La autopsia practicada al concejal de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de Llanes, Javier Ardines, cuyo cadáver fue encontrado ayer junto a su vehículo en las inmediaciones de su vivienda en Belmonte, confirma que fue asesinado. Los investigadores sospechan que el crimen fue premeditado: “todo indica que lo estaban esperando y que cerraron el camino por el que avanzaba. Las hipótesis más plausibles son que el crimen tenga relación con una desavenencia personal o con la actividad política del fallecido”. 

La autopsia preliminar “confirma la muerte violenta” del concejal, según informa el Tribunal Superior de Justicia de Asturias, por lo que continúan las investigaciones que puedan “llevar a la localización del autor o autores de la muerte” del edil. Los agentes de la Guardia Civil han empezado este viernes a tomar declaración a los vecinos y el entorno cercano al concejal.

Tal como contó ayer Diario16, en un primer momento se barajó una muerte por infarto debido a que el edil asturiano padecía problemas cardíacos, pero a última hora de ayer la principal hipótesis de la investigación era que la causa del fallecimiento de Ardines fue una “muerte violenta” por golpes recibidos en la cabeza, según ha confirmado este viernes la autopsia practicada en el Instituto de Medicina Legal de Oviedo.

Agentes de la Guardia Civil estuvieron ayer durante buena parte del día recogiendo muestras, huellas y pruebas de la furgoneta, del camino y de las fincas aledañas. Ardines era concejal de IU en Llanes desde hacía tres años y padre de dos hijos, quienes fueron interrogados por la Guardia Civil junto a la mujer sobre los posibles motivos que hubiesen llevado a alguien a planear su muerte.

El Ayuntamiento de Llanes ha declarado luto oficial de dos días en el concejo, periodo en el que las banderas de todos los edificios públicos van a ondear a media asta con un crespón negro.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

trece − uno =