Parece que en España, un país tan católico, apostólico y romano, nadie pide perdón, nadie entona el “mea culpa”, nadie hace examen de conciencia y asume sus errores. Es evidente que si no es una costumbre muy española el pedir perdón, pues huelga decir que asumir responsabilidades por tus actos es para los habitantes de esta piel de toro llamada España una entelequia propia de los cuentos de ciencia ficción.

Una vez conocido el informe Chilcot que desmonta las razones por las que Aznar nos metió en una guerra como la de Irak y después de observar la reacción del expresidente Aznar junto a toda su caterva de defensores, pues cada vez tengo más claro que lo de pedir perdón en España no se va a convertir en moda.

Pero ¿por qué sabemos a ciencia cierta que Aznar ni el Partido Popular van a pedir perdón no sólo por de Irak, sino por miles de corruptelas tejidas en esa tela de araña de la calle Génova? La respuesta es simple y clara: en España no te pasan factura los errores políticos. Si no lo creen, miren los resultados de las últimas elecciones que corroboran lo que les digo.

Existen muchas razones de esta aparente impunidad y ese “irse de rositas” de los políticos que cometen estos errores, que más bien son crímenes, pero sin lugar a dudas uno de los motivos más importantes es por la inexistencia de un periodismo libre con suficiente fuerza para denunciar y ejercer presión sobre los poderes fácticos. Ya dije en una ocasión que en España hay mucho hooligan metido a periodista que sólo rinde obediencia a la voz de su amo que es el que le paga.

Un ejemplo de esta situación lo podemos ver en la reacción de la prensa británica frente a Tony Blair y los titulares de la prensa española frente a las responsabilidades de Aznar. Nada que ver. Mientras que en Inglaterra la prensa se ha mostrado iracunda con Blair tras el informe Chilcot, en nuestro país, excepto honrosas excepciones, la cosa parece que no ha sido para tanto. Así ¿cómo queremos que nuestros responsables públicos asuman responsabilidades o al menos pidan perdón?

Desgraciadamente el periodismo, como la guerra, se ha convertido en un negocio. De esta forma cuando el negocio prima sobre la veracidad y la objetividad de la noticia, pues el periodismo, el verdadero periodismo muere y da paso a esos titulares capciosos y a esas noticias manipuladas o esos artículos de opinión más propios de consignas esgrimidas por los hinchas radicales de un equipo de fútbol, que del propio periodismo.

El buen periodismo, el que a mí me gusta, es el que representa contrapoder, el periodismo crítico, el periodismo del “yo acuso”, el altavoz de la ciudadanía, el despertador de conciencias, algo parecido a lo que Otero y Celaya pretendían con la poesía social, un periodismo que por ser comprometido no tiene que porqué perder pureza ni belleza, un periodismo en que los ciudadanos nos veamos representados, un tábano molesto para los que manejan el cotarro.

Desgraciadamente la realidad y el deseo, como bien nos enseñó Cernuda, no siempre van de la mano.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. En el 2003 yo vivia en Canarias, y tuve la satisfacción de poder asistir a todas las manifestaciones que se hicieron contra esa nefasta y horrible guerra ( que todas lo són ) en Barcelona, pues coincidieron en unas ferias de ragalo que yo asistis…
    Siempre pensé que el personajillo este, con bigote, y sonrrisa facil, nos metió en la guerra de Irak, por su ignorancia, por su vanidad, por su afán de aparentar y salir en los medios internacionales…además eso de poner los pies sobre la mesa de centro del Bhus…eso mola cantidad…
    Para mi desde un principio que no existian las armas de destrucción, que era un montaje, para justificar una guerra innecesaria, pero claro los EEUU basan su economía en los conflictos…y tienen que complicar a otros la existencia, pues los paises árabes los tenemos nosotros en el zaguan de casa, y ellos un poco mas lejos.
    Y lo de las Torres Gemelas, eso dá para otro comentário mas largo…

    • Totalmente deacuerdo Jordi. La vanidad de este personaje empujó a país a participar en una guerra que nadie quería y que con el tiempo se ha demostrado que fue totalmente ilegal y que nos ha traído consecuencias nefastas. Saludos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − 6 =