En una semana irrepetible, la pasada, dos líderes políticos de la izquierda han dominado la actualidad. Pablo con su moción de censura y Pedro con el congreso que le ha permitido certificar su victoria. Muy pronto las encuestas dictarán sentencia.

Antes de seguir, viene a cuenta recordar que la toma de conciencia de los propios traumas constituye un paso necesario para superarlos, incluso aunque no tengan cura. A tantos españoles que se han tirado media vida, o toda, reivindicando la memoria, es normal que les suenen las alarmas en cuanto escuchan que un partido político necesita olvidar para sobrevivir. O también cuando los dirigentes de otro partido pierden los nervios cada vez que alguien les recuerda una deuda contraída.

Tenemos a Pedro Sánchez, víctima en el pasado octubre de quien, según dicen, dijo de él que “no sirve, pero nos sirve”. Qué felices se las prometía Susana utilizando a Pedro a su conveniencia, tras una más que deficiente lectura de las consecuencias políticas de la crisis económica. Pues bien, tras triunfar en las primarias, en las ponencias del congreso le ha convenido excluir las maldades y componendas que la andaluza y los suyos organizaron para conseguir que “dimitiera”. Calificaremos de olvido pacificador y de ámbito solo interno la actitud de Pedro, destinada a evitar conflictos futuros no haciendo sangre en el presente. Aunque sabiendo cómo se las gastan los suyos, no hay nada asegurado. 

Y también está Pablo Iglesias, el hombre que no se llama así por casualidad según sus propias palabras, pues por mucho que los demás hablen de él nunca lo harán tanto como él lo hace de sí mismo. Fue el 4 de marzo de 2016, fecha en la que cometió un error de cálculo, nada inocente, porque no fue tropiezo ni trampa de un tercero el que decidiera libremente comprar aquel tocomocho demoscópico que llevaba un premio, el del “sorpasso”, que resultó ser falso. Ahora tiene traidores dentro que filtran hacia fuera papeles comprometedores.

Ambos vienen de triunfar en sendas batallas en sus partidos. En Vista Alegre 2 Pablo, con la mayoría del aparato de Podemos a su favor, solo consiguió el apoyo efectivo del 19,7% de los inscritos, pues en el escrutinio en el que competía con errejonistas y anti-capi le votó el 58%, pero de una participación en las urnas del 34%. En cambio, un Pedro contra la gestora, contra los ex presidentes socialistas del gobierno, contra los barones, contra los grupos de comunicación más importantes y que no podía lucirse como diputado, consiguió el 21 de mayo un apoyo del 40% del censo total, más del doble que Pablo, pues apostaron por el más del 50% de los que acudieron a las urnas, que fueron el 80% de los afiliados al corriente de pago. Sí que ha sido sorpresa comprobar que, tras sendas crisis internas, los afiliados del PSOE están mucho más movilizados que los de Podemos.

El olvido que le conviene a Pedro, en tanto en cuanto es de orden interno, puede funcionar. En cambio, Pablo lo tiene más complicado, pues los adversarios tienen siempre buena memoria. Necesita tanto que se olvide su negativa a la investidura de Pedro que no son pocos los que piensan ahora que el principal motivo de la moción de censura, además de hacer daño a un PSOE en crisis, era el de forzar a este partido a una votación en el Congreso que se pareciera a la de Podemos de aquel 4 de marzo, en una acción destinada a dar munición a esas decenas de activistas que en las redes y los foros de noticias se enfrentan a muchas personas, cada día más, que les recuerdan la fecha maldita. Y si usted no se lo cree, recorra los digitales. Ahora podrán acusar al PSOE no de una ni dos, sino de tres traiciones a Podemos. A saber: primero, la negativa a pasar por el aro ardiendo de la rueda de prensa tras el 20D, después la abstención que permitió seguir a Rajoy y, por último, esta moción de censura. Se obstinan en falso porque, si pensaran, se les caerían los esquemas. Tras el 20D hacían falta los nacionalistas, ante la investidura de Rajoy se abstuvo un PSOE que ya no existe y con la moción de censura tampoco daban los números porque, para muchos, Iglesias está más para ser prescindible que presidenciable.  

En cambio, ante aquella investidura de Sánchez, únicamente fallida porque Podemos votó con el mismo NO que el PP, habría bastado que Iglesias no hubiera hecho pública su postura, dejando honestamente libertad de voto a sus afiliados, para que aquella consulta interna que celebraron y en la que solo participó el 38% de los inscritos ofreciera, quizás, un resultado distinto. Por ejemplo, el de abstenerse, y hoy Rajoy, en lugar de testigo tendría que acudir al tribunal de la Gürtel vestido como le corresponde, con el traje de imputado. Probablemente.

