El tertuliano y colaborador de prensa Hermann Tertsch sólo tendrá que pagar 12.000 euros por difamar con mentiras al abuelo del líder de Podemos, Pablo Iglesias, al que acusó de ser un “miliciano criminal” que participó supuestamente “en sacas, es decir, en la caza de civiles inocentes desarmados en la retaguardia en Madrid”. Mientras tanto, sigue sin publicar la sentencia condenatoria en Twitter ni en ABC.

El tertuliano político sigue sin publicar en Twitter y ABC la sentencia que lo condena por difamación y calumnia

Una sentencia del juzgado de Instrucción número 3 de Zamora, con fecha del pasado 31 de julio, confirma el fallo de primera instancia que obligaba al asiduo colaborador de prensa a indemnizar con 12.000 euros a la familia del líder de Podemos, así como a difundir su contenido en el diario ABC, donde publicó la columna en la que acusaba con mentiras al abuelo de Pablo Iglesias. La justicia también lo condena a difundir el contenido de la sentencia en la red social Twitter.

Lejos de comenzar a cumplir esta condena y a hacerla pública en Twitter, Tertsch ha dedicado buena parte de sus últimas entradas en esta red social a retuitear a seguidores que alaban y avalan sus mentiras, acreditadas ahora como tales por la sentencia judicial hecha pública este miércoles. Además, persiste en la mentira al asegurar que otras publicaciones insistían un año antes, sin consecuencias judiciales, en los mismos argumentos por los que ahora ha sido condenado por su publicación en el diario ABC.

También el director del programa de tertulia política de la cadena radiofónica Esradio, dirigida por Federico Jiménez Losantos, ha alabado al tertuliano condenado, al que ha definido como “uno de esos pocos periodistas que se atreven a criticar a los que mandan incluso aunque manden los teóricamente ‘suyos’. En un país con tanto lacayo vocacional, es una rara avis”, añade. Y también le agradece tenerlo como tertuliano en su programa radiofónico.

La sentencia condenatoria apunta que “en el texto publicado se utilizan expresiones inequívocamente atentatorias contra el honor del actor [demandante] y de sus familiares” y considera acreditado que Tertsch cometió una intromisión ilegítima en el honor del difunto Manuel Iglesias Ramírez, abuelo del líder de Podemos, y también en el de su hijo, Francisco Javier Iglesias, y otros familiares.

El artículo del tertuliano radiofónico y colaborador de prensa fue publicado en ABC el pasado 17 de febrero de 2016, bajo el título El abuelo de Pablo. “No se trata de una mera crítica, opinión discutible, manifestación subjetiva sometida a contraste, sino que directamente se le está acusando de una conducta grave y con trascendencia si repercute contra personajes públicos”, subraya la Audiencia Provincial de Zamora sobre el artículo de Tertsch.

“El hecho de que estos deban soportar las críticas, como personas públicas, no justifica el hecho de la publicación de una información notoriamente falsa e incierta —pues a tenor de lo actuado no cabe definirla de otra forma—, sobre todo cuando dicha información era comprobable de forma no extremadamente complicada”, concluye el fallo judicial. El juez cree que el artículo no se debe a “un error circunstancial” y también que “no ha existido esa razonable diligencia por parte del informador para contrastar la noticia de acuerdo con pautas profesionales”.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. hermamn, lo que hay que hacer para ganarse el cacho de pan, es mejor ganárselo con dignidad, cogiendo fresas en Huelva.

  2. Hermann en un país democrático, con lo que escribe, se moriría de hambre pero aquí tiene suficiente estiércol como para que las “basuritas” que escribe le den de comer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 − trece =