No es ningún secreto que la mentalidad y los hábitos de los consumidores estén cambiando a marchas forzadas. En ese contexto, el usuario de la banca también está pasando por un proceso de adaptación a las nuevas formas de operar con su banco de toda la vida, impulsado también por la implementación de las nuevas tecnologías en el sector financiero.

Como apuntan desde el comparador de productos financieros HelpMyCash.com, este cambio de costumbres ha repercutido considerablemente en el valor que tienen las oficinas bancarias. Actualmente, muchas de las operaciones se pueden realizar sin necesidad de acudir físicamente al banco, únicamente es necesario un dispositivo tecnológico.

Las nuevas formas de operar con el banco

Hasta ahora, un número elevado de oficinas era un valor añadido para un banco, ya que permitía a los clientes tener de forma más accesible el banco cada vez que lo necesitasen. Pero, poco a poco, los bancos se han dado cuenta del valor que tiene adaptarse a las nuevas tecnologías, relevando a un segundo plano la importancia de las oficinas. Por ello, cada vez más invierten en nuevas estrategias comerciales que permiten innovar su red comercial.

Uno de los cambios que ha supuesto un valor añadido para los clientes es la posibilidad de contratar productos desde casa. Anteriormente, era necesario acudir a la oficina, hacer cola y solicitar la apertura de una cuenta, por ejemplo. Sin embargo, ahora es posible hacerlo desde casa. De hecho, los bancos cada vez incorporan formas más innovadoras para llevar a cabo esta operación, en concreto, mediante una videoconferencia o con un selfie son algunos de los ejemplos.

Una España despoblada de oficinas

La implementación de las nuevas tecnologías sumado a la baja rentabilidad de los bancos nos ha conducido hasta el punto en el que muchas oficinas bancarias han cerrado. Esta ha sido una de las formas que han tenido las entidades para ahorrar en costes de mantenimiento y mejorar sus balances.

De hecho, durante los años en los que la crisis económica fue más fuerte, entre 2010 y 2015, las entidades de crédito adheridas a la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA) disminuyeron su número de oficinas casi en un 40 %, dejando unas 14.300. Por otro lado, las que forman parte de la Asociación Española de la Banca (AEB) se han recortado un 16 %, dejando poco más de 12.300 sucursales a finales de 2015.

No obstante, debemos tener en cuenta que estos son los últimos datos oficiales, correspondientes a 2015. A estos habría que sumar todos los cambios que han sucedido a lo largo del último año, como, por ejemplo, la absorción de CatalunyaCaixa por parte de BBVA o la de Popular por parte de Santander, lo que, probablemente, dejaría aún más reducido el mapa de oficinas de España.

El auge de la banca móvil

Otro de los motivos por los que se ha reducido el mapa de oficinas bancarias ha sido el nacimiento de la banca mobile only. Este tipo de entidad bancaria está ganando terreno en Europa. Hablamos de marcas como Atom Bank (Reino Unido), bunq (los Países Bajos), o Orange Bank (Francia).

De momento, en España solo contamos con un banco que sea 100 % móvil, imaginBank, que pertenece a CaixaBank. No obstante, otras entidades como Liberbank han mostrado su interés en lanzar un banco móvil. De desarrollarse aún más este concepto de banco, la red de oficinas se vería aún más mermada.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Diez + 7 =