Marianela Olmedo perdió el 27 de abril de 2013 a su hija María, de ocho años de edad, y al que fue su esposo, Miguel Ángel Domínguez. Ambos fueron asesinados de forma brutal tras recibir más de 150 puñaladas. Más de un año después, el 24 de junio de 2014, los investigadores detuvieron a F.J.M., pareja entonces de Marianela Olmedo, con quien había iniciado una relación extramatrimonial años antes del crimen. Ahora, un mes después de la absolución del único imputado por el jurado popular, las redes sociales se han convertido en el escenario virtual donde los detractores de Marianela y otros familiares de las víctimas se escudan para insultarla gravemente. “Zorra, mala mujer, mujer despreciable”, son algunos de los calificativos despectivos de los que ha sido objeto esta mujer, en tratamiento psicológico desde los hechos, a la que también se le ha recriminado que cambiara de lugar de residencia después del doble asesinato.

Fiscalía y acusación reclaman la repetición del juicio con otro tribunal y jurado

La familia de las víctimas ha decidido presentar una querella por injurias contra varias personas del entorno de F.J.M., único acusado por el doble crimen, al que se le pedía una pena de 50 años de prisión y que resultó absuelto por un veredicto del jurado de dos folios y medio después de un mes de juicio.

Aníbal González, tío y hermano de los asesinados, ha presentado en Huelva, junto al nuevo abogado de la familia, el penalista sevillano Luis Romero, el recurso de apelación elevado al Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), con el que pretenden conseguir la repetición del juicio con un nuevo jurado popular y otro magistrado-presidente que lo enjuicie, o también que se revoque la sentencia absolutoria y se condene a F.J.M. por los delitos de doble asesinato. Romero se ha mostrado satisfecho por que la Fiscalía haya dado el paso adelante también de reclamar la repetición del juicio por haberse vulnerado presuntamente las garantías procesales. “El veredicto es ilógico, ya que el jurado no ha tenido en cuenta pruebas principales e irrefutables como el informe de Toxicología sobre la presencia de ADN del acusado en tres toallas ubicadas en la casa donde aparecieron los cadáveres”, explica el letrado.

Romero considera que “hay bastantes posibilidades” de que prospere el recurso en el alto tribunal andaluz porque existen irregularidades y arbitrariedades”, como tener sólo en cuenta a seis o siete testigos o que el jurado incurriera en “errores” porque hubo testigos que ubicaron al acusado fuera del establecimiento en el que trabajaba.

Respecto a las injurias recibidas en las redes, el hermano y tío de las víctimas ha explicado que son “tremendas”, incluso contra él mismo y sus familiares directos. “Incluso dejando caer que no se me ha hecho la prueba del ADN”, algo que desmiente por completo: “Fuimos los primeros que nos ofrecimos a ello”, subraya Aníbal Domínguez.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × cinco =