En resumen, por mucho que insistan los de Podemos, en los últimos quince meses la única ocasión efectiva e indiscutible de sacar a Rajoy del gobierno sin pasar por ningún otro trámite fue la que de manera calculada impidieron Pablo Iglesias y los suyos, convirtiéndose en colaboradores necesarios para que los que ellos mismos, muchos españoles y no pocos jueces denominan “organización criminal”, siguiera en el gobierno de España. Un lastre de los que marcan para toda la vida.

Y ahora, en la moción de censura, Iglesias renunció desde el primer momento a conseguir que Rajoy fuera derrotado y a promocionar su propia candidatura a la presidente del gobierno.

Para lo primero podría haber ofrecido su dimisión inmediata de todo, con regreso a la Facultad,  a cambio del voto a favor de PSOE y Ciudadanos, lo que habría expulsado a Rajoy del gobierno y acelerado la convocatoria electoral. 

Para lo segundo, lo de promocionar su candidatura, podría incluso haber enviado un mensaje a Catalunya anunciado que, de salir elegido, convocaría un referéndum en toda España para decidir de una vez sobre República o Monarquía. No se ha atrevido a ser el único en algo tan radical como necesario y hoy es, para todo el mundo, más cobarde que los de las Juventudes Socialistas, que consiguieron bloquear durante dos horas el congreso de Sánchez en defensa de un compromiso similar del PSOE ante los españoles.

Por motivos que nunca sabremos, así como tampoco si tal actitud ha sido un error o un acierto, durante la moción de censura el PSOE decidió no hacer daño en la herida aún sangrante  de Pablo Iglesias, pues Ábalos podría haber condicionado cualquier negociación futura con Podemos a pedir perdón por lo de aquel 4 de marzo, y hubiera podido hasta presumir de exigirlo no tanto por el daño infligido al PSOE, que no ha sido poco, sino a todos los españoles. Pedro Sánchez tampoco ha insistido en esa línea y anoche oímos a Narbona decir lo mismo que a Borrell hace tiempo: los de Podemos son como “nuestros hijos”, siempre radicales. Seguro que a muchos socialistas no les parece bien tanta comprensión cuando se juega con las cosas de comer.

Así que tuvo que ser Rivera quien pusiera la guinda, ya que un Iglesias en franca decadencia no se atrevió a sorprendernos. Contra toda lógica, el de Ciudadanos le recordó lo del 4 de marzo y Pablo cayó, otra vez, en la trampa de dar protagonismo a su enemigo más odiado. Porque, me pregunto ¿qué sentido tenía que Rivera acusara a Iglesias de no haber dejado gobernar a Sánchez, si aquel pacto de Ciudadanos con el PSOE habría dejado a los “naranjas” en tierra de nadie, contradiciendo además su posterior giro para mejorar la búsqueda de votos entre los que se vayan avergonzando por tanta corrupción en el PP? Es probable que Albert intuya, y hasta puede que acierte, que la apertura del PSOE hacia Podemos le puede abrir los brazos de algunos votantes socialistas que jamás perdonarán a Iglesias que “matara” a su secretario general en aquella investidura, y todo lo que han sufrido después para poder resucitarlo.

No hay final que no regrese al principio. Decíamos de las encuestas y la de hoy, la de “El Español” de Pedro J. no hace sino redundar en lo mismo que el último CIS y todas las demás del segundo trimestre. Esta se ha realizado después de la censura de Pablo pero antes del Congreso de Sánchez. Suben los de Rivera y los de Pedro y bajan los extremos, Podemos y PP. Una tendencia que no hará sino acentuarse en los próximos meses y que convierte a PSOE y Ciudadanos en los más interesados en celebrar elecciones anticipadas, aunque eso no ocurrirá con Rajoy en el Gobierno.

Con este panorama, Iglesias solo podrá perder o perder, cosa que les ocurre a los jugadores que solo apuestan en posiciones de ventaja y, si no ganan, tampoco saben rendirse dignamente. O perderá coherencia y desmoralizará a sus militantes bloqueando una posible moción de censura pactada entre Sánchez y Rivera para forzar nuevas elecciones, o perderá diputados acudiendo a contra pie a esas mismas elecciones, porque ya no le convienen.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorNada que celebrar
Artículo siguienteEl nuevo Pedro Sánchez
Nacido 1951, Madrid. Casado. Dos hijos y dos nietos. Cursando el antiguo Preu, asesinato de Enrique Ruano y la canción de Maria del Mar Bonet. Ciencias Políticas. Cárcel y todo eso, 1970-71. Licenciado en 1973 y de la mili en 1975. Director comercial empresa privada industrial hasta de 1975 a 1979. Traslado a Mallorca. de 1980 a 1996 gerente y finanzas en CC.OO. de Baleares. De 1996 hasta 2016, gerente empresa propia de informática educativa: pipoclub.com Actualmente jubilado pero implicado, escribiendo desde verano de 2015, con unos 170 artículos publicados, sin ningún compromiso, en diversos medios.

