Última imagen del absuelto captada por las cámaras de Mercadona una hora antes de los crímenes.

Las defensas que representan a la familia de Miguel Ángel y de su hija María, de ocho años, asesinados en abril 2013 con 154 puñaladas en su casa de Almonte (Huelva), han anunciado la presentación de un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y han calificado de “absurdas” y sin una “mínima coherencia” las argumentaciones del jurado que ha declarado no culpable a Francisco Javier Medina, a la espera aún de que este mismo jurado lea en la sala de la Audiencia Provincial de Huelva el acta de no culpabilidad, pese a haberse filtrado ya a los medios de comunicación, y a la espera también de que la magistrada presidenta del tribunal, que enjuició durante más de un mes desde inicios del pasado septiembre al único imputado, redacte su sentencia definitiva.

Ocho de los nueve miembros del jurado (cinco hombres y cuatro mujeres) han considerado “no probados” ocho de los diez hechos descritos en el informe que la magistrada pasó al jurado para que emitiera su veredicto de “no culpabilidad” del imputado, al que se le pedían 50 años de prisión por dos asesinatos. En los dos restantes apartados, el jurado es unánime en sus valoraciones.

La familia de las víctimas del doble crimen han calificado de “auténtica chapuza” las motivaciones que han resumido en apenas dos folios y medio después de una investigación policial y judicial con más de 700 entrevistas y casi un centenar de declaraciones durante más de un mes de juicio. “Les puedo decir, con conocimiento de causa, porque soy profesor de secundaria, que hay trabajos de mis alumnos infinitamente más completos, detallados y fundamentados que el acta de votación que ha dejado en libertad al único procesado por el asesinato de mi hermano y mi sobrina de ocho años”, ha asegurado este viernes en rueda de prensa Aníbal Domínguez, hermano y tío de las víctimas.

Las motivaciones del jurado se resumen en dos folios y medio tras 700 entrevistas y un centenar de declaraciones en el juicio

Las defensas de los familiares de las víctimas recalcan el hecho de que el jurado haya creído convincentes las declaraciones de la ex pareja del imputado, Raquel Granados, y no la de la entonces pareja y madre y ex esposa de las víctimas, Marianela Olmedo, a la que no le otorgan “veracidad” por su “estado”, ratificado por “los informes psicológicos y psiquiátricos presentados”. En este sentido, el jurado incide en que Marianela sufre “un trastorno mixto ansioso depresivo por el que se ha declarado su incapacidad permanente absoluta”.

El portavoz de la familia lanza una pregunta al aire: “¿De verdad alguien puede afirmar con rotundidad que una persona que ha mantenido una relación de diez años con el procesado no está condicionada en su declaración?”, en relación a la versión de Raquel, ex novia de Medina. “¿Más aún cuando la madre de este declara en sala que para ella es como una hija?”, recalca Aníbal Domínguez en presencia de los letrados Gustavo Arduán e Inmaculada Torres, representantes de la familia de las víctimas.

Respecto a la determinante prueba del ADN del imputado hallado en varias toallas de la vivienda donde se cometieron los crímenes, el jurado no considera acreditado que Medina “usara esas toallas en la vivienda” debido a lo que consideran “falta de contundencia y unanimidad por parte de los peritos para concluir que los análisis realizados se debieron a una transferencia directa o indirecta”. Durante el juicio, los expertos confirmaron la “escrupulosa” cadena de custodia de esta determinante prueba, un ADN hallado en una vivienda que el imputado negó haber visitado en los tres años anteriores a la fecha del crimen.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecisiete + 2 =