Las universidades deben de permanecer atentas a la evolución de las personas, la economía, la sociedad. Son espacios para la reflexión, el encuentro, el debate, la investigación, la formación de opinión, la crítica, la propuesta para el cambio y la mejora de las condiciones de vida.

Su gran valor, especialmente en el caso de las universidades públicas, es que se les supone una independencia con respecto a las fuentes de financiación, esencialmente públicas, que sostienen su actividad. La vinculación de las universidades con la sociedad es un reto que siempre se ha planteado. Los países avanzados saben promover esta relación y sacar buen partido de ella en todos los órdenes.

Una de las consecuencias es que las universidades se implican a veces en proyectos de investigación financiados por entidades privadas, que deberían servir para que la investigación y la experiencia universitaria tengan traslado a la actividad económica y al desarrollo de la sociedad.

La falta de financiación pública, fruto de las desastrosas políticas que han impulsado recortes en la inversión pública, con la disculpa de combatir la crisis económica han hecho que nuestras universidades se hayan volcado en captar recursos por todos los medios. Unos más acertados y otros menos.

Encuentro en los medios de comunicación la noticia de que la Universidad Autónoma de Madrid ha puesto en marcha un curso universitario denominado Intelligence Influencers: Fashion and Beauty. Parece ser que es el fruto de la colaboración de la Escuela de Inteligencia Económica de la Universidad Autónoma de Madrid y la Ibiza Fashion Week.

Un profesor universitario y un CEO (Chief Executive Order) ejercerán la dirección, mientras que han reservado la Dirección de Honor para Ágatha Ruiz de la Prada. Las Facultades de Psicología y Ciencias Económicas y Empresariales, colaboran en el proyecto.

El curso se centra en el mundo de la moda y en la optimización de las redes sociales, creación de marcas personales, comunicación, difusión de contenidos, representación, reputación online, monetarización de marcas. Todo ello aderezado con talleres de creatividad, estilismo, fotografía, vídeo, redacción, edición. Y anuncia la impartición de Máster Class impartidos por conocidos personajes en ese mundillo.

Las reacciones no se han hecho esperar. Leo la de Carlos Taibo, profesor de la Autónoma, dice Veo que “mi” universidad se supera a sí misma y programa un curso de formación de “influencers”. ¿Qué se les ocurre que se podría contraprogramar? Y no me respondan que la alternativa sería un curso de deformación de “useless” de inútiles. De esos los hay ya a cientos.

La opinión ha dado lugar a un hilo de decenas de contestaciones entre las que destacan que se organicen cursos De contemplación; Desaprendiendo fuera de las pantallas y las universidades; Curso sobre aburrimiento, Enfrentarse al tiempo libre sin miedo; Vuelva a su vida de antes, la credibilidad está sobrevalorada: Pautas para ser desinfluencer; Curso sobre David Thoreau; Repaso histórico del chamanismo… Sin que falte quien advierta, Seguro que Pablo Casado se matricula, tiene casi todo el máster convalidado.

Tampoco parece que la iniciativa haya sentado bien entre algunos “influencer”, Un engaño, me hubiera encantado que hicieran un curso para que los responsables de las marcas entendieran un poco más sobre redes las redes sociales, “influencers” y publicidad en rrss (…) Creo que han visto que está de moda y que podrían sacar dinero porque es el “sueño” de muchos jóvenes, opina Laura Escanes.

En un mundo en el que la mayoría de nuestros jóvenes quiere ser youtuber, o probador de videojuegos, pudiera parecer que formar a quienes gozan de cierto prestigio, o credibilidad, en algún tema concreto y con gran presencia en las redes sociales, para convertirse en altavoz de tendencias, ideas y propuestas que permitan mejorar las cosas, fomentar la solidaridad y solucionar problemas, sería una buena idea. También en una actividad económica como la moda.

La cuestión es que esto parece que va de otra cosa, de belleza, gente guapa y famoseo. No parece que se trate de aprovechar una oportunidad, sino de fomentar el oportunismo, la monetarización, convertir cada actividad humana en negocio, poner los perfiles públicos en las redes sociales al servicio de la publicidad y promoción de las marcas. Confundir, en definitiva, ser influyente con ser famoso y tener muchos seguidores en las redes.

A fin de cuentas ser influencer no supone ser influential, como no es lo mismo ser un altavoz, que ser un agente de cambio. Para ser influyente no se necesita, en la mayoría de las ocasiones, ser un personaje público. Se me ocurre que esa reflexión merecería la pena y hasta uno o varios cursos en las universidades españolas.

Cada universidad, si así lo aprueban sus órganos de gobierno, puede autorizar la impartición de los cursos y especialidades que consideren oportunas, pero, desde la influencia que cada ciudadano o ciudadana podamos tener, también podemos considerar que Así no, así no.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorBuendía pregunta a Conesa: he aquí una respuesta
Artículo siguienteFactor de resiliencia
nací en la Sierra de Madrid, en Collado Mediano. Licenciado en Geografía e Historia. Maestro en la enseñanza pública. Ha sido Secretario General de CCOO de Madrid entre 2000 y 2013 y Secretario de Formación de la Confederación de CCOO. Como escritor ha ganado más de 15 premios literarios y ha publicado el libro El Madrid del Primero de Mayo, el poemario La Tierra de los Nadie y recientemente Cuentos en la Tierra de los Nadie. Articulista habitual en diversos medios de comunicación.

1 Comentario

  1. Muy bueno , entre ofrecer una chorrada de curso con título en inglés para gente que no tiene ni pajotera de inglés y con el autor del artículo traduciendo CEO (“officer ,no order” por favor) mal pues vamos listos. País de traca.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

tres × cinco =