La aún precandidata a las primarias del PSOE y presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, tiene previsto dar un giro copernicano a su estrategia de campaña cuando a partir del próximo 26 de marzo se presente ante sus seguidores en un abarrotado pabellón de Ifema en Madrid. Ofrecerá un mensaje algo más de izquierdas de lo que tenía previsto inicialmente, pese a que este hueco ya se lo ha ganado mediáticamente su rival Pedro Sánchez. Holanda ha marcado el rumbo a la socialdemocracia española, ni siquiera ha hecho falta esperar a las elecciones en Francia.

El motivo no es que sus compañeros de viaje hacia la secretaría general del partido le hayan cogido el sitio sino sobre todo la contundencia de los hechos. La razón no es otra que el fuerte retroceso que han experimentado los socialdemócratas en Holanda en las elecciones del pasado día 15, después de haber mantenido un gobierno de coalición con los liberales, que sí han vuelto a reeditar la victoria en las urnas, pese a perder ocho escaños, en detrimento de un batacazo monumental del Partido Laborista, que han pasado de tener 38 diputados a quedarse con solo nueve.

El peso de los hechos es una excelente brújula para calibrar el talante político de la sevillana y el gobierno autonómico en Andalucía es, hoy por hoy, el termómetro que mide la hoja de ruta que la baronesa andaluza quiere para el futuro del PSOE desde Ferraz. En los casi dos años de gobierno que Díaz ha mantenido con el apoyo de Ciudadanos, las políticas de izquierdas han brillado por su ausencia y la inestabilidad de dos pilares básicos de su fuerza que ella intenta pregonar a los cuatro vientos, la sanidad y la educación, han puesto en serios aprietos el Gobierno socialista en Andalucía.

Los recortes que han ocasionado este descontento vienen ordenados desde Madrid a causa de la crisis, pero la reordenación hospitalaria que se ha implantado progresivamente en Andalucía la firmaron exclusivamente los gobiernos socialistas autonómicos de José Antonio Griñán primero y Susana Díaz después. Decenas de miles de andaluces se han echado a las calles en los últimos meses para pedir “una sanidad pública de calidad”. Solo así han logrado tumbar un proyecto personal de Díaz que pretendía externalizar servicios para ahorrar costes a las arcas públicas, con el consiguiente deterioro de la calidad de los servicios sanitarios públicos.

También el mantenimiento y protección de la política de conciertos con centros privados, religiosos en su mayoría, evidencia el deterioro de la educación pública en la región, que pese al descenso poblacional no redunda en una mayor redistribución de la calidad del sistema educativo andaluz.

Susana Díaz y todos los barones que la respaldan en su candidatura –entre ellos el asturiano Javier Fernández, el extremeño Guillermo Fernández Vara o el aragonés Javier Lambán entre otros– están muy lejos de las políticas “de izquierdas” que defiende y patrimonializa en exclusiva el ex secretario general Pedro Sánchez. Díaz y sus barones abominan del izquierdismo de Podemos y de todo lo que represente una política asamblearia y participativa desde abajo.

La abstención al PP de Mariano Rajoy que promovió la gestora socialista y que ocasionó el cisma en el partido será el caballo de batalla de toda la campaña de primarias en cuanto a contenido programático se refiere. Una gran mayoría de la militancia y de los simpatizantes socialistas siguen sin entender que se haya dejado gobernar a los populares y que solo haya servido para dejarse retratar juntos en algunos proyectos sociales de limitada envergadura mediática que en absoluto sirven para limpiar una imagen de distanciamiento con la derecha de este país, algo que no perdonarán jamás muchos militantes históricos con muchos decenios de carné.

Los resultados electorales de Holanda, más allá del freno a un partido xenófobo, han servido para calibrar el retroceso que la socialdemocracia está experimentando en buena parte del continente, sobre todo después de haber practicado políticas de acercamiento o incluso de gobiernos en coalición –como es el caso de Holanda– con partidos liberales o conservadores.

Susana Díaz ha tomado buena nota del ejemplo holandés y no quiere que sus contrincantes, sobre todo Pedro Sánchez, la retraten como una socialista socialiberal, aunque los mensajes que el ex secretario general ha ido dejando en sus mítines más recientes apuntan que pondrá sobre la mesa toda su artillería pesada en este sentido y estas dos visiones distantes de concebir el socialismo en España, la suya y la de una candidata, la baronesa andaluza.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

4 Comentarios

  1. ¡¡A buenas horas, pide unión la buena señora!!
    ¿Unión ahora, cuando has sido tu, Susana, la que te has encargado de desunir?
    ¡¡Que poquita vergüenza!!
    ¿De verdad crees que los militantes tenemos tan poca memoria?
    Nos acordamos perfectamente del día en que entraste en la sede como un caballo en una cacharrería y te lo llevaste todo por delante, con la única intención de secuestrar mas de cinco millones de votos y regalárselos a la derecha mas corrupta y casposa de Europa.
    ¿A ti se te ha olvidado ya?
    Pues no hace tanto tiempo, solo cinco meses.
    Y a nosotros no se nos va a olvidar aunque pasaran cincuenta años.
    NO ES NO a dar soporte al PP y SI ES SI a devolver al PSOE al lugar de donde nunca debió salir: La izquierda progresista y renovadora.
    ¡¡Animo Pedro, estamos contigo!!

  2. Como gane la secretaria la susana entonces va ser cuando se hunda el psoe va ha tener dos sillones y dos sueldazos con la que está callando y otro cobrando 400e al mes en trabajos precarios

  3. El PZOE, ez muxo PZOE,.- Aquella frase que si se dijnera en otra boca tendría algún sentido, pero dicha por la derechona más sucia y reclacitrante, da asco. Gonzalez, Guerra, Diaz, ex-Presidentes y toda la mala calaña del PSOE andalúz, dejad al pueblo que viva y vosotros dejad de vivir de él.
    ! ADELANTE ¡ PEDRO SANCHEZ.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco × 4 =