Boris volvió la cabeza al escuchar en una conversación la expresión “eso no es posible”. Es algo que se repetía muchas veces. Escuchaba expresiones como “eso no es posible” o “eso es imposible” que sonaban habituales en el lenguaje. Más que eso, Boris pensaba que eran habituales en el comportamiento humano. La historia de la humanidad se escribe entre los extremos de afirmar que algo es imposible para, a continuación, hacerlo posible. Era imposible enviar una sonda que fotografiara Plutón, pero se logró.

Para Boris era algo cotidiano. El debate interno entre afirmar categóricamente que “es imposible que me toque ese sorteo” para a continuación jugar a las quinielas, la lotería o los cupones de la ONCE. La esperanza de ganar y la desesperanza de pensar que es imposible.

La explicación a la que llegaba Boris es que cuando algo parece muy difícil de realizar, se dice que no se pude hacer. Mientras que sea una forma de hablar, no es un problema; cuando se convierta en una forma de pensar, será preocupante.

Boris prefería la lectura que hizo el boxeador Muhammad Alí cuando dijo que: “Imposible no es un hecho, es una opinión. Imposible no es una declaración, es un desafío. Imposible es potencial. Imposible es temporal. Imposible no hay nada”. De esta sentencia: “Impossible is nothing”, se hizo más tarde una canción por parte del grupo Depeche Mode, e incluso un eslogan comercial de marcas deportivas.

A Boris le preocupa que los jóvenes caigan en el conformismo, en la desazón de pensar que algo no se puede hacer o no se pueda cambiar porque crean que es imposible. La vida es una sucesión continua de desafíos, y no se pueden afrontar pensando de antemano que son imposibles de superar. La juventud tiene que ser inquieta, inconformista, audaz, soñadora, emprendedora… Porque la juventud es el futuro, y el futuro que nos toque vivir se refleja en el espejo de la juventud actual.

La esperanza de Boris es que con el tiempo podamos decir DE los jóvenes de hoy aquella frase que se atribuye en singular a Albert Einstein y en plural a Jean Cocteau: “como no sabían que era imposible, lo hicieron”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorLas peleas políticas entre magistrados del Supremo en la sentencia de las hipotecas apuntillan a la Justicia
Artículo siguienteLas redes se incendian con Albert Rivera y su gazapo machista
Profesor Titular de Universidad de la Universidad de Cádiz, en el Departamento de Estadística e Investigación Operativa, adscrito a la Facultad de Ciencias del Trabajo. Ha sido Vicerrector de Alumnos de la Universidad de Cádiz (desde el año 2003 hasta el 2013) y Vicerrector de Responsabilidad Social y Servicios Universitarios de la Universidad de Cádiz (desde 2013 hasta 2015). Durante estos doce años, ininterrumpidamente, ha tenido entre sus competencias el Área de Deportes de la Universidad de Cádiz. Ha promovido la creación del Aula Universitaria de Fútbol de la Universidad de Cádiz, y en estos momentos ocupa el cargo de Director del Aula de Fútbol. Tiene el título de Entrenador Nacional de Fútbol con Licencia UEFA-PRO. Ha entrenado en las categorías Infantil y Cadete del Cádiz C.F. desde el año 2010 hasta la actualidad. Además, en el Cádiz C.F. ocupa el cargo de Coordinador de Delegados y Auxiliares de Fútbol Base desde el año 2014.

1 Comentario

  1. El Castillo de Neuschwanstein es una construcción de ensueño rodeada por un hermoso paisaje que inspiró al mismísimo Walt Disney para la creación del castillo de la Bella Durmiente.
    hay varios videos muy buenos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − nueve =