La Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE) denuncia la situación de explotación y abuso laboral en el que realizan su trabajo las empleadas del hogar y cuidadoras. En este sentido, su presidenta, Gloria Poyatos, reconoce que, según datos del INE, el 70% de las mujeres que trabajan en el sector subsisten con la economía sumergida.

De esta forma, AMJE denuncia la explotación y abuso laboral de las empleadas del hogar en nuestro país. La Asociación de juezas incluso, va más allá, según explica Poyatos a Diario16: “hay que cambiar el mercado de trabajo, desde una perspectiva femenina, porque las mujeres sabemos el esfuerzo que supone el trabajo en el hogar y el cuidado de mayores, dependientes etc”. Hay que darles el valor que merecen, insiste la presidenta de esta asociación.

Gloria Poyatos recuerda que estas trabajadoras tienen el salario mínimo interprofesional, carecen de representación sindical y social y negocian sus propias condiciones, que son a la baja.

Según la portavoz de la Asociación, “Las trabajadoras domésticas pertenecen a un sector laboral invisible, desprotegido y carente de representación”. “Su bajo estatus socioeconómico, el estigma de una actividad considerada no productiva o infravalorada y las peculiaridades del lugar de trabajo hace que sean particularmente vulnerables a la explotación y a las malas condiciones de trabajo”, afirma.

El sector del empleo doméstico en España ha sido históricamente desterrado de una gran parte de los derechos laborales, en comparación con otros colectivos similares y sigue siéndolo, a juicio de esta asociación de mujeres juezas.

En nuestro país el 95% de las personas afiliadas a la Seguridad Social en el Sistema Especial de Empleados de Hogar son mujeres (408.000 frente a 20.500 hombres). El 45% de las personas afiliadas son extranjeras (187.000). El Instituto Nacional de Estadística (INE) considera que en España un 14’4% de los más de 17 millones de hogares de nuestro país cuenta con una persona trabajadora regular que presta algún tipo de servicio doméstico, por lo que se puede concluir que un 70% de las personas presta estos servicios en economía sumergida, sin reconocimiento alguno de derechos.

AMJE recuerda que las empleadas del hogar carecen de derecho a prestaciones por desempleo, convirtiéndose así en el último colectivo desterrado de esta protección laboral. Además, para supuestos en que se presten servicios durante menos de 60 horas mensuales, se puede acordar que la responsabilidad de afiliación, alta, baja y cotización recaiga sobre la persona empleada, de modo que ella será responsable del impago de cotizaciones.

El Fondo de Garantía Salarial, a diferencia del resto de los trabajadores por cuenta ajena, no hace frente al impago de salarios o indemnizaciones en los supuestos de insolvencia de la persona empleadora y la legislación consiente un disfrute fraccionado del periodo anual de vacaciones.

Las empleadas del hogar sufren la total ausencia de protección en materia de seguridad y salud laborales, a pesar de estar expuestas a riesgos musculoesqueléticos, utilización de productos químicos, entre otros. Unido a las dificultades de c control de sus condiciones de trabajo por parte de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, por las peculiaridades de lugar de la prestación de servicios.

La cotización máxima a la Seguridad Social para estas trabajadoras es de 862,44 euros mensuales (2017), aunque el salario real sea superior, limitando con ello la cuantía de las prestaciones de la Seguridad Social, denuncia AMJE.

Esta organización recuerda la 100ª Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) reconoció el trabajo doméstico, que realizan principalmente mujeres y niñas, como “infravalorado e invisible”. Muchas de estas son migrantes o forman parte de comunidades desfavorecidas, y son “particularmente vulnerables a la discriminación con respecto a las condiciones de empleo y de trabajo, así como a otros abusos de los derechos humanos”. En España, el perfil de la trabajadora doméstica inmigrante se ha disparado en los últimos diez años. La OIT aprobó el 16 de junio de 2011 el Convenio sobre las trabajadoras y los trabajadores domésticos, conocido como Convenio 189 y la Recomendación 201, que establece un conjunto de normas y criterios internacionales dirigidos a asegurar que el trabajo doméstico sea un trabajo decente y a reconocerle su valor social y económico y a equiparar sus derechos con el del resto de trabajadores/as. Este convenio ya ha sido ratificado por 24 países, entre ellos Portugal, Italia y Alemania, sin embargo España no ha ratificado el mismo.

 

CUIDADORAS

La Ley de la Dependencia posibilitó que las cuidadoras no profesionales de las personas dependientes, mayoritariamente mujeres, suscribieran un convenio especial con la Seguridad Social, cuyo coste iba a cargo del Estado, para evitar que su carrera de seguro no se viera truncada por destinarse al cuidado de familiares dependientes, y posibilitara su acceso a las prestaciones de jubilación e incapacidad permanente. El número de personas que a inicios del 2012 tenía suscrito este convenio era de más de 170.000 personas (93% mujeres).

Sin embargo, mediante el Real Decreto Ley 20/2012, de 13 de julio, se dejó sin efecto dicha previsión legal y a partir de 2013 el coste de dicho convenio debía ir con cargo exclusivo de la persona cuidadora. El impacto de dicha norma ha supuesto que en la actualidad solo 9.800 personas tengan suscrito dicho convenio especial de Seguridad Social, pues la mayoría de las mujeres, que se han visto obligadas a dejar sus trabajos, carecen de los medios económicos necesarios para afrontar su pago.

Los trabajos de cuidados a las personas siguen sin estar valorados social y económicamente, y normas como la aprobada en el año 2012 deja fuera de la protección social a un elevadísimo número de mujeres, quiénes en unos años estarán en situación de pobreza y con riesgo de exclusión social, al no tener la posibilidad de percibir una prestación de jubilación contributiva.

La Asociación de Mujeres Juezas de España (AMJE) queremos reivindicar que los trabajos de cuidados, remunerados y no remunerados, a cargo mayoritariamente de mujeres, deben estar en el centro de las políticas laborales y sociales. La sostenibilidad de la vida no puede comportar la exclusión o limitación de los derechos de miles de mujeres, cuya actividad es cuidar de las personas (menores, mayores, dependientes) y realizar trabajos domésticos.

Es urgente la ratificación del Convenio 189 de la OIT, así como las modificaciones normativas que comporten la equiparación de los derechos, que garanticen acabar con la economía sumergida y un trabajo de calidad de las empleadas del hogar, así como la independencia económica de las cuidadoras no profesionales.

La reivindicación de AMJE se dirige tanto al poder ejecutivo como al poder legislativo para que promuevan las acciones necesarias para garantizar una regulación igualitaria de las trabajadoras domésticas, eliminando las discriminaciones de las que han sido objeto, y restauren la protección a efectos de Seguridad Social de las cuidadoras no profesionales de las personas dependientes.

Estos pasos son imprescindibles no solo para acabar con las desigualdades, sino para lograr que en nuestro país la pobreza no siga teniendo género femenino, explica Gloria Poyatos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorReglas de oro para la higiene facial
Artículo siguienteHasta las Edades del Hombre enturbian la última etapa de Herrera en Castilla y León
Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible. Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann. Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública. Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

3 Comentarios

  1. Me parece impresionante la labor de esta asociación de juezas por la justicia social y la visibilidad de las mujeres. Enhorabuena

  2. Mi enhorabuen a la Asociación de Mujeres Juezas de España y a su presidenta, Gloria Ppyantes. Adelante!

  3. Muchas gracias Señoras juezas por ser nuestras defensoras ya que soy una trabajadora cuidadora trabajo de lunes a lunes de dia y de noche tengo 61 años y mi pago son 700 mensuales no tengo dias libres

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos + 8 =