El sindicato UGT en Madrid y la asociación Arcópoli han denunciado el despido de un trabajador de un restaurante madrileño después de haber sido vejado por su condición sexual y golpeado por un hermano del dueño del negocio.

Ana Sánchez de la Coba, secretaria de igualdad de UGT Madrid ha denunciado el despido que ha sufrido este empleado de unos restaurantes madrileños “que durante meses recibía insultos, expresiones violentas y vejaciones por parte de otro, hermano del dueño de los establecimientos, por ser homosexual”.

Sánchez de la Coba ha asegurado a Diario 16 que el propietario, “a pesar de tener conocimiento de este comportamiento homófobo se ha inhibido en todo momento, sin hacer nada para cortar e impedir este comportamiento denigrante hacia la dignidad del trabajador”.

Según la representante sindical, el día 3, como ya había sucedido en otras ocasiones, el hermano del dueño del restaurante “volvió a increpar, insultar y vejar” a la víctima, Karim S., ayudante de cocinero, “llegando en esta ocasión a la agresión física, de la que resultó herido en un codo, muñeca y el costado, al intentar protegerse”.

El sindicato ha interpuesto una demanda de despido nulo por vulneración de los derechos fundamentales

Para Sánchez de la Coba “la agresión es un grado más, tan grave si cabe, como la reiteración en el tiempo y la escalada verbal de insultos y vejaciones que el trabajador recibía delante del resto de los trabajadores y trabajadoras del restaurante”, nos ha contado. Se le insultaba reiteradamente llamándole “maricón”, “marica”, entre otros.

 

Despido

Al día siguiente el trabajador recibió una carta de despido disciplinario por una “brutal pelea con su compañero de trabajo C.A.”, motivo por el cual acudió al sindicato UGT para denunciar los hechos.

La Secretaria de Igualdad de UGT Madrid, considera que “no pueden admitirse este tipo de comportamientos” por parte del agresor por su odio contra una persona por el hecho de ser homosexual. “Aparándose en la impunidad que le proporcionaba su parentesco con el dueño” y, ha añadido “pero tampoco es admisible el comportamiento del empresario, que se desentiende de las agresiones verbales y vejaciones que estaba sufriendo uno de sus trabajadores por su condición sexual”.

El sindicato ha interpuesto una demanda de despido nulo por vulneración de los derechos fundamentales, que Arcópoli apoya totalmente, y sus Servicios Jurídicos asesorarán y defenderán al trabajador.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − diecisiete =