Un jurado popular ha declarado culpable de forma unánime a Sergio Morate por el doble crimen de Marina Okarinska, su ex novia, y Laura del Hoyo, amiga de ésta, cometido en agosto de 2015 en la ciudad de Cuenca. El jurado, que se ha encerrado a deliberar a las 13.15 horas de este domingo, ha emitido el veredicto de culpabilidad unas seis horas después. El portavoz del jurado ha comunicado a la sala su decisión tras deliberar a puerta cerrada y sin tener comunicación con nadie en la Audiencia Provincial de Cuenca, en la que Morate ha sido juzgado desde el pasado lunes.

La fiscal pide 48 años de cárcel por la muerte de las chicas

La fiscal pide 48 años de cárcel por la muerte de las chicas e indemnizaciones superiores a los 500.000 euros.

El jurado ha tenido que responder a un total de 36 preguntas, las que han formado parte del objeto del veredicto, más cuatro adicionales. En todas ellas, el jurado ha considerado probados todos los hechos expuestos por el Ministerio Fiscal durante el juicio.

Morate llegó a decir: “La he liado, estoy jodido y lo tengo bastante mal”. Cuando Morate se enteró de que el día de los hechos Laura acompañaba a Marina, le llegó a decir a la exnovia que volviera otro día porque no tenía los enseres que iba a recoger preparados. En realidad, a juicio de la Policía, hubiera preferido asesinar sólo a su ex novia.

 

Confesión

En su declaración, que ha sido definitiva en la decisión del jurado, dio detalles de la confesión que el acusado hizo en varias ocasiones a su llegada a España tras su extradición desde Rumanía. “Lo de Laura lo sentía, pero con Marina tenía obsesión”.

A preguntas de la Fiscalía, ha matizado que fueron varias las conversaciones con Morate, desde dentro del avión cuando llega a la base de Torrejón hasta en los calabozos y en los traslados.

“Nos encontramos con Sergio. El se pensaba que habría un ambiente hostil después de todo lo que se había dicho de él en los medios, pero le preguntamos qué tal le habían tratado en Rumanía después de un mes detenido”, ha indicado. “Nos preguntó lo primero por su madre, y le dijimos que estaba muy preocupada y que lo estaba pasando realmente mal”.

También pregunta por un agente, de nombre Fran –quien acompañaba al inspector– sobre el cual tenía conocimiento que había tratado muy bien a su madre. “La he liado gorda, la he jodido”, llegó a decir Morate.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

19 − 14 =