El juez Pablo Llarena procesa por rebelión a 13 investigados: a Turull, Puigdemont, Junqueras, siete exconsejeros (Forn, Rull, Comin, Bassa, Ponsati y Romeva), Forcadell, Jordi Cuixat y Jordi Sànchez y Marta Rovira. Artur Mas, Marta Pascal y Neus Lloveras se quedan fuera de la causa del 1 de octubre en el Supremo.

El auto de procesamiento, notificado este viernes, encausa además a otros cinco ex miembros del Govern por malversación y desobediencia (Serret, Borras, Puig, Mundo y Vila). Cinco miembros de la Mesa han sido procesados por desobediencia: Corominas, Guino, Barrufet, Nuet  y Simó. La dirigentes de la CUP Boya y Gabriel también serán procesadas por desobediencia.

El auto de procesamiento se dicta para poner en orden el relato de los hechos que hace el juez instructor de una causa, en este caso Pablo Llarena, después de la investigación, especificando en él las personas a las que acusa y de qué delitos les acusa.

La decisión es clave, puesto que algunos de los citados son todavía diputados en el Parlament y de entrar en la cárcel deberían pedir permiso a Llarena para poder acudir a las sesiones o bien delegar su voto.

Marta Rovira, secretaria general de ERC, ha decidido irse del país y dar plantón al Tribunal Supremo, y ha hecho pública una carta explicando los motivos.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once + uno =