Foto de www.sietediasyecla.com

La jueza Carmen Rodríguez, del juzgado de instrucción número 51 de Madrid, ha obligado a presentar copia de todas las escrituras públicas relacionadas con la propiedad del fabricante de baterías ‘milagro’ Graphenano, obligará a testificar a su cúpula, tras un escándalo que salpica al director general y al secretario del consejo.

La compañía que anuncia la llegada de estos productos de mágicas cualidades, y que hasta el momento no ha conseguido presentar nada que esté mínimamente a la altura de las expectativas generadas, verá cómo su cúpula se ve obligada a testificar, después de que la jueza considerase que la situación merecía más investigación tras la primera toma de declaraciones, el pasado 10 de junio.

Iñigo ResustaSegún el auto al que ha tenido acceso Diario16, se verán obligados a testificar uno los principales accionistas de Graphenano, Íñigo Resusta, de la sociedad de inversión Auriga, así como el vicepresidente de la compañía, José Antonio Martínez Rovira, y al presidente y CEO de la compañía, Martín Martínez Rovira.

Entre los responsables que deberán testificar el 27 de julio se encuentran el director general de Graphenano, Mario Celdrán, el secretario del consejo, Álvaro Zarza García, y el notario Ignacio Ramos Covarrubias. El juez ha solicitado los antecedentes penales de todos los querellados así como los medios económicos de que disponen.

En este proceso se acusa directamente de estafa al director general de la compañía y consejero delegado, Mario Celdrán Romero, así como de estos y otros delitos al propio Álvaro Zarza García y al notario Ignacio Ramos Covarrubias, que según este medio “intervino en muchas de estas operaciones y que terminó, aparentemente, siendo socio de Graphenano a través de la sociedad Extremeña de Peles S.L., de la que es administrador único, sin aportar ni un euro”.

En la querella aparece también la sociedad de inversión Auriga Global Investors, cuyo presidente, Iñigo Resusta Covarrubias, es también consejero delegado y vicepresidente de Graphenano, además de primo del notario implicado y, supuestamente, el máximo beneficiado.

Graphenano, el segundo caso Bio Fuel de los hermanos Rovira

Una tecnología revolucionaria, poco conocida, basada en un descubrimiento casual, capaz de revolucionar una industria, desarrollada en Levante, con el apellido Martínez Rovira involucrado y que finalmente no cumple las expectativas. ¿Hablamos de Graphenano? ¡No! Hablamos de Bio Fuel Systems, la compañía que prometía crear petróleo de la nada mediante un revolucionario sistema de captura de CO2 a través de las algas y que finalmente quedó en aguas de borrajas.

Según ha constatado Diario16, basándose en datos de Infoempresa, Martínez Rovira fue consejero delegado y secretario del consejo de Bio Fuel Systems S.A., una compañía con numerosas similitudes a Graphenano y, previsiblemente, idéntico resultado.

El proyecto de Bio Fuel Systems tenía al frente a Bernard A.J. Stroiazzo Mougin como presidente ejecutivo y su segunda esposa, Belinda Anne Halsall, como propietaria del 48,95 de las acciones, y terminó de un modo dramático, con el cierre de la planta en construcción de Carboneras y la que convencieron a CEMEX para construir en Alicante.

La planta de Carboneras, con el atractivo nombre de Ecofield, fue promocionada durante años por todo el mundo y se utilizó como gancho para inversores institucionales que, a diferencia de lo sucedido en Graphenano, nunca picaron.

Tanto Graphenano como Bio Fuel Systems coinciden en involucrar a administraciones públicas, aprovechar la credulidad de la prensa y utilizar lenguaje científico que prometía el oro y el moro pero nunca llevó a nada.

Recordemos lo que contaba el Ayuntamiento de Carboneras sobre el proyecto Ecofield: “El desarrollo que se lleva a cabo en el Ecofield One permitirá obtener una biomasa de la que extraer lípidos de alta pureza, como EPA y Omega 3 entre otros, así como un petróleo resultante de someter esa biomasa restante a un proceso de alta presión y temperatura también patentado por Bio Fuel Systems, empresa matriz de la sociedad que explotará la planta de Carboneras.

Con una inversión prevista superior a los 20.000.000 de euros en una primera etapa de tres hectáreas y la creación de más de medio centenar de puestos de trabajo, Ecofield One ha anunciado a este ayuntamiento que su intención es estar al 100% de su rendimiento en el primer trimestre del próximo año, aunque el modelo de instalación ideado para el campo biopetrolífero de Carboneras permitirá entrar en actividad reducida desde finales de este verano”.

Convertir las algas en petróleo o sacar carísimo grafeno de la nada. La alquimia de los Martínez Rovira no ha cambiado en la última década.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 1 =