Pero el saqueo continúa   y se multiplica. El empresario norteamericano Dennis Melka – director de una compañía de cacao que cotiza en la Bolsa de Valores de Londres – es identificado como financista de una red de 25 empresas que han comprado cientos de predios en la Amazonía peruana.

Este es el reporte de la organización Agencia de Investigación Ambiental (EIA, por sus siglas en inglés), según destaca Ojo Público, un dinámico portal, editado en el Perú.

Autoridades judiciales de Lima investigan a compañía de palma aceitera, vinculada a millonario inversionista en los mercados de Malasia e Indonesia, por deforestación de siete mil hectáreas de bosques en Ucayali y Loreto y revela la estrecha relación del  actual y anteriores  gobiernos con grupos de poder económico.

DÓNDE JUGARAN LOS NIÑOS

Esta gravísima denuncia nos lleva a recordar, entre otros mártires, a Chico Mendes,  porque la fuerza del arte, de la poesía, de la música, de la literatura renace en el universo digital: Un ángel de la Amazonía, por ejemplo nos recuerda José Miguel Jiménez al famoso  grupo mexicano Maná:

A Chico Mendes lo mataron/ Era un defensor y un ángel/ De toda la Amazonía/ Él murió a sangre fría/ Lo sabía Color de Melo/ Y también la policía. Cuando el asesino huía/ Chico Mendes se moría/ La selva se ahogaba en llanto/ El dejó dos lindos críos/ Una esposa valerosa/ Y una selva en agonía. Cuando los ángeles lloran/ Es por cada árbol que muere/ Cada estrella que se apaga. Se fue volando en madrugada/ Cuando los ángeles lloran/ Cuando los ángeles lloran, lloverá/

El 22 de diciembre de 1988 era asesinado en Xapurí, una pequeña ciudad de la Amazonía brasileña próxima a Bolivia, el seringueiro —recolector de caucho— Chico Mendes.  La política de desarrollo insostenible del gobierno brasileño quedó al descubierto gracias a las acciones de ecologistas de todo el mundo, que presionaban a las instituciones internacionales para que denunciasen los desastres medioambientales y sociales financiados por los grandes bancos, como el Banco Mundial.

Un documental de un cineasta británico, Adrian Cowell, conmocionaba al mundo con una serie titulada «La década de la destrucción»; filmado en la Amazonía sacaba a la luz imágenes escalofriantes de los incendios y las consecuencias dramáticas de la ocupación de los terratenientes. Poco después el Banco Mundial, bajo la presión de los ecologistas, bloquea temporalmente los fondos para la construcción de nuevas carreteras.

PALMA ACEITERA ACABA BOSQUES

El empresario norteamericano Dennis Melka -director de una compañía de cacao que cotiza en la Bolsa de Valores de Londres- es identificado como financista de una red de 25 empresas que han comprado cientos de predios en la Amazonía peruana, según el reporte de la organización Agencia de Investigación Ambiental (EIA, por sus siglas en inglés).

Las autoridades judiciales de Lima investigan a compañía de palma aceitera, vinculada a millonario inversionista en los mercados de Malasia e Indonesia, por deforestación de siete mil hectáreas de bosques en Ucayali y Loreto, informa Ojo Público.

El empresario estadounidense Dennis Nicholas Melka, está en la mira de las autoridades judiciales del Perú por la deforestación de 7 mil hectáreas en los bosques amazónicos de Loreto y Ucayali.

La investigación del EIA (por sus siglas en inglés) concluyó que las 25 empresas peruanas asociadas a Melka -que financia cultivos de palma aceitera en Malasia e Indonesia- han comprado desde hace cinco años 450 predios en Loreto y Ucayali y han solicitado a los gobiernos de estas regiones la adjudicación de unas 96 mil hectáreas.

El informe identifica además a los presuntos representantes del empresario estadounidense en Lima y establece los nexos comerciales entre las diferentes compañías que Melka opera en Malasia con las creadas en este tiempo en el Perú.

