Charo Izquierdo: “Hay que soñar en grande y disfrutar de las cosas pequeñas”

0

Su vida está marcada por el éxito y el esfuerzo a partes iguales. Nada le ha venido regalado ni le ha llegado de la noche a la mañana. Quizá porque desde que era niña destacó en su familia “por ir como las cabras, por los caminos difíciles”, ha sabido descubrir y ver senderos para llegar dónde ahora está y no dejar nunca de reinventarse.

Desde hace unos meses, Charo Izquierdo dirige la prestigiosa feria de moda Mercedes Benz Fashion Week Madrid. Antes pasó por la dirección de prestigiosas revistas femeninas (Yo Dona, Grazia y estarguapa.com), por poner en marcha su exitosa agencia de comunicación y estar al frente del portal para abuelas greatmoments.es. Además logró hacer realidad un sueño como el de escribir Puta no soy (LID Editorial) una novela que sin paños calientes, nos pone frente a la realidad de lo trata de menores con fines de explotación sexual y que denuncia “que si hay putas es porque hay puteros”, relata.

Entre sus múltiples viajes, reuniones y días a la carrera, nos recibe para descubrirnos, sin maquillaje como a ella le gusta, pero elegante hasta en la mirada, quién es la mujer que quiere poner de moda la moda española y a quien lo único que le mueve para vivir con esa plenitud y pasión es la familia que tiene.

 


 

¿Cuál es el valor que añades a una marca tan importante y de tanto calado como la  que ahora representas en Ifema?

Creo que mi pasado y mi formación en comunicación y en habilidades directivas pueden ser un valor añadido. Comunicar una marca como es la de Mercedes Benz Fashion Week Madrid y hacerlo con modernidad es parte de ese valor. Quiero digitalizar, internacionalizar, unir sector…, muchas cosas.
¡Quién te ha visto y quién te ve! Un día soñaste llegar a Ifema y ahora estás ahí ¿recomiendas soñar en grande?

Hay que soñar en grande y disfrutar de las pequeñas cosas.
¿Eres más hormiguita – caminante se hace camino al andar- o leona –hay que saltar y comerse el mundo-?

Soy las dos cosas. Creo en el trabajo construido con mucho trabajo, con mucho empeño, con mucha paciencia. El trabajo a largo plazo hecho a base de plazos cortos y medios. Pero creo también en la intuición que te hace saltar en un momento dado, que te hace coger el tren que pasa. Y todo eso siempre con la idea de comerme el mundo a veces con un buen mordisco y a veces masticando despacio. Y siempre con pasión y con la responsabilidad de querer hacer las cosas bien hechas.

 

¿El mundo de la moda tiene más egos que otros sectores o como en otros lugares en todas partes cuecen habas?

El mundo está lleno de egos. Cada uno de nosotros somos un ego, un yo. La cuestión es cómo esté manejado el ego, por defecto o por exceso. Y eso se encuentra en todos los ámbitos de la vida, aunque en la vida creativa los egos por exceso suelen estar más representados, y qué duda cabe de que la moda pertenece a la vida creativa.

 

¿La moda esclaviza a la mujer?

Todo puede esclavizar o liberar a la mujer y al ser humano en general. Afortunadamente cada vez somos menos esclavas.

 

Como directora de grandes medios de comunicación, y en especial de medios femeninos, ¿hasta dónde estos son responsables de la cosificación de las mujeres?

Yo siempre he trabajado en medios de comunicación que me han enseñado a empoderar a las mujeres. Y desde luego siempre he desarrollado una labor de empoderamiento. Los medios femeninos, en general han sido y son cómplices de la mujer y el hecho de potenciar que las mujeres se cuiden, que se pongan guapas, que valoren su imagen también empodera.

Tu novela Puta no soy fue un punto de inflexión en tu vida y la manera de reafirmar, que escribir, al igual que ser periodista, es la mejor manera de denunciar lacras y cambiar el mundo.

La novela cambió mi vida. Hay un antes y un después no solo con la novela como punto de inflexión sino con el conocimiento más en profundidad de una lacra como la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual. El saber que en pleno siglo XXI sigue habiendo esclavitud no puede dejarte inerte. Para una persona con sensibilidad social como yo ese aprendizaje está ahí permanentemente alojado en mi pensamiento y en mi corazón y dispuesto a ser puesto en conocimiento de otros permanentemente. Lo fue a través de la novela, pero lo es en mis charlas, en mis conversaciones, en mis conferencias. No es posible que las mujeres, que las niñas, que los seres humanos sean engañados y vendidos para que unos pocos se lucren. Es muy importante difundirlo y contar, una vez más, que entre el 80 y el 90 por ciento de las mujeres que ejercen la prostitución no lo hacen libremente, sino que son o han sido víctimas de trata con fines de explotación sexual. Es fundamental saber eso y recordar que sin demanda no existiría la oferta.

 

Ahora que eres abuela ¿qué piensas cuando ves a Camila tu primera nieta? ¿Qué mundo quieres para ella?

Un mundo sano, donde no exista explotación. Un mundo justo, donde los hombres y las mujeres convivan partiendo de las mismas oportunidades. Un mundo que le permita desarrollar sus capacidades, su vida, sea cual sea. Un mundo libre, humano, intelectualmente rico y sin corrupción.

 

¿Eres quien siempre has querido ser o te declaras en construcción permanente?

¡Uf! El día que piense que soy lo que he querido ser habré muerto. Eres mientras te construyes. Y te construyes mientras eres.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anterior“Manzanares es una ciudad para vivir”
Artículo siguienteDignidad en la Internacional Socialista
Es periodista, editora en @lideditorial y responsable de Comunicación y RR.PP de @juanmerodio. Además es Máster en Producción Radiofónica (RNE), Biblioteconomía y Documentación (Universidad Complutense) así como Mujer y Liderazgo (Aliter). Fue becaria Erasmus y Leonardo en Roma. Ha desarrollado su carrera durante 25 años a caballo entre el periodismo, la comunicación, la organización y presentación de eventos. Colabora con El Español, 20 minutos y Diario 16. Es madre de dos hijos y cree que el liderazgo y la defensa de los derechos y los valores sociales, en especial los de las mujeres, han de partir de uno mismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 − tres =