Ya sabemos que los muertos no hablan. No pueden denunciar ni reclamar los derechos que tenían en vida. Y como eso lo sabemos todos hay quien, sin escrúpulos, ha aprovechado esta circunstancia para seguir cobrando las pensiones de sus familiares, amigos o conocidos ya fallecidos.

El fraude suma casi seis millones de euros y la Policía Nacional acaba de destaparlo. Los hay que han venido cobrando la pensión de otra persona, de manera intencionada y haciendo todo lo pertinente para ello (hacerse pasar por el pensionista ya fallecido, falsificar documentos), durante 20 años.

Han sido diez las comunidades autónomas donde se han encontrado este tipo de prácticas. Y hasta ahora han identificado a 46 personas (entre las que nueve ya han sido detenidas), señalándolas como posibles responsables de 53 delitos de fraude a la Seguridad Social.

Pero ¿quién es el responsable de que esto haya podido suceder? Según el Gobierno, la banca. Porque han de encargarse de verificar a quién están destinando el pago de las pensiones en este caso. Y precisamente por ello, en el Ejecutivo consideran que son los bancos los responsables ahora de devolver las pensiones que no debieron pagar a los defraudadores. Así es como se prevé recuperar tres millones de euros (de los seis defraudados).

La respuesta de las entidades financieras es que para ellos no resulta sencillo poder realizar las comprobaciones pertinentes, pues en algunos casos, se ha comprobado que la estafa se ha venido realizando durante más de 30 años.

En un comunicado de la Policía se describe que “para hacerse con el dinero, ocultaban el fallecimiento del pensionista a la Administración, llegando a falsificar el certificado de fe de vida y estado e incluso la propia firma del difunto, con el objeto de realizar reintegros en efectivo”.

 

No todos lo hicieron con voluntad de defraudar

En algunos casos la explicación es más sencilla que una trama de estafa. Sencillamente, y entre los motivos más comunes, están los casos de personas que usaban las pensiones sin saberlo, es decir, sin saber que estaban utilizando dinero proveniente de la pensión del fallecido. Sencillamente usaban el dinero de la cuenta sin reparar en su origen ni procedencia.

 

Empleados de banca usando las pensiones de clientes fallecidos

No todos los casos tienen que ver con familiares o amigos. Se ha dado el caso, por ejemplo, en una entidad bancaria de Albacete donde un empleado habría estado usando el dinero de un cliente fallecido. Un total de 10.000 euros que se había estado embolsando desde la muerte del cliente en 2003 hasta 2017.

 

Un fraude que viene de lejos

En 2016 el Tribunal de Cuentas había denunciado ya el hecho de que unas 30.000 personas figuraban como fallecidas y seguían cobrando pensión hasta 2014 por un importe total de 25 millones mensuales. Al año suponía 300 millones de euros.

El organismo identificaba en un informe que el problema provenía de la falta de control suficiente por parte de la Seguridad Social, cosa que fue rebatida y que, según el ministerio, no se correspondía con la realidad.

Sin embargo hoy conocemos que efectivamente, las alertas que el Tribunal de Cuentas dio hace dos años tenían fundamentación. Y precisamente la Policía señala que ha sido la implementación de las nuevas tecnologías lo que ha permitido afinar mejor la identificación de las personas fallecidas que seguían cobrando pensiones.

Aunque parezca increíble, lo cierto es que hay lagunas todavía para poder contrastar esta información en la ventanilla de una entidad bancaria. Los bancos aún no disponen de un sistema lo suficientemente eficaz como para que salten las alarmas de manera inmediata ante semejantes circunstancias.

 

La banca deberá responder

Hemos conocido hoy que según el Gobierno será la banca quien deba reponer estas cantidades a las arcas públicas. Porque se les atribuye a ellos la responsabilidad de comprobar y contrastar que todo está en orden a la hora de realizar el ingreso en las cuentas de los beneficiarios.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. No lo entiendo la seguridad social hace unas transferencias a las cuentas bancarias de unos `pensionistas que manera de coprobar tiene el BANCO si las oficinas ni ven los ingresos? Al que tendrían que echar es a unos cuantos cientos de funcionarios públicos que no comprueban el estado de vida de los pensionistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − diez =