9 Comentarios

  1. ¡¡Animo Pedro!! ¡¡Vas por el camino correcto!!
    Cuando nadie daba nada por tu proyecto, ganastes las primarias con el 50% de los votos.
    Cuando la caverna hablaba de desunion y guerras internas, ganaste el congreso del PSOE con mas del 70% de los votos.
    Cuando pasen los Gongresos regionales y provinciales del otoño, tendras mas del 90% de los votos.
    Ahora a trabajar con Iglesias y Rivera……
    Si estos dos pardillos, que llegaron con el lema de la “nueva politica” siguen siendo, por su actitud obstrucionista de “vieja politica”, los que garanticen a Rajoy en el gobierno, esperaremos a las elecciones. Pero para entonces los votantes ya habran tenido pruebas sufcientes de que la unica opcion real , para terminar con el gobierno de ladrones y corruptos del PP, es el PSOE.
    ¡¡Animo y adelante!!

    • Los q pusieron a rajoy en el gobierno fue el psoe y ciudadanos… rajoy obtuvo la confianza de los 2 grupos parlamentarios q lo pusieron como presidente…

      Dices ahora a trabajar con iglesias y rivera, para después llamarles pardillos, representas el espíritu del psoe 100% tú sí q sí, q no trata a podemos de igual a igual si no como a unos pardillos, mientras hace un discurso para ganarse a sus votantes, todo muy lógico, muy psoe y mucho psoe!!

  2. Artículo largo y malo. Pedro es un ángel y Pablo el demonio. En realidad en el PsoE no ha cambiado nada, sólo las caras. Siguen proponiendo un pacto con la derecha y un veto a los “independentistas” (ERC y Bildu), que sí son de izquierdas. Siguen tomándonos el pelo, eso tampoco ha cambiado. Pero ya no cuela. El hostión del PsoE va a ser fino.

    • A mi también me habría gustado no escribirlo, pero debo ser honesto conmigo mismo. Y si as alguien con tu nombre justifica que Pablo no haya aprovechado la moción para asumir un compromiso republicano, estás obligado, por coherencia, a justificar cualquier cosa de cualquier político en función de algo tan subjetivo como la conveniencia, también llamada táctica y estrategia. Por cierto, al margen de las opiniones, hay alguna mentira?

      • No dudo de tu buena voluntad, tu profesionalidad etc, me gusta el artículo, estoy de acuerdo en mucho de lo q dices pero hay cosas q no…

        Si ciudadanos no hubiera nacido en el resto de españa para frenar a podemos, tendría todo el sentido tu artículo… y con la información objetiva de q P.Sanchez confesó q no le dejo la cúpula de su partido llegar a un acuerdo con podemos…

        ¿qué mejor estrategia para no pactar con podemos, que pactar con ciudadanos? ciudadanos, q nació para q podemos no gobernara… según el presidente del BBVA el podemos de derechas o algo así… creo q no puede ser mas evidente, bajo mi punto de vista

        No hubo gobierno, porque el PSOE prefirió segundas elecciones q realmente llegar a un acuerdo de gobierno… Es fácil decir desde el psoe: no llegó a un acuerdo siendo la responsabilidad de sanchez q la cámara deposite su confianza en él… y les echo la culpa, y ya vendrán poderes de todos lados a defender esa postura… xk pedro no gustará, pero podemos es el demonio para según quién.

        • Soy de la opinión de que cada organización debe pensar en las consecuencias directas e inmediatas de sus propias decisiones en un momento dado. Para ir al grano, yo defendí que Pedro Sanchez aceptara la propuesta de Iglesias en aquella rueda de prensa, por muy impertinente que fuera. Pero ya sabemos que a Sánchez le cortaron las alas los suyos. Después vino lo del 4 de marzo, y defendí que Iglesias dejara gobernar a Sánchez, porque era la oportunidad de sacar al PP de todas partes y provocar a los franquistas disfrazados una crisis de la que, probablemente, no levantarían cabeza. Que luego viene Ciudadanos, ¿y qué? ¿Es que acaso alguien piensa que la derecha va a desaparecer? Pero lo importante era sacar al PP. Hoy, todavía sigue siéndolo, y parece mucho más difícil que hace quince meses.

