La corriente de Izquierda Socialista, única corriente de opinión reconocida por los estatutos del PSOE, había sido desintegrada durante el primer mandato de Pedro Sánchez como Secretario General; concretamente, durante el mandato de César Luena al frente de la Secretaría de Organización.

Las tensiones internas ocasionadas por la aparición de un nuevo sector que se arrogaba la oficialidad, no reconocida por el sector histórico y respaldada por Ferraz, generó tensiones que hicieron que sus líderes más reconocidos, como fuera José Antonio Perez Tapias, o Beatriz Talegón, acabasen por desvincularse de la corriente y, finalmente, salieran de la formación política por diversas cuestiones.

A pesar de las dificultades que manifiestan fuentes de la corriente histórica, mantenida en todo momento desde Valencia, y sobre todo, gracias a la labor de dirigentes históricos como Vicent Garcés, ha conseguido finalmente y tras varios años de conflictos, unificarse y reactivar la corriente crítica dentro del PSOE. La reunión tuvo lugar en una fecha especial, el pasado 14 de abril, en Madrid.

En ella se ha llegado a una serie de acuerdos por parte de los territorios que se dieron cita. Por un lado, cuestiones que afectan únicamente al funcionamiento interno de la corriente, pero por otro, acuerdos de calado político que plantean de manera rotunda y clara una batalla ideológica a la actual dirección del Partido.

En su comunicado manifiestan su denuncia ante las políticas de limitación de las libertades fundamentales que está desarrollando la derecha española con grave deterioro del sistema democrático de convivencia; se suman a la campaña lanzada por las Juventudes Socialistas bajo el lema “Avanzar hacia la III República” y de manera especial, hacen hincapié en la situación que afecta a Cataluña.

A este respecto, Izquierda Socialista manifiesta su profundo desacuerdo con las políticas represivas que se están aplicando en Cataluña. Y en este sentido señalan que “la cuestión catalana hay que resolverla mediante el diálogo y las formulaciones políticas. Hay que dejar de aplicar de manera inmediata el 155 de la CE y levantar las prisiones preventivas que se están dictando.”

Exigen también la derogación de la denominada Ley Mordaza, concretamente el artículo 315.5 del Código Penal y el artículo 135 de la Constitución, puesto que atenta contra la libertad, la dignidad, los trabajadores y sus representantes sindicales. Y en este sentido, exige la Izquierda Socialista la derogación de las últimas reformas laborales.

Se suman a las movilizaciones en defensa del sistema público de pensiones y se reconoce feminista, identificándose con las movilizaciones del pasado 8 de marzo.

Reivindican la Ley de Memoria Histórica y apoyan la causa judicial contra los crímenes del franquismo abierta en Argentina.

Manifiesta su solidaridad con el ex presidente de Brasil Lula Da Silva y pide su liberación tras su reciente detención. Apuesta por la resolución pacífica de los conflictos, condena las guerras y acciones militares que se están desarrollando en el Mediterráneo y, de manera especial en su punto final, insta a la Comisión Ejecutiva Federa y al Secretario General, Pedro Sánchez, a que tomen la iniciativa y promuevan todos los instrumentos posibles para desalojar al PP del Gobierno y de las instituciones democráticas, incluida la moción de censura.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + 14 =