Ilustración de Kike Lucas.

El nido del Cuco

 Desde la cristalera, en la planta 58, apenas se distinguía el mural de Bulgari. La serpiente y las flores sólo eran una mancha minúscula en un trozo de fachada gris. Un poquito más a la izquierda el puntiagudo campanario de la Iglesia Presbiteriana señalaba un plomizo cielo que estaba a punto de llorar en forma de nieve. Las hormigas humanas deambulaban por la Quinta Avenida. Unas, paradas frente a lujosos escaparates como el de Prada, Gucci o Armani. Otras, en un devenir rutinario de quién va y viene con la experiencia de un origen o destino habitual. El azul metálico de Harry Winston resaltaba sobre el gris monótono de la avenida que se perdía en el infinito. Chelsea, atrapada en el abrazo de sus propios brazos, embutida en una camisa a rayas que le llegaba casi a las rodillas, revisaba el horizonte cuando la mano de Donald le sacudió el culo con la misma pasión que un ganadero le arrea al trasero de una vaca en la cuadra para que le abra paso. A continuación metió su mano entre la camisa, directa a uno de sus senos que estrujó como si fuera un limón al que sacarle el jugo. Chelsea dejó caer la camisa al suelo, se giró muy despacio mientras los ojos de Donald babeaban de lujuria. Mientras le estrujaba los pechos, Chelsea ponía cara de asco y pensaba que ésta sería la última misión de este tipo que iba a aceptar.

En el FBI le enseñaron a servir al presidente en todo aquello que se le antojara, sin rechistar, y le dejaron claro lo de TODO. Así que, cuando aceptó el puesto de seguridad de la presidencia, ya tenía alguna experiencia en lo que eso significaba. Si encima te “ficha” la CIA, además de a guardar silencio, aprendes a no revelar secretos e incluso a aguantar el dolor por si en alguna misión eres capturado y torturado. A pesar de todo, nunca te enseñan a poner cara de gozo ante un gañán. Se había acostado con varios hombres a lo largo de su carrera, algunos como forma de sacarles información, pero nunca con tanto asco, con tanta desafección como con este tipo. Pero el trabajo es el trabajo. Donald seguía a lo suyo, apretando cachetes, estrujando tetas,… con el mismo tacto que si estuviera dando sebo a unas botas de cuero.

Entre besos y estrujes Donald, al que empezaba a hacerle efecto la pastilla azul, condujo a Chelsea a un espacioso baño, dónde el mármol rosa traído desde Carrara, inundaba la estancia de una angelical luminosidad y una majestuosidad propia del mismo Buckingham Palace. Donald, que había llenado antes un lujoso y enorme jacuzzi dorado con agua calentita y sales de baño, se quitó la bata de seda que cubría su orondo cuerpo, dejó unas zapatillas a juego junto a la enorme bañera y metió su enorme culo dentro del agua. Chelsea aprovechando que Donald se había colocado mirando hacia un gran ventanal incrustado entre las paredes rosadas, sacó de entre las toallas recién planchadas y colocadas en un toallero, también dorado, un Táser de 50.000 voltios que disparó sobre el agua.

Salió tranquilamente del baño, cogió el teléfono, pulsó la tecla 1, espero a que descolgaran y dijo:

  • El mono pelirrojo está en el horno.

A continuación se cubrió con la bata de seda y corrió a pedir ayuda a los dos compañeros que hacían guardia en el pasillo.


“In Gold we Trust”

Mientras la #Vertiprensa española dedicaba horas de televisión, decenas de titulares y millares de palabras a seguir metiendo miedo a los españoles, ahora con las olas de frío (porque debe de ser que en España, nunca ha nevado en el mes de Enero y en Albacete y Castellón, mucho menos), leía en diversos medios, algunos de ellos españoles, noticias sobre el despliegue de tropas de la OTAN en diversos países, todos ellos limítrofes con Rusia.

Así Sputniknews relata cómo Lituania está dispuesta a definir el estatus de las tropas de USA en su territorio, ante la inminente llegada de 1.200 militares de la OTAN (en su mayor parte alemanes), 13 carros de combate Leopard2 así como sistemas de artillería y aéreos de corto alcance, desplegados junto a la frontera del país que dirige Putin. En esta información se destaca que según la NATO, el fin de este despliegue es la de “contener a Rusia por sus graves acciones agresivas“.

La web RéseauInternational nos informa que según la agencia Reuters, más de 2.700 soldados americanos, acompañados de sus respectivos tanques, se instalan en Polonia a lo largo de la frontera con Rusia. De igual forma la web Romandíe.com informa del despliegue de 300 soldados americanos en la frontera entre Noruega y Rusia.

ABC catequiza (orgullosos ellos) con que los cazas F-18 con base en Zaragoza son los elegidos para desplegarse en ESTONIA a partir del 1 de mayo.

Por otra parte, el Periódico de Cebrián, en su versión internacional, insiste en que el despliegue de todas estas tropas, cuatro batallones, desde las Repúblicas Bálticas a Polonia no cuentan con el beneplácito del nuevo presidente de USA, pero que la OTAN considera que a pesar de la “amistad” entre Putin y Trump nada ha cambiado en el escenario internacional y que Rusia sigue siendo una amenaza.

Por otra parte en ALG24  podemos leer que Irán se opone a que las conversaciones de paz sobre Siria en Astaná (Kazajistán) sean a tres y por tanto a la presencia de USA en las mismas (o lo que es lo mismo a la de la NATO).

Como vemos, la escalada prebélica es para meterse en un agujero y no salir en años. Sobre todo porque ya no estamos en la guerra fría, en la que los de USA temían las armas nucleares de la URSS y éstos las de los americanos. Ahora parece como si la OTAN fuera una nueva entidad mundial con decisión propia, a pesar de lo que opine el jefe del estado que más dinero aporta a su sostenimiento.