Del total de tierras solicitadas a las autoridades regionales, el EIA identificó que los proyectos de Melka -quien dijo en una entrevista que el Perú es “el mejor lugar y de más bajo costo para sembrar cacao”- limitan con bosques naturales (reconocidos por el Estado como Bosques de Producción Permanente) que hasta ahora no han sido afectados por la deforestación: más del 99% del área en poder de las empresas asociadas a Melka son bosques primarios.

EL LISTADO DE EMPRESAS

Todas las empresas vinculadas al empresario en Lima fueron registradas por las mismas personas: Freddy Oscar Escobar Rozas, Jeanette Sofía Aliaga Farfán y Jorge Luis Torres Garay. Rubén Antonio Espinoza, Alberto Diez Canseco Oviedo, Luis Guillermo de la Torre Bueno Wehrend. Los dos primeros son abogados.

El mismo Melka, que también tiene nacionalidad checa, figura en registros públicos como apoderado legal de una de ellas. Antes de llegar al Perú, el empresario -quien también fue investigado por IDL-Reporteros en el 2013- estableció numerosas empresas dedicadas a la inversión y la adquisición de tierras para plantar palma en Malasia e Indonesia, en el sudeste asiático, los cuales ahora están seriamente afectadas por la deforestación.

Asia Plantations fue la principal empresa a través de la cual Melka construyó desde el 2009 su cartera de inversiones. A partir de ese momento, hasta su venta a finales de 2014, incrementó sus ingresos de cero a US$24 millones anuales, reporta EIA. En unas declaraciones públicas hechas sobre Asia Plantations Ltd. al portal de noticias Agrimoney, Melka afirma que esta empresa es dueña de una filial en Perú, pero no la identifica.

MARCHA ATRÁS EN EL PODER JUDICIAL

La fiscalía ambiental y la procuraduría para delitos ambientales del Ministerio del Ambiente tienen procesos penales en marcha contra tres empresas de palma aceitera en el Perú, una del Grupo Romero (Palmas de Shanusi, en Loreto) y dos precisamente vinculadas a Dennis Melka: Cacao Perú Norte y Plantaciones Ucayali (de la que es apoderado legal), acusadas de deforestar un total de 7 mil hectáreas de bosques en Tamshiyacu, Loreto, y Nueva Requena en Ucayali, respectivamente.

Sin embargo, semanas atrás uno de estos procesos tuvo un duro revés. La sala de apelaciones de la Corte Superior de Loreto falló a favor de la empresa Cacao Perú Norte en Loreto y rechazó un informe de la ex Dirección General Forestal del Ministerio de Agricultura (ahora Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre – Serfor) que señala que la compañía vinculada a Melka debió solicitar una autorización de desbosque y no lo hizo.

MELKA  Y REGISTRO PUBLICOS

Aparece vinculado a la empresa Plantaciones Ucayali. Sin embargo, la sala prefirió tomar en cuenta el pedido de Cacao Perú Norte para que se considere únicamente un informe anterior de la Dirección General de Asuntos Ambientales Agrarios (DGAAA) que señaló que ellos no necesitaban de autorización de desbosque.

Ojo Público informa que conoció la procuraduría del Ministerio del Ambiente peleará en la Corte Suprema para revertir el fallo de la sala loretana. Las imágenes que acompañan el expediente de la denuncia penal son contundentes porque muestran la tala rasa del bosque por parte de la maquinaria pesada de Cacao Perú Norte.

GOBIERNO APOYA A ACEITERAS

El gobierno señala con frecuencia que el Perú tiene 1,4 millones de hectáreas aptas para las plantaciones de palma aceitera, pero nunca ha detallado en dónde se encuentran estas áreas.

Asegura que solo se promueven los cultivos de palma en zonas deforestadas, sin embargo, las imágenes satelitales revelan lo contrario.

Ojo Público precisa haber solicitado  el acceso a la información al Ministerio de Agricultura sobre el mapa geo referenciado de las áreas aptas para las inversiones en palma aceitera en la Amazonía, pero respondieron que esa información no existía.

En otro pedido de información la DGAAA señala que su despacho no está evaluando ningún estudio de impacto ambiental adicional. Sin embargo el reporte del EIA señala que las empresas asociadas al empresario Melka ya han solicitado la adjudicación de terrenos para 13 proyectos de palma.

