Es ya nuestra segunda semana aquí. No nos hemos dado a conocer porque no sabemos exactamente cómo seríamos recibidos, aunque podemos imaginarnos que intentarían ponernos a las órdenes de algún científico en un laboratorio y desarmarían nuestra nave, por lo que hemos decidido mantenernos invisibles.

No saben que existimos, porque las fotografías de esos cacharros que mandan a Marte no nos detectan. Sí saben que tenemos agua, deducirán que dentro de mil millones de giros alrededor del Sol habrá alguna forma de vida como tienen ellos aquí. Nos divertimos mucho cuando publican noticias nuevas, piensan que están solos en el universo y se creen adelantados por haber llegado a la Luna (a la Luna, ¡que está a menos de 400.000 km!).

Los aguícolas tienen un modo organizacional un poco extraño. No pueden pasar mucho tiempo en el agua, aunque su planeta se llame así, por lo que idearon unos novedosos instrumentos para desplazarse sobre ella. Lo mismo con el aire: como no pueden volar, desarrollaron unos contenedores con los cuáles un grupo cruza de un lugar a otro.

Si bien en líneas generales no están tan avanzados como nosotros (el traductor notó que tienen que dormir, es decir ubicarse horizontalmente entre un cuarto y un tercio del día, o sea de una vuelta entera del planeta sobre su eje; no pueden volar; podríamos quedarnos una vuelta entera al sol y no sabrían que estamos entre ellos; aún no hemos detectado exactamente por qué pero tienen que ponerse cosas en la boca a determinadas horas, lo hacen en diferentes lugares y por lo general en grupo), tienen algo que llaman art o arte, que nos interesa particularmente – unas imágenes o unos sonidos, o en algunos casos ambas cosas juntas. Consideramos que sería conveniente llevarlo a Marte para su estudio.

Los aguícolas carecen de uniformidad en su estructura social, que varía según en qué parte del planeta se encuentren. Para conseguir un mejor resultado nos hemos dividido en varias zonas, y los subinformes que hemos confrontado presentan disparidades:

Zona 1 > los aguícolas son oscuros y, aunque el traductor dijo no estar completamente seguro, los ejemplares que estudió parecían no ser felices. Por lo general viven poco.

Zona 2 > los aguícolas tienen mucho art, creemos que ese es el motivo por el cuál los de la Zona 1 intentan alcanzar la Zona 2. Quizás sea por el art que viven bastante más que los de la Zona 1.

Zona 3 > los aguícolas son similares a los de las otras zonas, pero algo en un área de su cabeza (donde se encuentra una serie de orificios que estamos estudiando, una es la boca y sabremos el nombre y función del resto a la brevedad) es distinto. Son más claros que los de Zona 1 pero no son como los de Zona 2, y hay muchos más que en las otras zonas, están muy concentrados. Vimos art pero no más que en Zona 2, estamos investigando posibles motivos de su numerosidad.

Zona 4 > pareciera ser una conjunción entre Zona 1 y Zona 2.

En el subinforme de esta mañana, el traductor sugiere investigar lo siguiente: los aguícolas de todas las zonas se trastornan con un pequeño grupo de otros aguícolas en unas cajas abiertas con suelo verde (las encontramos en todas las zonas, aunque principalmente en las Zonas 2 y 4), que corren detrás de un objeto extraño, generalmente blanco, que no nos dice demasiado. Pero, al mismo tiempo, en la Zona 4 los ejemplares -no desciframos con precisión por qué- pareciera que viven menos y prácticamente no hay aguícolas ancianos, como si algo en el planeta no estuviera balanceado.

Seguiremos investigando y enviaremos un nuevo informe apenas tengamos ulteriores resultados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciseis − Nueve =