Compleja es, sin duda, la misión que el Hombre como tal tiene encargada. Asumida, que no aceptada, debe éste de encomendarse cada día a su intuición, pues no en vano vivir no solo no es fácil, sino que tal y como queda patente a menudo a la vista de las innumerables dificultades que jalonan el mencionado proceder; se ve el Hombre obligado a ir un poco más allá, a dotar de un plus a lo que de otro modo habría de suponer una mera superposición de estados y momentos, (algo que, de aceptarse, redundaría el espacio del Hombre a algo tan excesivamente natural como lo dispuesto por y para la Geología), en base a lo cual los instantes no vendrían a ser sino la superposición de estratos que la teoría nos enseña; reduciendo tal vez hasta un valor de cero lo que nos ha sido encomendado como la más importante de las tareas a saber: la de convertir cada forma del tiempo en un instante, impidiendo con ello que vivir sea solo un transitar, obligándonos a convertir en arte lo que para todo lo demás no es sino devenir, tal y como se desprende de la noción de conciencia.

Sea por suerte o por desgracia, el paso del tiempo no ha servido sino para refrendar esta certeza. El paso del tiempo, superada su mera percepción cronológica, ha ido poco a poco perfilando una suerte de dudas que lejos de proporcionar respuestas no han hecho sino evolucionar hacia otras preguntas cuya mera semántica nos ha ido conduciendo por una senda cuya mera interpelación ha redundado en la certeza de saber que para lograr siquiera intuir al Hombre, harían falta otras disciplinas, o quién sabe si una combinación de varias, a partir de las cuales emitir las interpelaciones destinadas a obtener las ansiadas respuestas.

Asumiendo que la complejidad del Hombre ha de proceder de algo más sólido que los argumentos basados en la existencia de la propia noción (la consciencia); habremos de conducir nuestros esfuerzos en pos de aquello llamado a mostrarnos lo que de verdad nos diferencia, pues si de verdad somos en tanto que al contrario de lo que les ocurre al resto de seres, nosotros sabemos que somos; pobre tributo le queda redundar a la humanidad si solo una mención cuantitativa le cabe al mundo esperar de nosotros.

Es entonces cuando la noción de ese plus, la capacidad para discernir, materializada en el recurso destinado a hacernos propensos a diferenciar el bien del mal, (la conciencia), acude a nosotros como respuesta a la primera de esas cuestiones imprescindibles, llamadas en todo caso a ser estructurales, en tanto que propensas a la transcendencia.

Tenemos así que lo que una vez bien pudo ser un proyecto evolutivo, alcanza grado de realidad cuando se erige en proceso terminado al poder identificarse con la noción de consciente de su conciencia.

Reducido el intervalo de tiempo necesario para semejante logro a la percepción de las consecuencias que el mismo tiene para la realidad; suprimir todo el proceso en tanto que reduciéndolo a lo vivido en las últimas horas, supone un ejercicio de tal complejidad que de llevarse a cabo, ha de ser bajo circunstancias que garanticen el cumplimiento de las mínimas normas, pues no en vano la incidencia de lo acontecido en las últimas horas en Barcelona pone de manifiesto una suerte de complicaciones hasta el momento ni siquiera valoradas toda vez que el análisis de las consecuencias de tales hechos, así como la magnitud de las acciones que las han deparado bien pueden desentrañar naturalezas humanas cuya complejidad sea de tal calibre, que si mero análisis y por supuesto su comprensión no sea pertinente si aducimos en exclusiva los medios de los que hoy por hoy disponemos.

Retornamos pues a la complejidad, pues solo tras la abstracción que la misma supone podemos llegar a aceptar sin remordimientos la presencia de esa ignorancia otras veces negada, y que ahora se presenta ante nosotros en toda su extensión. Pues no es que seamos ignorantes para comprender los oscuros misterios de los agujeros negros, ni siquiera se nos pide que sondeemos en la profundidad del universo. Aquello en lo que mostramos nuestra absoluta ignorancia, aquello en lo que estamos llamados a fracasar es en ser capaces de sondear el alma de aquellos que por medio de su vil comportamiento parecen empeñados en negar incluso que sean nuestros semejantes.