Las imágenes satelitales presentadas por el EIA estiman que la mayoría de los bosques destruidos por las empresas de Melka eran bosques primarios y que producto de esa deforestación estas compañías removieron un volumen de madera equivalente a 125 piscinas olímpicas.

LOS DUEÑOS DEL PERU

El reporte establece también que otro de los principales agentes de la deforestación en Loreto es el grupo Romero, uno de los Dueños del Perú, registrado en el emblemático libro que dejó  el senador  Carlos Malpica,  y que el Comité Malpica, liderado por el inteligente político Ricardo Letts Colmenares, ha publicado la vigésima edición de esta obra que revela  el subdesarrollo  de este país, cuyo  gobierno del soldado Ollanta Humala, pretende confundir el crecimiento económico de los últimos años con Desarrollo,  al mostrar la brutal concentración del PBI nacional  en un puñado de empresarios.

El Grupo Romero, una de las corporaciones económicas más importantes del Perú, tiene ya en funcionamiento a través del Grupo Palma, 22.500 hectáreas de plantaciones de palma aceitera en Loreto y busca implementar cuatro proyectos nuevos en la misma región (Manití, Santa Cecilia, Tierra Blanca y Santa Catalina).

Según imágenes satelitales, analizadas por el EIA, su ejecución ocasionaría la deforestación de 23 mil bosques primarios.

En febrero del 2015, el Poder Judicial suspendió la aprobación de estos cuatro proyectos del Grupo Romero. Pese a ello las autoridades autorizaron la ejecución de los proyectos. La empresa Palmas de Shanusi, en Loreto, enfrenta un proceso penal también por deforestación.

Ojo Público solicitó por acceso a la información al Ministerio de Agricultura el mapa georeferenciado de las áreas aptas para las inversiones en palma aceitera, pero respondieron que esa información no existía.

Las investigaciones por los delitos de deforestación caminan lentamente. El procurador público del Ministerio del Ambiente del Perú, Julio Guzmán, informó a  Ojo Público, en diciembre del 2014, que su oficina solicitará una reparación económica de 10 millones de nuevos soles (cerca de US$3.5 millones) a los denunciados por la deforestación asociada a la palma aceitera.

“No hay nada peor en materia ambiental que la deforestación amazónica por cambio de uso de suelo, que es lo que pasa en Loreto y Ucayali. En ambas regiones están involucrados e investigados los ex presidentes regionales (Iván Vásquez y Jorge Velásquez Portocarrero, respectivamente) por otorgamiento ilegal de derechos”, dijo.

¿PARA QUÉ PRODUCIR TANTA PALMA ACEITERA?

En el Perú desde el 2005 se promueve la promoción del mercado de biocombustibles. Esta norma establece metas que incorporan obligatoriamente un 7,8% de etanol en las gasolinas a partir del 2010 y de 2% de biodiesel (B2) en el diesel a partir del 2009. Desde el 2011 se obliga el uso del 5% de biodiesel.

Sin embargo, un análisis de la Sociedad Peruana de Ecodesarrollo estima que la cantidad involucrada en los actuales proyectos de sembríos de palma superaría la demanda interna y que los inversionistas estarían buscando su exportación.

Malasia e Indonesia producen el 85% del aceite de palma del mundo. Pero se calcula que la tierra apta para la expansión de la palma aceitera en dicha región se agotará el 2022 y las empresas están buscando nuevos terrenos.

“Perú es una opción barata”, ha dicho Melka. “La historia del grupo Melka en Malasia ilustra los efectos que las inversiones de este grupo, que opera desde las Islas Caimán, puede tener en la Amazonía peruana sobre los bosques, tierras y comunidades en el Perú”, sostiene el informe de EIA.

SELVA VIVA

El registro definitivo de las atrocidades cometidas por nuestra civilización  contra los Pueblos Indígenas de América no está  terminado. Ha sido larga y sufrida la historia de los indios  desde la llegada del invasor europeo. Y las prácticas de genocidio y etnocidio prosiguen. Sin embargo, de la larga noche de horrores hemos de amanecer. Esta referencia es parte del prólogo de  Selva Viva, escrito por Carlos de Senna, matemático brasileño, matemático por The London School of Economics and Political Science.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

12 − cuatro =