Heidegger y la tercera persona. Imagen