Mensajeros de la Paz, desde ayer, Día Internacional de la Mujer, se suma a las movilizaciones sociales que se han organizado a nivel mundial proponiendo, contra la desigualdad, memoria. Y para la empatía, ejemplos de empoderamiento. Por eso la ONG expone en su escaparate más célebre, la iglesia de San Antón de Madrid (C/ Hortaleza, núm 63), un panel de imágenes y citas de referentes femeninos.

“Prefiero que comparen a la mujer con la Virgen a que digan que lleva el demonio dentro”, declara el padre Ángel, presidente de Mensajeros, aludiendo a unas recientes y polémicas declaraciones. “En muchas ocasiones la Virgen fue la que se atrevió a hablar primero, fue una revolucionaria. Se sentía orgullosa de ese Hijo que derriba del trono a los poderosos”, señala el sacerdote, que confiesa haber vivido entre mujeres, “que son las que más fuerza y conciencia tienen para dedicarse a lo social”.

El panel de homenaje en S. Antón visibiliza a diferentes mujeres históricas o de la actualidad, que representan distintas culturas y destacan por poner su profesionalidad al servicio del compromiso social.

 

Construir con la palabra

El recorrido que se expone empieza por aquellas que, con su palabra, sus experiencias y su práctica feminista contribuyeron o contribuyen a la construcción de una cultura de igualdad. De la poeta Rosalía de Castro a Concepción Arenal, la abogada que luchó por humanizar las cárceles. De Clara Campoamor (la primera mujer que habló en las Cortes, impulsora del sufragio femenino en España) a la escritora Gloria Fuertes, que además fue amiga del padre Ángel. Y de la filósofa María Zambrano (quien defendió el amor como herramienta de conocimiento, contra la guerra, el hambre y el drama del exilio) a Helena Maleno, la activista que con más fuerza denuncia en la actualidad las muertes de inmigrantes en nuestras costas.

“Prefiero que comparen a la mujer con la Virgen a que digan que lleva el demonio dentro”

 

Luchadoras por derecho

En otras latitudes, la velocidad a la que están deshaciéndose los derechos conquistados es mayor, y por eso en el panel también hay rostros que intentan cambiar el mundo desde Asia, África y América Latina. De la escritora y activista india Arundhati Roy, a la joven pakistaní Malala Yousafzai, cuyo Premio Nobel de la Paz llenó de orgullo al mundo entero, por recordar que “algunos niños no quieren consolas. Quieren un libro y un bolígrafo para ir al colegio”.

También aparecen en el panel la liberiana Annie Nushann o la guatemalteca Rigoberta Menchú, que además suele nombrar a otra mujer, su madre, en muchas de sus reivindicaciones feministas: “Mi madre me decía: yo no te obligo a dejar de ser mujer, pero tu participación en la lucha debe ser igual a la de tus hermanos”.

Por último, la madre Teresa de Calcuta y Karoline Mayer, la misionera a la que se conoce como “la Madre Teresa de Latinoamérica” son otros dos ejemplos de entrega a la lucha por los derechos más básicos del ser humano.

 

Mujeres-árbol

La keniata Wangari Maatai y la misionera en Brasil Dorothy Stang representan que el frente femenino de defensa del medio ambiente es mundial. También la hondureña Berta Cáceres, que antes de ser asesinada (como Stang) había vivido convencida de que una bala muere al detonarse, pero que la palabra vive cuando se replica.

 

Mística contra el dolor

Las últimas “mensajeras de la paz” del panel son Simone Weil, Edith Stein, Etty Hillesum y Hannah Arendt. Cuatro figuras relacionadas con la mística, la filosofía y el dolor de una sociedad deshumanizada durante y después de los campos de concentración de la II Guerra Mundial.

Todas estas mujeres proponen alternativas a las violencias sociales desde el respeto, la reivindicación, la búsqueda de libertad y el amor verdadero a los demás. Visibilizarlas pretende ser un gesto para la construcción de paz., declara el padre Ángel, presidente de Mensajeros, aludiendo a unas recientes y polémicas declaraciones. “En muchas ocasiones la Virgen fue la que se atrevió a hablar primero, fue una revolucionaria. Se sentía orgullosa de ese Hijo que derriba del trono a los poderosos”, señala el sacerdote, que confiesa haber vivido entre mujeres, “que son las que más fuerza y conciencia tienen para dedicarse a lo social”.

El panel de homenaje en S. Antón visibiliza a diferentes mujeres históricas o de la actualidad, que representan distintas culturas y destacan por poner su profesionalidad al servicio del compromiso social.

 

 

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 1 =