Se llama Beatriz L.D., ya sea inocente o culpable, ha sido condenada a la “pena del telediario”. Trabaja desde hace 13 años como auxiliar de enfermería, en el Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares (Madrid). Se la estaba investigando como presunta autoría de un asesinato a una paciente. Los medios, como la televisión pública ya la han condenado. Se repite la pena del telediario.

Una profesional investigada desde hacía varios meses, según fuentes de la investigación, que estaba siendo grabada con cámaras, autorizadas por la titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Alcalá de Henares.

Una mujer que se sospecha, había provocado al menos la muerte de otra paciente de avanzada edad, en el mismo hospital. Pasan los días y las filtraciones de la investigación, y del sumario, desvelan que se la investigaba por al menos dos muertes más.

Este caso, recuerda demasiado al sumario de Dolores Vázquez, acusada injustamente, por el asesinato de Rocío Wanninkhof. Ni siquiera cuando ya había aparecido el asesino confeso de la joven, la opinión pública y publicada, quizá por ser mujer de mediana edad y lesbiana, dejó de informar sobre la culpabilidad de quien realmente era inocente.

Si los investigadores y la dirección del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, sabían que podía matar a otra paciente ¿Por qué la permitieron seguir en su puesto de trabajo, cerca de los enfermos? Si sabían que iba a cometer un nuevo crimen, y no sería el primero. ¿Por qué dejaron que cometiera el homicidio, en vez de evitarlo?

Según desvelaron varios medios, los investigadores de la comisaría de Alcalá de Henares y del Grupo VI de Homicidios contaban con las grabaciones de una cámara de seguridad instalada en el pasillo de la unidad, ¿Pero no en la habitación?

La cantidad de aire que había en las venas de la paciente fallecida C. D. F., hacen suponer a los forenses que no fue una negligencia médica. Tuvo que ser intencionadamente. En opinión de un medico, tal cantidad de aire en sangre “se pude hacer en varias dosis, con una jeringuilla pequeña, o de una sola vez y con una jeringuilla grande, de las de alimentación, de 50 o 60 centímetros cúbicos”. Según los investigadores la auxiliar entró en la habitación de la paciente más veces de las necesarias.

Varios periodistas incitaron a los padres de la investigada, hasta que les sacaron de sus casillas. El espectáculo estaba servido

Si Beatriz L.D. está acusada de un homicidio con premeditación, ¿Por qué varias televisiones, entre ellas RTVE y Tele 5, han ignorado el principio de presunción de inocencia, emitiendo varias imágenes de la acusada?

Varios periodistas incitaron a los padres de la investigada, hasta que les sacaron de sus casillas. El espectáculo estaba servido. El padre de la acusada, provocado por varios periodistas llamó “carroñeros” a los informadores. Y las televisiones tenían las imágenes que iban buscando. El padre visiblemente nervioso afirmó, mientras intentaba zafarse de la prensa: “demasiado estoy pasando, que mi hija está en la cárcel y la están tratando ustedes de asesina”.

La madre de Beatriz ha declarado, ante este acoso mediático veraniego, que su hija es “muy trabajadora”, y ha defendido su inocencia al ser preguntado en la calle por los periodistas. “Mi hija es inocente y una trabajadora muy trabajadora”, afirmó visiblemente enfadada. También recordó que el caso está bajo secreto del sumario.

El abogado de oficio de la presunta homicida, ha denunciado las vulneraciones de la prensa hacía su defendida. Se ha quebrantado el principio de inocencia o presunción de inocencia, –un principio jurídico penal que establece la inocencia de la persona como regla fundamental, hasta que se demuestre lo contrario en un juicio-.

Su abogado, José Julián Raboso López, ha reiterado, que su defendida, auxiliar de enfermería del hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, de 37 años, ha negado “taxativamente” los hechos que se le imputan.

Los medios de comunicación estén difundiendo datos, que según denuncia el letrado, él mismo desconoce, por qué la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Alcalá de Henares, ha decretado el secreto del sumario y por tanto, de todas las diligencias practicadas.

Se está vulnerando su presunción de inocencia y su legítimo derecho de defensa, porque están saliendo a la luz pruebas que se han realizado y que no debería de conocer la opinión pública, al menos en este momento del proceso”, mantuvo el abogado.

José Julián Raboso anunció que si continúa con la defensa de la auxiliar de enfermería del Príncipe de Asturias, pedirá la nulidad de pleno de todo el proceso al haberse vulnerado, en su opinión, su derecho a un juicio justo.

Que sea un jurado popular, quien decida la inocencia o culpabilidad de la acusada, hace aun más peligrosas las noticias e imágenes que se están difundiendo en los medios de comunicación sobre este tema. Especialmente la televisión pública.

Beatriz L. D podría ser culpable, pero tendrá que ser la justicia, con pruebas quien lo determine, y no los medios de comunicación.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Por fin un periodico con periodistas y tirada justa y realusta. Que van a la noticia real y se interesan por saber no por llenar huecos con ganchos que no corresponden a la realudad. Gracias!!!!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

2 + seis =