Italia se ha clasificado para la ronda eliminatoria volviendo a lo que ha sido históricamente: marcando el gol de la victoria en los últimos minutos del partido, cuando no hay tiempo para que el rival reacciones. Quienes sigan el fútbol italiano habrán visto cómo, a lo largo de la historia, equipos como la Juventus o la propia Nazionale han ganado títulos con goles en los últimos cinco minutos de los encuentros.

El partido fue aburrido, sin apenas ocasiones de gol. Tanto Buffon como Isaksson no tuvieron trabajo. Zlatan Ibrahimovic pasó desapercibido. Ni siquiera disparó a puerta. Pero en Italia tampoco podían tirar cohetes. Nada de fútbol y todo el mundo durmiendo la siesta.

Suecia estaba obligada, al menos, a puntuar tras el empate de la primera jornada. Sin embargo, es la única selección de las 24 que juegan esta Eurocopa que no ha disparado entre los tres palos y con Ibrahimovic eso es muy extraño, sobre todo porque el sueco es uno de los mejores delanteros del mundo porque es capaz de generar ocasiones de la nada y porque no precisa de mucha ayuda de sus compañeros para ser peligroso.

Al menos Italia nos dejó detalles de fortaleza defensiva y de mucho oficio. Lo vimos con el golazo de Eder. Chiellini sacó de banda y el delantero transalpino salió de todos y cada uno de los defensas suecos que le salieron al paso para cruzar el balón a la base del palo. Un buen colofón para un mal partido.

ESTADISTICAS ITALIA SUECIA

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × 4 =