Y no es sino que a través del atisbo de imposibilidad que para tal logro se anticipa de perseverar en el error manejando la cuestión a través de los medios hasta el momento empleados (lo que supondría emplear recursos cuantitativos para solucionar consideraciones cualitativas), que a todas luces la Geología, empleada hoy como metáfora, queda a todas luces superada si de lo que se trata es de comprender al Hombre como algo más que el resultado de una mera superposición de estratos.

Una vez más, tal y como ha venido ocurriendo a lo largo de la Historia, la respuesta siempre estuvo a nuestro alcance; o si no, al menos sí lo estuvieron los medios para acceder a la misma.

El esfuerzo necesario en este caso, el necesario para llevar a cabo una mera concesión, la que pasa por aceptar que la intuición, entendida como capacidad para llevar a cabo transiciones desde lo ideal, puede ser válida de cara a reconocer al Hombre, interpelando desde la misma en la búsqueda de esas disonancias que de existir, son de tal profundidad que acreditan la dificultad para el reconocimiento del sentido de humanidad en quienes tan firmemente se empeñan en negarlo.

Intuiremos así pues vagamente la existencia de otras formas de entender la realidad, de otras formas de comprender la vida, incluso de otras maneras de conciliar la relación del Hombre con sus semejantes, precisamente cuando tal relación ha de concebirse desde la diferencia.

Tal vez a partir de ahí podamos conciliar el dilema. Un dilema que pasa por entender cómo es posible que siendo todos iguales, podamos conducirnos para con nuestro prójimo de manera tan diferente.

A la espera de mejores tiempos, tal vez haya que renunciar a saber, para empezar a intuir.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorBarcelona, Estado Islámico y referéndum
Artículo siguienteAtados al consumismo de “No Viajar”
Natural de La Adrada, Villa abulense cuya mera cita debería ser suficiente para despertar en el lector la certeza de un inapelable respeto histórico; los casi cuarenta años que en principio enmarcan las vivencias de Jonás VEGAS transcurren inexorablemente vinculados al que en definitiva es su pueblo. Prueba de ello es el escaso tiempo que ha pasado fuera del mismo. Así, el periodo definido en el intervalo que enmarca su proceso formativo todo él bajo los auspicios de la que ha sido su segundo hogar, la Universidad de Salamanca; vienen tan solo a suponer una breve pausa en tanto que el retorno a aquello que en definitiva le es conocido parece obligado una vez finalizada, si es que tal cosa es posible, la pausa formativa que objetivamente conduce sus pasos a través de la Pedagogía, especialmente en materias como la Filosofía y la Historia. Retornado en cuanto le es posible, la presencia de aquello que le es propio se muestra de manera indiscutible. En consecuencia, decide dar el salto desde la Política Orgánica. Se presenta a las elecciones municipales, obteniendo la satisfacción de saberse digno de la confianza de sus vecinos, los cuales expresan esta confianza promoviéndole para que forme parte del Gobierno de su Villa de La Adrada. En la actualidad, compagina su profesión en el marco de la empresa privada, con sus aportaciones en el terreno de la investigación y la documentación, los cuales le proporcionan grandes satisfacciones, como prueba la gran acogida que en general tienen las aportaciones que como analista y articulista son periódicamente recogidas por publicaciones de la más diversa índole. Hoy por hoy, compagina varias actividades, destacando entre ellas su clara apuesta en el campo del análisis político, dentro del cual podemos definir como muestra más interesante la participación que en Radio Gredos Sur lleva a cabo. Así, como director del programa “Ecos de la Caverna”, ha protagonizado algunos momentos dignos de mención al conversar con personas de la talla de Dª Pilar MANJÓN. Conversaciones como ésta, y otras sin duda de parecido nivel o prestigio, justifican la marcada longevidad del programa, que va ya por su noveno año de emisión continuada. Además, dentro de ese mismo medio, dirige y presenta CONTRAPUNTO, espacio de referencia para todo melómano que esté especialmente interesado no solo en la música, sino en todos los componentes que conforman la Musicología. La labor pedagógica, y la conformación de diversos blogs especializados, consolidan finalmente la actividad de nuestro protagonista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

5 × 5 =