Tertulias de Llanes, una asociación asturiana para la difusión de la memoria histórica, ha organizado un amplio homenaje en Asturias a la Unión Militar Democrática (UMD), organización militar clandestina antifranquista de la época de la Transición.

La asociación promotora cuenta en el apoyo y colaboración de diversas instituciones del Principado, entre ellas ayuntamientos, incluyendo el ayuntamiento y la universidad de Oviedo. También colabora el Foro Milicia y Democracia.

Los actos tienen lugar los días 21 y 22 de abril y han sido invitados antiguos miembros de la UMD que impartirán el jueves la clase de Historia en diferentes institutos del Principado, clase que versará sobre la actuación de los hombres de la UMD en los años finales del franquismo y principios de la Transición y la situación del Ejército en la época.

La Unión Militar Democrática (UMD) fue una organización militar clandestina y antifranquista que fue fundada el 31 de agosto de 1974 en Barcelona a instancias del entonces comandante de Ingenieros Julio Busquets junto con otros once capitanes de las tres armas del Ejercíto que elaboraron un ideario en el que solicitaban para España libertad y democracia. En julio de 1975 nueve de sus miembros primero y mas tarde otros cinco fueron procesados por la Justicia Militar . Diversos consejos de guerra, con la democracia vigente en España, condenaron y expulsaron de la Fuerzas Armadas a nueve de ellos.

Los hombres de la UMD redactaron documentos que se enviaron a los cuarteles y a los líderes de los partidos políticos de la oposición clandestina con los cuales también se tomó contacto y desarrollaron una gran actividad. Recibieron todo el apoyo en un principio, apoyo que se fue diluyendo conforme se aplicaban los pactos de la Transición. Mantuvieron también contactos con Don Juan, el padre del Rey Juan Carlos, y con un enviado especial de este en el que les solicitó su apoyo en un momento determinado. Vigilados  por los servicios secretos del Estado, algunos generales del franquismo se plantearon la eliminación fisica de ocho de ellos. Fueron excluidos de la amnistía de otoño de 1977 por presiones de los generales franquistas, a pesar de que todos los grupos parlamentarios estaban de acuerdo. Se habían autodisuelto en junio de 1977 tras las primeras elecciones libres, por coherencia con su ideario y para no servir de coartada a organizaciones clandestina de otro signo.

Todos los intentos de algunos diputados para que más tarde se les aplicase la amnistía fueron rechazados por el PP cuando tuvo la mayoría y por los sucesivos ministerios de Defensa, los del PSOE incluidos. En 1987, por iniciativa de Alfonso Guerra, se les aplicó una amnistía descafeinada que les obligó en la práctica a ingresar en la reserva. No obtuvieron destino alguno y la política oficial les condenó al ostracismo. Líderes socialistas  en el poder no se cansaban de repetir que el asunto de la UMD no les quitaba el sueño. Paralelamente, los hombres de la UMD que no habían sido procesados fueron perseguidos con negativas de destino, traslados forzosos, calificaciones negativas para el ascenso y arrestos desorbitados por faltas comunes.

Recibieron eso sí, el reconocimiento de organizaciones civiles como el de los Abogados e Atocha, asesinados por la extrema derecha, perlo durante unos años una capa de silencio fue colocada por los poderes públicos sobre su memoria.En el 2010, con Zapatero en el Gobierno, el Consejo de Ministros hizo un reconocimiento explícito de la labor de la UMD y la ministra de Defensa, Carme Chacon impuso a los procesados la medalla al mérito militar para “los valientes militares de la UMD”. Habían pasado 34 años. Todos estaban muertos, en la reserva o retirados.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × cuatro =