñan las ocupaciones peor retribuidas.

UGT reclama para corregir las desigualdades de la brecha salarial entre mujeres y hombres las siguientes medidas:

Poner en marcha ya una Ley de Igualdad Salarial que incluya el concepto de trabajo de igual valor y recoja sanciones ejemplarizantes para que la igualdad salarial sea un hecho. UGT propone que estas sanciones sean de idéntica cuantía a la que los empresarios dejaron de pagar a las mujeres, además de reparar a las mujeres por las cuantías que dejaron de percibir.

Esta Ley serviría para cumplir el Tratado de la UE, de la Constitución Española y del Estatuto de los Trabajadores, en esta materia.

El sindicato exige al Gobierno que traslade a nuestra normativa interna, las recomendaciones de cuantas normas y recomendaciones en el ámbito internacional y europeo abogan por la igualdad salarial entre mujeres y hombres y demanda que las estadísticas sobre salarios incluyan cada vez mayor información, para poder combatir las discriminaciones salariales.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete − 16 =