En las declaraciones del presidente de Ausbanc, Luis Pineda, ante el juez Pedraz, que se incorporan al sumario y que fueron interrumpidas bruscamente al negarse éste a seguir declarando, asegura que “tuvo que frenar, en ocasiones, casos  disparatados como el del Santander, en el que Bernard pretendía presentar una acusación formal contra la hija de Emilio Botín, por considerar que había asesinado a su padre”.

Todo este asunto comenzó cuando Juan Manuel Cendoya, director de comunicación del Santander “le pidió que interviniese para acabar con este disparate.

El asunto tiene sus orígenes “en un escrito  presentado por un loco en donde se vertían graves acusaciones contra Ana Botín. Un escrito firmado ante notario al cual se le exigió que lo trasladase al Fiscal por los graves hechos relatados en el mismo”

“Al mismo tiempo, – dice Pineda-, hablé con Miguel Bernard, al cual le llevaba el caso contra Miguel Blesa en calidad de abogado, y le hice ver lo absurdo de las acusaciones contra la hija de Botín”. Bernard, tras esta conversación, decidió no presentar acusación judicial alguna por este asunto.

De los testimonios ante el juez por parte de los investigados, hay que destacar la pregunta que el Fiscal hace al director financiero de Ausbanc, Alfonso Solé, sobre el convenio de la Asociación firmado con Caja Sur. Según las investigaciones llevadas a cabo por la UDEF, mediante ese convenio, la entidad financiera entregaba 1,200 euros a la asociación por cada afiliado que no presentaba, o retiraba la denuncia contra ellos, sea del tipo que fuere.

En el caso de Unicaja, el sumario contiene, también, una conversación telefónica entre el secretario general de la entidad, Ángel Fernández Noriega, y Luis Pineda. En ella se demuestra que, además del asunto de los Eres, Pineda negoció la retirada de las demandas y reclamaciones extrajudiciales de las cláusulas suelo contra la entidad a cambio de algo más del millón de euros del que tanto se ha hablado.

Las presuntas extorsiones no sólo se llevaron a cabo con la banca. En febrero de 2016, según la declaración del ex director de comunicación, Hermenegildo García, la directora de comunicación de Volkswagen se puso en contacto con ellos. Esos días, Ausbanc había ganado una demanda por publicidad engañosa contra la automovilística, y sus gestores llegaron a temer que acabase por mezclarse este asunto con el de las emisiones de CO2. “La directora de comunicación llamó para saber si se podía arreglar el tema de una convocatoria de rueda de prensa para valorar esas cuestiones. Posteriormente me llamaría para pedirme una reunión en Barcelona que se llevó a cabo y a la que asistieron cuatro abogados de Ausbanc, encabezados por la jefa de la asesoría jurídica, María Mateos. La rueda de prensa se desconvocó. Y desconozco cuál fue el resultado de este encuentro”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × dos =