Si esto es así, y a pesar de que en muchas ocasiones el periódico de Cebrián confunde los deseos de su gran Capo con la realidad, parece que lo que se cuenta en ese periódico al respecto tiene muchas papeletas de verosimilitud, lo que tenemos es un verso suelto, armado y peligroso que no obedece a los intereses geopolíticos de quién paga, sino a los de aquellos que siguen haciendo de la guerra un jugoso negocio.

Y es que en este nuevo periodo de la humanidad, en esta nueva edad media en la que estamos viendo como los de abajo volvemos a los derroteros de jugar sólo el papel de ratas, salvo para pagar las lujosas vidas de los nuevos señores, la nueva geopolítica consiste, como entonces, en provocar y alargar guerras que sirven para crear condiciones ideales para la especulación y con ello, como entonces, la continuidad de la pobreza de la mayoría.

Nada más llegar a la presidencia el Pocero de la Quinta Avenida, se ha cargado de un plumazo la tímida reforma sanitaria de Obama. De la misma manera, han desaparecido de la web de la Casa Blanca cualquier relación con las feministas, las asociaciones LGTB, las minorías o con el cambio climático. El lema del Pocero pelirrojo es “América para los americanos”, (pero sólo si son blancos, hombres, ricos y heterosexuales, o al menos lo parecen).

En Rusia, la situación de los Derechos Humanos no es tampoco excelente. Leíamos el otro día, conmocionados, cómo una representante femenina de la DUMA, quiere legalizar la violencia de género. Por otra parte, la ONU denuncia la dura represión de los derechos civiles y políticos en ese país.

Por su parte, China, ese país que ha sabido conjugar como nadie el capitalismo salvaje con la democracia 3.0, en la que el pueblo vota sin que haya posibilidad alguna de cambio, es el nuevo sheriff del universo. Allí los Derechos Humanos no sólo no se respetan, es que ni siquiera les preocupan. El 85% de los ciudadanos Chinos dicen estar satisfechos con el sistema actual.

Como vemos, tres de los países que están moviendo e interviniendo en la geopolítica actual, miembros permanentes del Consejo General de la ONU, están sumidos en negocios oscuros que no respetan los derechos civiles. El duelo de estos titanes puede llevarnos a la destrucción total como humanidad. Si el Pocero americano se centra en la política nacional quizá haya una oportunidad para la salvación (salvo que la OTAN vaya por su cuenta y la “líe parda”). Si en su locura, Trump quiere doblegar a Rusia y sobre todo a China, acabaremos sufriendo en nuestras carnes una nueva confrontación mundial de desastrosas consecuencias. Si Putin y Trump se ponen de acuerdo en Siria y contienen las ansias expansivas de Israel en Oriente Medio, igual hasta tenemos la oportunidad de cumplir el sueño de que, por fin, haya paz en Oriente Próximo. Aunque el estado medieval de los Saúd, no se quedará de brazos cruzados en su guerra religiosa con occidente y la expansiva armada hasta los dientes de Israel, acostumbrada a hacer y deshacer a capricho y conveniencia, menos.

Aparte queda una UE cada vez más relegada a un plano de invisibilidad internacional. Se han encargado ellos solitos de autofagocitarse a base de destruir derechos laborales y de crear pobreza. Con el Reino Unido fuera de la Unión y una Francia en la que la líder pueda ser una fascista al estilo Trump, los derechos humanos serán un recuerdo y la unión europea un sueño convertido en mala pesadilla.

Así que, tal y como está el patio la libertad, los derechos civiles, laborales y humanos, están en peligro de desaparición. Y con ellos, la Edad Moderna.

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEl cabreo y las tramas corruptas
Artículo siguienteLa la land, un brindis por los que sueñan
Pasé tarde por la universidad. De niño, soñaba con ser escritor o periodista. Ahora, tal y como está la profesión periodística prefiero ser un cuentahistorias freelance o mejor dicho un alma libre. En mi juventud jugué a ser comunista en un partido encorsetado que me hizo huir demasiado pronto. Militante comprometido durante veinticinco años en CC.OO, acabé aborreciendo el servilismo, la incoherencia y los caprichos de los fondos de formación. Siempre he sido un militante de lo social, sin formación. Ahora participo activamente en PODEMOS, más que por convicción, por la necesidad de regeneración. Tengo el defecto de no casarme con nadie y de decir las cosas tal y como las siento. Y como nunca he tenido la tentación de creerme infalible, nunca doy información. Sólo opinión. Subjetiva y probablemente equívoca, pero es mi opinión. Si me equivoco rectifico. Sólo el que rectifica aprende algo. Soy un autodidacta de la vida y un eterno aprendiz de casi todo.

3 Comentarios

  1. En efecto, es la Edad Moderna la que está en peligro de extinción. Pero sobre todo, los fundamentos de su etapa final. Aquellos que se contienen y definen en eso que se ha dado en llamar El siglo de las Luces. Y que siguen siendo la guía y el faro que nos recuerda que fue en ese período cuando triunfó La Razón sobre la sinrazón. Y salvo que se superen para mejor, siguen siendo el REFERENTE para la humanidad.
    Salud, amigo.

  2. Pues si. Y el miedo lo meten con idioteces como que nieve en invierno cuando el miedo real es a perder la condicion de humano y volver a ser ratas.

  3. NOTA: Para quién crea que 4.200 soldados no son muchos en una frontera como la rusa, que piense en todos aquellos que están detrás de estos (infantería, comunicaciones, …)
    Quizá no sepan que estos se pueden multiplicar por 10 fácilmente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × tres =