Los dolores menstruales son un hándicap más de la mujer en el mundo del trabajo. La dismenorrea es un dolor agudo e intenso, en algunos casos de la misma intensidad que un cólico nefrítico, que aparece en el abdomen de las mujeres durante la menstruación. Hay muchas mujeres que pasan un verdadero infierno en esos días. Según estudios médicos, la dismenorrea reduce el rendimiento laboral y puede llegar a generar cuadros de angustia y ansiedad en los días previos a la menstruación. A esto se le ha llamado el síndrome pre-menstrual. Estos dolores se producen por las contracciones generadas por el útero para expulsar el endometrio. Son estas contracciones las que provocan el dolor.

El Parlamento italiano debate en estos días una proposición del Partido Demócrata para que se reconozca el derecho de las mujeres a poder pedir la baja laboral por los dolores menstruales con un certificado médico que demuestre que sufren dismenorrea. En tal caso, tendrán derecho a tres días de baja laboral al mes. Una de las promotoras de la iniciativa, la diputada de la provincia de Veneto Simonetta Rubinato, afirmó en declaraciones al diario británico The Times que muchas mujeres le habían dicho que «por fin estáis pensando en las dificultades que afrontamos».

Concretamente, el Proyecto de Ley, en su artículo 1.1 dice «La mujer trabajadora que sufra dismenorrea en grado tal que la impida acudir a su trabajo tiene derecho a ausentarse del trabajo por un máximo de tres días». En el punto 1.2 afirma que «a la trabajadora se le debe pagar el cien por cien de su retribución». El texto completo del Proyecto de Ley se puede descargar AQUÍ.

Esta iniciativa ha generado polémica y tiene detractores que argumentan que puede perjudicar a las mujeres puesto que aumentaría el nivel de absentismo en las empresas y provocaría que la mujer compitiera en desigualdad de condiciones respecto a los hombres, algo que, por cierto, ya ocurre en lo referente a la maternidad. Sin embargo, estos detractores olvidan que Italia es uno de los países con menor tasa de mujeres en el mercado laboral, concretamente sólo el 61% de las mujeres italianas trabajan, muy por debajo de la media europea que se sitúa en el 72% según datos de Eurostat. Otro aspecto que no se olvida es que Italia es uno de los países con ratios más bajas en lo referente al absentismo, dado que el país transalpino no supera el 5%. Además, hay otra cifra que deja a Italia en muy mal lugar respecto a los derechos de las mujeres: según el Istituto Nazionale di Stadistica (ISTAT) un 25% de las mujeres son despedidas durante el embarazo o poco tiempo después de dar a luz.

Si la propuesta de Ley es aprobada Italia se convertirá en el primer país occidental que legisla en este sentido y que reconocen un derecho laboral de las mujeres. Hay que tener en cuenta que si los hombres menstruaran este derecho habría estaría reconocido en todos los países desde hace muchas décadas.

En algunos países asiáticos el derecho a la baja laboral por dismenorrea lleva reconocido desde hace años. En Corea del Sur lo tienen reconocido desde el año 2001. En Japón se les concede un permiso menstrual desde el año 1947. En 2014 Taiwan modificó sus leyes laborales para conceder a las mujeres un día de permiso menstrual por mes. Indonesia concede dos días pero son las empresas las que realizan los exámenes físicos. En algunas provincias chinas como, por ejemplo, Anhui, Shanxi o Hubei, se han introducido modificaciones legales para conceder días de permiso o de baja laboral a las mujeres que sufren dolores agudos durante la menstruación.

También en el mundo empresarial se abrió el debate y algunas multinacionales, como la norteamericana Nike, ya lo empezó a aplicar en el año 2007.

En España no existe ese derecho y ni siquiera se ha abierto un debate público sobre ello. Hay que partir de la base de que hay que normalizar los procesos naturales de la mujer. Siempre se ha tenido la menstruación como un tema tabú, algo que avergonzaba a las mujeres. Sin embargo, no es así. La Secretaria de la Mujer de la Federación de Madrid-Castilla La Mancha de CGT, en declaraciones a Diario16, nos confirma que «según diferentes estudios, un 10% de las mujeres tienen menstruación dolorosa que puede incapacitar para ejercer las labores profesionales». En referencia a lo que se está debatiendo en Italia, «es positivo e interesante que se abra el debate. En este sentido la Administración tiene que implicarse más. La menstruación dolorosa no debe ser tratada, a nivel laboral, como una enfermedad sino como un proceso natural de las mujeres que se da durante más de un tercio de su vida. Además, el reconocimiento de la baja laboral por menstruaciones dolorosas es el reconocimiento de un derecho de la mujer».

España, que ha sido pionera en otras leyes de carácter social, como, por ejemplo, los matrimonios entre personas del mismo sexo, ha de abrir el debate como se ha hecho en Italia.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × cuatro =