Juana Rivas volvió anoche de ver a sus hijos por un día en Cerdeña. “Ha sido muy dura la despedida, se han quedado rotos y yo también”, explica a los medios desde el aeropuerto.

Según explicó al madre coraje, “hemos estado jugando, ayer nos fuimos al cine, hemos estado en el parque, hemos hecho muchas cosas”. 

La granadina voló a Italia al lunes para comparecer ante el juez. Una resolución judicial le permitía ver a los niños desde el viernes, pero no pudo verlos hasta el martes, día en el que se fijaron las condiciones en un juzgado de Calgrari.

Enrique Zambrano, abogado Franceso Arcuri, justificó el retraso en la entrega de los niños explicando que “la resolución no era todo lo precisa que debiera y no estamos conformes con que la visita sólo estuviera monotorizada por su abogada”. El juez desestimó estas alegaciones y por fin Juana Rivas pudo pasar 24 horas con sus pequeños.

Juana Rivas no había podido estar con sus hijos desde el 28 de agosto a pesar de la resolución judicial que le otorgaba licencia para hacerlo desde el día de ayer hasta mañana, tiempo en el que Rivas estaría en el país para poder comparecer en el Juzgado donde se decidirá la custodia de los menores.

Los menores, de tres y 11 años, fueron entregados el pasado 28 de agosto a su padre, Francesco Arcuri, de nacionalidad italiana y condenado en 2009 por maltratar a la madre de los niños. La entrega en un punto de encuentro fue ordenada el jueves 24 de agosto por la titular del juzgado de instrucción número 2 de Granada, María Ángeles Jiménez Muñoz.

Esta jueza no ha tenido en cuenta en ningún momento que los hijos de una víctima de violencia de género son también considerados víctimas de este delito de lesiones en el ámbito familiar con el que se condenó a su progenitor en 2009 por la titular del juzgado de lo Penal 2 de Granada, María Luisa Roldán.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorJoven abusa de más de 15 menores que enganchó a través de redes sociales
Artículo siguienteNatalio Grueso en el Teatro Alfil con La república de los ladrones

Periodista en cuerpo y alma, licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad del País Vasco, tras 15 años en medíos de comunicación, creó Comunica2 con su compañero de vida y también periodista, Sergio Arestizabal, para demostrar que otra forma de comunicar es posible.
Tras sufrir censura y presiones de los poderes públicos en el ejercicio de su profesión, hoy es libre y Directora de Comunicación de HoffmannWorld y Catalina Hoffmann.

Asesora a personas y empresas en crisis o injustamente juzgados por la opinión pública y publicada. Hoy tiene el reto de que el Periodismo abra un profundo debate interno sobre cómo recuperar la honorabilidad de aquellas personas a las que por error enturbió su imagen pública.

Inconformista y crítica, como debe ser una periodista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 4 =