“Hemos llorado con tantas y tantas mujeres que han perdido a sus hijos”. Son las palabras de Efi Latsoudi, una de las fundadoras del PIPKA, un antiguo campamento de verano para niños en la isla de Lesbos que, en 2012, fue reconvertido en lugar seguro para refugiados vulnerables. Las pronunció ayer al recoger el Premio Nansen del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, ACNUR.

“Este premio es un reconocimiento a la decisión deliberada de no denegar la dignidad a los seres humanos vulnerables que llegaron a Lesbos, y a aquellos que no lo consiguieron”, declaró Latsoudi. “El dramático incremento de las muertes de 2015 fue una pesadilla, pero no nos dimos por vencidos”.

El galardón fue entregado, en una ceremonia celebrada en Ginebra, a la propia Latsoudi y al Equipo de Rescate Helénico (HRT, por sus siglas en inglés), “por su extraordinaria labor durante el año 2015 ayudando a miles de refugiados llegados a Grecia: sus esfuerzos salvaron numerosas vidas de las traicioneras travesías marítimas emprendidas por muchos, y proporcionaron refugio seguro a los más vulnerables una vez en tierra”.

“Todo lo que hemos conseguido con solidaridad, ahora tenemos que defenderlo. Juntos perseveraremos en nuestros esfuerzos y seguiremos adelante”, concluyó Latsoudi.

En representación del HRT recogió el premio su secretario general, Konstantinos Mitragas. “La guerra, la pobreza y la persecución son los factores que hacen que la gente huya de sus países”, explicó Mitragas. “Desafortunadamente, el magnífico mar Egeo se ha convertido en una de las rutas migratorias más mortíferas del mundo”.

El secretario general del Equipo de Rescate aseguró: “Desde la primera vez que vimos a seres humanos en situación de peligro extremo, no tuvimos que pensárnoslo dos veces, fuimos a ayudarlos. Nunca buscamos el reconocimiento. Estamos verdaderamente satisfechos con la sonrisa de una persona rescatada, esa es nuestra recompensa”.

Cada uno de los galardonados ha recibido la medalla Nansen y 75.000 dólares para financiar un proyecto que complemente su trabajo. “Este premio”, quiso puntualizar Mitragas, “pertenece a los dos mil voluntarios del Equipo de Rescate Helénico, a quienes permítanme que califique como héroes, porque es nuestro deber poner en riesgo nuestras vidas para salvar otras”.

Miles de vidas

En el cénit de la crisis de 2015, PIPKA acogía diariamente a unas 600 personas, pese a que su capacidad era sólo de 150. Desde 2012, ha ayudado a más de 30.000 refugiados.

Como secretario general, Mitragas dirige un equipo de más de 2.000 voluntarios, que llevan desde 1978 realizando operaciones de rescate en el mar Egeo y en las montañas griegas. En 2015, los voluntarios trabajaron durante las 24 horas del día, respondiendo a innumerables llamadas de socorro de madrugada. Durante dicho periodo, efectuaron 1.035 operaciones de rescate, salvando 2.500 vidas y ayudando a más de 7.000 personas.

54ff11e56

En 2015 llegaron por mar a Grecia más de 850.000 personas, de las que más de medio millón desembarcaron en la isla de Lesbos. En octubre de 2015 las llegadas tocaron techo, con más de 10.000 personas por día, debido al recrudecimiento de los conflictos en Siria, Afganistán e Irak. Lamentablemente, las estimaciones apuntan a que, a lo largo del año, más de 270 personas fallecieron en aguas griegas.

El Alto Comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi, afirmó al entregar el galardón: “Cada vez que soy testigo de un acto sencillo y espontáneo de humanidad y solidaridad hacia los refugiados por parte de la gente de a pie, renuevo mi fe en que el mundo no dará la espalda a estas familias que lo han perdido todo”. El premio “reconoce también el apoyo y asistencia que el año pasado brindaron multitud de personas de Europa y de todo el mundo, quienes siguen acogiendo a los refugiados en sus comunidades y brindándoles asistencia para su integración”.

A lo largo de más de 60 años el Premio Nansen para los Refugiados de ACNUR ha reconocido a aquellos que han demostrado una extraordinaria dedicación a la causa de los refugiados. Los ganadores de 2016 fueron reconocidos con una ceremonia que incluyó discursos, poesía, danza y actuaciones musicales, a cargo del cantante senegalés Baaba Maal; la campeona del mundo de Poesía Rítmica 2015, Emi Mahmoud; los bailarines de The Grey People; y la corresponsal internacional en jefe de la BBC Lyse Doucet.

Entre quienes han recibido este galardón figuran tanto personajes célebres como héroes anónimos. Eleanor Roosevelt, Graça Machel y Luciano Pavarotti se encuentran entre los galardonados, pero también hay paladines desconocidos como el Equipo de Rescate Helénico y Efi Latsoudi, dedicados a luchar contra las injusticias que sufren las personas desplazadas forzosamente.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 2 =