Nadia Nerea / Asociación Nadia Nerea para la Tricotiodistrofia y E.R.

Acaba de ponerse en duda el caso de una familia que ha solicitado ayuda económica para salvar a su hija de la muerte. Tiene la niña, al parecer, una enfermedad rara. Esto puede no ser incierto, pero el resto está siendo objeto de investigación.

Sorprende saber que en cuatro días la familia ha recaudado ciento cincuenta mil euros. Sea o no sea un timo, resulta admirable que exista tanta gente de buena fe, que se vea arrastrada por una historia que ha sido contada, claro, en televisión a bombo y platillo.

Enternece y anima pensar lo solidarios que somos, cómo nos compadecemos del dolor ajeno; que, en épocas duras, en tan poco tiempo, muchos se desprendan de lo que, quizás, no les sobre para ayudar a otros.

La familia en cuestión ha hecho este llamamiento en este tiempo pre-navideño, cuando ya las luces iluminan las calles y las plazas para movilizar a todos a consumir con la excusa de la fiesta; cuando se nos empieza a bombardear con los diferentes “Rastrillos” que organizan aquí y allá, siempre de la mano de algún personaje ilustre- Doña Pilar se ata el delantal siempre por esas fechas-; cuando empieza la campaña de recogida de alimentos aquí y allí para que las familias desasistidas pasen esos días con menos agobios.

La familia en cuestión ha sabido elegir la fecha. Y el medio.

Por naturaleza, buenos no somos. Nos dejamos llevar por la propaganda para todo, incluso para premiar al que sabe pedir donde hay que pedir y como hay que pedir.

En la calle, entre cuatro cartones muchos se conforman con llegar a la mañana siguiente sin que algún desalmado les haya destrozado la cara, o quemado vivos; sin que los haya pateado o se les hayan meado encima; sin que les hayan arrancado el tejado de sus chozas improvisadas.

Cuando vamos por la calle yo no miramos a los que piden sentados, acurrucados ahora por el frío. Pasamos a su lado y se nos han hecho invisibles porque se nos ha dicho que hay que huir de ellos, que pertenecen a mafias organizadas del Este, que no piden por pedir, vamos. Y por eso algunos enseñan ya sus carteles de identidad advirtiendo que son españoles como nosotros y nos cuentan en cuatro palabras su historia de desgracia. Y los miramos de soslayo y dudamos. Si hay faltas de ortografía, dudamos. Tememos sacar la cartera y que otro por la retaguardia nos la birle. Hemos optado por pasar rápidos sorteándolos y mirando al cielo.

Miramos al cielo y nos disculpamos a nosotros mismos por no ser buenos.

Somos solidarios, pero menos. Cuando lo exige el guion. Cuando alguien que nos recuerda mucho a nosotros mismos nos cuenta su historia y se nos mete en casa desde la pantalla. Y podemos acabar estafados porque nuestra solidaridad es de Rastrillo.

Solidarios, según y cómo.

Ese futbolista, “Cristiano” se llama, que gana millones no sólo por jugar sino por poner su imagen para todo tipo de productos, se lleva, presuntamente, el dinero a algún paraíso fiscal. Millones y más millones. Los esconde para no pagar impuestos. Hubo otro que también escondía lo que podía y sus compañeros se solidarizaron con él. Y hasta la afición. Esa es otra clase de solidaridad, claro: todos como una piña apoyando al defraudador.

Llegará pronto la Navidad. Aún podemos sumarnos a alguna iniciativa solidaria para poder comer hasta la indigestión y adquirir productos- algunos de esos que anuncia el defraudador, presunto- hasta el desatino sin mala conciencia.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorUna puerta falsa
Artículo siguienteRamón Serrano Suñer y Sonsoles de Icaza (I)

Soy Doctora en Derecho, Abogada en ejercicio y profesora de Derecho Constitucional en la UNED de Barbastro.
Hace poco leí unos pensamientos hermosos sobre la necesidad de escribir, que me impresionaron, acaso, porque me veía reflejada en ellos. Escribir ha sido para mí algo necesario, desde siempre, algo que he hecho siempre aunque me dedicara a otro oficio o tuviera otras ocupaciones. Mejor o peor, con más dedicación o menos, en los mejores momentos de mi vida y en los peores, siempre he escrito. Creo en el valor de la palabra escrita, en su fuerza y en su belleza, hasta el punto de que me altero cuando alguien la maltrata o la utiliza sin tino o sin delicadeza. Y la palabra es, también, un arma valiosa y dura, como dijo el poeta, por eso y porque no puedo olvidar que soy, como todos, un animal político, necesito también usarla para bramar contra el orden establecido que nos aplasta y nos oprime de muchos modos y contra el que nada más tenemos los ciudadanos corrientes.
De lo que he escrito, algo ha sido publicado. En poesía: en la colección Voces Nuevas, VIII selección de poetisas, Editorial Torremozas, Madrid 1991; en la obra “Trayecto Contiguo (última poesía)”, Editorial Betania, colección Antologías 1993; inédito “Donde crecen las amapolas”. Y tengo pendientes de publicar, ya en prensa, una colección de cuentos para niños titulada “Cuentos para soñar”
He sido y soy colaboradora en prensa: artículos de opinión y sección de Crítica Literaria en “Franja Digital” y colaboradora habitual de la sección “Al levantar la vista” y Extraordinarios del Semanario “El Cruzado Aragonés”.
Y ya, por mi profesión, he publicado en Ensayo: “Reflexiones en torno a la previsión Constitucional de los Estados Excepcionales” en la Revista “Annales” de la UNED, Barbastro, tomo V 1988; mi tesis doctoral:“ La tutela del Rey menor en la Constitución de 1978” en la colección Aula Abierta, UNED Ediciones, Madrid 2000; “La cuestión de la incompatibilidad del tutor del Rey menor con cualquier otro ´cargo o representación política´ “ en Anuario de la UNED, Barbastro 1995-2000; “ La ruptura de la pareja de hecho: aspectos procesales”, en Actas de los Vigésimos encuentros del Foro de Derecho Aragonés 2012, Edición el Justicia de Aragón, Zaragoza 2012; en prensa “Secreto de las comunicaciones y correo electrónico”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − doce =