El Gobierno de Castilla-La Mancha vuelve a FENAVIN tras cuatro años y dos ediciones de ausencia, las correspondientes a los ejercicios de 2013 y 2015. El ejecutivo autonómico retorna en 2017 a la mejor y más importante feria monográfica de vino que se hace en España con financiación y presencia institucional. Es decir, tomando a la Feria Nacional del Vino como referente y principal instrumento para articular la presencia del sector en los mercados exteriores, tal y como anunció hace dos años el presidente de la comunidad, Emiliano García Page, por entonces candidato a la Junta de Comunidades.

Así lo ha remarcado esta mañana el presidente de la Diputación y de FENAVIN, José Manuel Caballero, quien ha visitado el pabellón ferial con el consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, acompañados por el director y el coordinador institucional de la feria, Manuel Juliá y Gonzalo Redondo, respectivamente, y la delegada de la Junta, Carmen Teresa Olmedo. Caballero ha dicho que tiene un enorme valor que la Junta esté totalmente implicada, a través de la consejería de Agricultura, en la organización de este importante acontecimiento expositivo.

Y ha añadido que si es destacable el apoyo económico, que se traduce en la aportación de recursos por 500.000 euros frente a los cero euros presupuestados para 2013 y 2015, es más importante el apoyo institucional, porque cuando el Gobierno de Cospedal puso en marcha  la Cumbre del Vino no sólo no lo tuvieron sino que “puso palos en las ruedas” de FENAVIN. Lo más sensato, en su opinión, hubiera sido prescindir de intereses partidistas y apoyar proyectos consolidados que revierten en la mejora de un sector como el vitivinícola, muy representativo en la economía provincial y regional.

El presidente de la Diputación ha agradecido a Martínez Arroyo su interés y también la participación de la Junta en FENAVIN 2017 así como la implicación en el programa previo a la feria  “La Cultura del Vino”, con el que se quiere trasladar a los pueblos la relevancia de este evento, implicarlos en torno a él y también concienciar sobre la necesidad de incentivar el consumo interno de manera moderada entre colectivos que tradicionalmente están más alejados del vino, como el juvenil y el femenino.

El consejero de Agricultura, Francisco Martínez Arroyo, por su parte, ha mostrado su satisfacción por la buena marcha de los trabajos de instalación de carpas y stands. Ha afirmado que la Junta de Comunidades viene a FENAVIN con un programa interesante de actividades y ha destacado las cifras que acredita la presente edición diciendo que las expectativas que ha generado son enormes, ya que se incrementa la presencia de bodegas de 1.300 a 1.800.

“La Junta no se puede olvidar de una feria como esta”, ha dicho para asegurar, a continuación, que nadie ha protestado por la desaparición de la Cumbre del Vino pero que está convencido de que si desapareciera FENAVIN “todo el mundo se quejaría”.

Martínez Arroyo ha puesto de manifiesto la decidida apuesta del Gobierno de Page por FENAVIN antes de afirmar que el sector del vino de Castilla-La Mancha necesita que la feria sea un nuevo éxito para llegar a más compradores mientras ponemos en valor nuestros productos. Ha explicado, asimismo, que es necesario vender más vino embotellado bajo indicaciones de calidad porque se multiplican por cuatro los beneficios.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

13 − uno =