Hollywood da la espalda a Woody Allen tras conocer por su hija adoptiva, Dylan Farrow, que su padre abusó de ella cuando tan sólo tenía siete años.

Dylan Farrow, ha recordado las acusaciones que emitió en 2014, cuando narró cómo el cineasta había abusado sexualmente de ella cuando era pequeña.

El joven actor Thimotée Chalamet ha secundado la iniciativa de su compañera Rebecca Hall y también donará el salario recibido por su participación en la última película del director neoyorquino, ‘A rainy day in New York’, a tres organizaciones benéficas, entre ellas el fondo de defensa legal ‘Time is up’, un movimiento contra el acoso sexual creado por centenares de actrices y productoras de Hollywood. “Quiero merecer estar junto a los valientes artistas que están luchando por que toda la gente sea tratada con el respeto y la dignidad que merecen”, afirma Chalamet en su cuenta de Instagram.

En los tiempos del #MeToo, y después de los escándalos sexuales de Harvey Weinstein o de Kevin Spacey, es ahora el prestigio de Woody Allen el que se precipita en caída libre. La decisión de Chalamet (nominado a un Globo de Oro al mejor actor por su trabajo en ‘Call me by your name’) se añade a la mesa redonda que organizó Oprah Winfrey en la cadena CBS y en la que, rodeada de alguna de las mujeres que lanzaron la plataforma ‘Time is up’ (entre ellas Reese Witherspon, Shonda Rhimes o Natalie Portman’lanzó la letal pregunta: “¿Ya se ha acabado el tiempo de Woody Allen?”. A lo que Portman respondió, mientras sus compañeras de mesa asentían con la cabeza: “Yo te creo, Dylan Farrow”. La protagonista de ‘Cisne negro’ se refería a la hija adoptiva de Woody Allen y Mia Farrow, que ha acusado en los últimos años al realizador de haberla sometido a abusos sexuales cuando era niña.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diez − 8 =