Contando los minutos para subirse al avión el próximo jueves 28 por la mañana y volver a abrazar a sus hijos Gabriel y Daniel. Así está Juana Rivas. “Estoy contando los minutos, deseando que llegue el día para estar de nuevo junto a lo que más quiero”.  Y es esta madre lleva desde el pasado 30 de noviembre -fecha en la que visitó por última vez la localidad italiana para compartir tiempo con ellos-, sin poder verles por video conferencia y apenas hablar con ellos. “Por más que les llamo para hablar con ellos y ejercer el derecho que tengo como su madre y dictaminado desde los tribunales italianos, solo he podido hablar dos veces y muy poquito con ellos ya que su padre no me lo permite. En una ocasión me dijo que ponía nervioso a mi pequeño y me cortó enseguida la llamada y en otra apenas había cobertura con lo que no pudimos hablar. Mis abogados están con ello ya que debería mantener una conversación diaria”, explica a Diario 16 en exclusiva.

La madre granadina, que ha tenido que pasar la Nochebuena sin sus vástagos ya que el juez italiano que lleva en su caso no le permitió -tal y como ella y sus abogados pidieron-, traer a sus hijos en Navidades está más animada tras las recientes fechas. “Han sido unos días muy tristes en los que he estado rota. Solo la ayuda de mi familia y de toda la gente que me sigue apoyando ha logrado calmar tanta pena y dolor. Cada día que no puedo estar con ellos es muy difícil pero las Navidades se hacen aún más cuesta arriba. Que hubieran estado con toda mi familia, en su casa habría sido el mejor regalo para ellos, para mí y para mi familia”, añade Rivas.

Pero ahora, después de la tristeza, llega el momento de la alegría. “Estoy a la espera de saber el punto de encuentro con ellos pero ya me imagino fundiéndome en un abrazo inmenso con ellos”, comenta muy emocionada. “Aún no se las palabras que me van a salir pero sí que me voy a emocionar mucho, mucho. Hay abrazos que lo dicen todo y ellos sé que van a abrazarme igual”, añade. “Voy a comerme las uvas con ellos”, se ríe e imagina “lo mismo me llevo tres latitas por si allí no encuentro uvas”. Y cómo no al 2018 le va a pedir un único deseo. “Que por fin estemos de nuevo los tres juntos en España y esa pesadilla acabe para siempre. Solo quiero recuperar nuestras vidas y que ellos estén bien junto a mi familia. Ellos se lo merecen”, recalca.

En cuanto a cómo van a pasar estos siete días consecutivos Rivas los resume en dos palabras: “En familia”. Y además añade que “no voy a separarse de ellos ni un segundo. ¡Necesitamos recuperar momentos y vivir juntos y con calma estos días! Vamos a estar en una casita y será como estar en casa con ellos”, agrega. Tras la Nochevieja pasará los Reyes con ellos. “Ya tengo los regalos pero son un secreto aunque lo mejor será ver sus caritas con los regalos y estar con ellos. Voy a hacer de Reina Maga”, sonríe.

Juana, aún está a la espera de saber si después de esos siete días (en los que los pequeños solo tendrán comunicación telefónica con su padre) podrá estar los dos días más que le corresponde de forma consecutiva en lugar de alternar un día con ella y otro con el padre de sus hijos. “Yo lo he pedido así para evitar que los niños tengan que estar viajando de Cagliari a Carloforte en el barco y que estén tranquilos y aprovechar al máximo el tiempo pero los abogados de la otra parte me lo están poniendo difícil”, explica.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. Pues el día que sepa lo que es estar más de un año sin ver a sus hijos (como lo estuvo el padre), lo va a flipar…

  2. La reina maga, madre coraje, Juana Superestar… cada vez la hacéis parecerse más a Cristiano Ronaldo. Bastaría conque fuera una buena madre con sus hijos sin tanta publicidad. Ha sido, según mi parecer, una decepción en el mundo feminista. Lo siento por las auténticas madres coraje a las que para nada representa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 4 =