          • Estoy de acuerdo con tu planteamiento la verdad… y creo q puede q no estuvieran a la altura del momento ni unos ni otros… ellos son los q tenían q llegar a un acuerdo y por unas cosas o por otras no llegaron… ¿Culpables? Yo creo q la cúpula de los 2 partidos.

            De los errores se aprende (o no) pero espero q los 2 partidos, en esta ocasión, hayan recapacitado y veamos mas “pactos” y menos “trastos” a la cabeza. Y creo q ha servido, para q gran parte de las bases de psoe y podemos, y sus líderes hoy vean con mejores ojos un pacto y estén dispuestos a ceder mas q en las primeras elecciones.

            Yo creo q el camino está en el pacto, el diálogo… ¿qué no se puede echar a Rajoy ahora mismo? pues a entablar buenas relaciones para un futuro gobierno, y de momento legislar lo mejor posible para todos. Creo q Sanchez va por buen camino, (debiera desconfiar mas de ciudadanos, si no lo hace ya… aunque si es verdad q ahora puede ser útil para legislar juntos). Es hora de olvidarse de las pasadas elecciones y luchar por un presente y futuro mas próspero e igual para todos, y tiene q ser con mas unión…

            Y me parece muy digno, humilde, comprometido con tus lectores… q tengas la amabilidad y la atención de contestar!

  3. Intento contestar siempre, aunque resulta mucho más satisfactorio cuando el tono es correcto aunque haya discrepancias, como es tu caso que, por cierto, así como te llamas, te veo muy preocupado por algo fundamental, la ley electoral, de lo que tengo escrito algo, y también con algún amigo encontrado igualmente en los foros, y alguna batalla medio ganada al Ministerio de Interior, en fin, algún día volveré con un artículo sobre el tema. El caso es que los resultados del 20D (sobre los que he trabajado y sigo sospechando que hubo trampa del gobierno) fueron la oportunidad perdida. Ahora, en peores condiciones para la izquierda, el problema sigue siendo Catalunya y no veo ni a PSOE ni a Podemos con la valentía necesaria para ganar, intentarlo al menos, esa batalla de la única forma posible: convocando en toda España a decidir República o Monarquía. Seguimos.

    • Yo entiendo y respeto si no hubieras contestado, por que no puedas o tengas cosas que hacer…

      Siendo sinceros, en efecto… lo q no me gusta es la ley electoral general, más bien la circunscripción electoral provincial, q me parece totalmente injusta ya q añade valor a algunos votos y resta a otros, dependiendo de donde vivas, o donde estés empadronado (q hay mucho fraude con el empadronamiento…). Creo q es injusto q un voto valga mas q otro.. y beneficia a los nacionalistas pp, psoe y podemos, e iu ha sido especialmente castigada por el sistema electoral… si fuera 1 voto 1 persona, con una circunscripción nacional, es muy posible q hubieran dado los números psoe+podemos+iu para gobernar

      A mi el tema Catalán me preocupa, ya se “hizo un apaño” a principios de siglo con el tema catalanista de la mano de una declaración de república española… y creo q desde un gobierno “fraterno” y un estado republicano sería mas fácil frenar el independentismo… pero me preocupa además no por los nacionalistas ni todo este rollo… si no por la gente de izquierdas de este país, q hay mucha q apoya la independencia de la mano de ciu además de un territorio rico y con razones q se me parecen mas a los grandes movimientos nacionalistas (los fascistas, q a todos los definía el odio por lo distinto, y el sentimiento nacionalista) q a un posible estado justo y solidario, debemos ayudarnos, no pelearnos..

      A mi me gusta debatir, a veces puedo llegar a ser pedante, muy crítico o muy vehemente, pero nunca lo hago con mala intención, xq “escribo en la prensa cosas q no arrastre el viento, utilizo el lenguaje para luchar pues es la única arma q tengo”

      Para pactar, llevarse bien, para no independizarse, es indispensable buscar los puntos de unión y “apartar” nuestras diferencias, creo q así hasta psoe y podemos podrían ser verdaderamente fuertes electoralmente hablando, pero sus diferencias, discusiones a veces por tonterías… nos crispan a los votantes y a ellos mismos

      Ha sido un placer, un saludo y ya te leeré!!

      por cierto, el formato de los comentarios esta muy bien, y prácticamente nunca te censuran… pero tiene un pequeño fallo y es q a veces se hace un tanto difícil mantener una conversación, cosa q en otros diarios no pasa, ya que puedes acceder a tus propios comentarios y no tienes que andar buscando la noticia, creo q si hicieran algo al respecto ayudaría a que la gente comentara mas, lo q se posiblemente se tradujera en mas visitas y mas clics.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

catorce − Diez =