El exvicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Oriol Junqueras y el resto de los exconcellers de ERC encarcelados desde el pasado 2 de noviembre, han remitido un escrito al juez del Tribunal Supremo, Pablo Llanera, en el que piden su puesta en libertad y dicen acatar la aplicación del artículo 155 de la Constitución, aunque afirman que no renuncian a sus convicciones políticas matizando que las defenderán por “las vías de diálogo y la negociación”

En el escrito presentado al nuevo instructor de la causa por rebelión, sedición y malversación de caudales públicos en la que están imputados los antiguos miembros del Govern, la defensa de Junqueras, Raül Romeva, Carles Mundó y Dolors Bassa asegura que todos “aceptaron y aceptan la aplicación del artículo 155 desde la más profunda discrepancia política y jurídica” y que “no renuncian a defender sus convicciones políticas por vías estrictamente pacíficas y democráticas y trabajarán con el objetivo de alcanzar un acuerdo que permita poner en manos de la ciudadanía la decisión sobre el futuro político de Cataluña”.

Asimismo, los exconsejeros recuerdan que “ninguno ocupa actualmente posiciones de poder institucional que les permitan tomar decisiones susceptibles de generar un riesgo de reiteración delictiva”, y en el caso de que “en el futuro” volvieran a ostentar algún cargo público “están firmemente comprometidos a canalizar su actuación por las vías del diálogo y la negociación”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

18 + dieciocho =