A Rita Maestre (Madrid, 1988) su pasado de activista juvenil se ha revuelto contra ella como una repentina tormenta que a punto ha estado de arrasar su carrera política. La protesta estudiantil que llevó a cabo en la capilla de la Universidad Complutense de Madrid, hace cinco años, donde se quitó la camiseta mientras coreaba consignas contra el mantenimiento de templos católicos en instituciones públicas, le ha costado una multa de doce meses (4.300 euros) y días de angustia y tensión en los que la fiscal llegó a pedir para ella un año de prisión por delitos contra los sentimientos religiosos.

“Han sido meses duros, por supuesto. Es duro de alguna manera que haya quien utilice esto para erosionar políticamente un proyecto que emociona a mucha gente. Es duro y yo siempre he dicho que no voy a entrar en esa batalla del fango de los titulares y los insultos”, asegura.

La portavoz del Ayuntamiento de Madrid y mano derecha de la alcaldesa, Manuela Carmena, ha recurrido la sentencia ante la Audiencia Provincial y todavía confía en que los magistrados le den la razón y crean su versión de que no pretendía ofender a los católicos, sino llevar a cabo una “protesta legítima y pacífica de carácter político”. “Pensar que esto ha sido una caza de brujas sería tanto como asumir que la Justicia no es justa y eso es mucho decir”, asegura Maestre, aunque observa “comportamientos de jueces que no son del todo justos”.

El arzobispo de Madrid ya la ha perdonado demostrando que hasta la Iglesia es más tolerante que muchos políticos y periodistas, pero como siempre sucede, en este país hay más papistas que el papa, y todavía hoy sigue recibiendo improperios e insultos de la caverna mediática. Hasta la fiscal del caso, en un ejercicio más propio de los autos de fe de la sagrada Inquisición que de una jurista del siglo XX, la ha comparado con las “señoritas que están en su derecho de alardear que son putas”. Ella dice que prefiere callar y seguir trabajando. Pero bien sabe que con la Iglesia se ha topado.

Vienes del movimiento estudiantil y anticapitalista. Ahora que haces política en el despacho y no en la calle, ¿cómo se ven las cosas desde ahí arriba?

Bueno, las dificultades también las veíamos cuando estábamos fuera, lo que vemos ahora es la posibilidad concreta, real, presupuestaria, de cambiar las cosas. Se ven con otra perspectiva porque estar en un gobierno municipal, de una ciudad tan compleja como Madrid, a lo que te obliga, o mejor a lo que te enfrenta, porque no es una obligación sino una responsabilidad, es a tratar de integrar demandas de los ciudadanos muy complejas, muy distintas, que  a veces incluso parecen contradictorias, que antes no veías en su totalidad o en su conjunto. Ese cambio de perspectiva es fundamental cuando se viene a hacer política para todo el mundo y no como sucedía hasta ahora, que era solo para unos privilegiados. Es un aprendizaje a la carrera pero extremadamente satisfactorio.

Se han cumplido cinco años ya del 15M. Muchos de los que hicisteis sentadas en Sol hoy tenéis responsabilidades de Gobierno. ¿Qué ha cambiado desde entonces?

En primer lugar que tenemos al frente de la ciudad de Madrid a un Gobierno que no tiene ninguna sospecha de tener las manos manchadas con ninguna irregularidad relacionada con el dinero de todos. Y teniendo en cuenta que desde que hemos llegado hemos descubierto unas cuantas irregularidades de contratos públicos, por ejemplo con la trama Púnica, creo que eso ya es un cambio sustancial con respecto a la situación de hace cinco años. Creo también que tenemos un Gobierno municipal, que a diferencia de lo que sucedía antes, no está formado por profesionales de la política, sino por ciudadanos y ciudadanas, muchos de nosotros activistas, todos trabajadores y personas que llevaban y llevan una vida normal y corriente, como el resto de ciudadanos, y eso también es un cambio importante porque cuando uno se comporta como un ciudadano normal se detectan mejor las necesidades de la gente. Y también que este es un Gobierno que, con las muchas cosas que nos quedan por hacer, está dedicado a satisfacer y a dar respuesta a las necesidades reales de las personas, sobre todo de la gente que más lo necesita, y eso también es otro cambio. Pero obviamente lo digo como miembro de este equipo de Gobierno y espero que se me perdone la visión positiva que tengo del asunto. La verdad es que he tenido la suerte de participar en este proceso de cambio y me siento orgullosa de él, aunque somos conscientes de que nos quedan muchas cosas por hacer, muchas cosas en las que trabajar, y seguro que ha habido y habrá errores que como humanos que somos podemos cometer.

La cuestión social quizá sea la parcela más urgente ahora mismo, atender a todas esas personas que han sido víctimas de la crisis económica…

Sin ninguna duda es una prioridad para el Gobierno de Manuela Carmena, estos son los primeros presupuestos en muchos años en los que, mientras se sigue pagando la enorme deuda que el Partido Popular nos dejó a todos los madrileños, se aumenta el gasto social, en concreto en un 26 por ciento, y las cuestiones ligadas a las inversiones sociales como son las ayudas a la vivienda, a los comedores escolares de las familias más desfavorecidas, la atención a la dependencia, la bajada de los precios públicos para cosas tan fundamentales en la vida como es el deporte en los polideportivos y espacios municipales, todo eso es una prioridad para nosotros.

Bien, vayamos a aquel día de marzo de 2011, la famosa protesta estudiantil en la capilla de la Complutense. Supongo que le habrás dado vueltas una y otra vez. ¿Te arrepientes?

Cuando me preguntan si lo volvería a hacer siempre respondo que es una pregunta muy difícil de contestar porque uno no vuelve a hacer exactamente lo mismo cuando las cosas tienen determinado tipo de consecuencias, pero creo que la protesta era legítima, lo sigue siendo hoy como lo era entonces. Las universidades públicas, en un Estado aconfesional, no son espacios para la presencia de capillas religiosas, y más con el enorme problema que hay de falta de aulas y espacios en los campus públicos, por lo tanto sigo defendiendo su legitimidad hoy como lo hice entonces.

Resulta curioso que aquí se perdone la evasión de capitales a Panamá, pero quitarse la camiseta en una iglesia, eso por lo visto es un delito imperdonable…

Bueno, yo siempre he pensado que esos delitos contra el sentimiento religioso que siguen estando como tales en el Código Penal probablemente no son muy propios de nuestro tiempo. En todo caso, siempre he mostrado el máximo respeto por las decisiones judiciales. La sentencia de momento no es firme, por lo tanto tendrá que ser confirmada o denegada por el tribunal de instancia superior y a la espera de eso nada más que decir…

Pero el fiscal llegó a pedir para ti un año de prisión. ¿En algún momento tuviste miedo de que pudieran encarcelarte?

Claramente el hecho de que yo sea hoy la portavoz de Gobierno de la capital de España ha tenido probablemente algún tipo de incidencia en cómo ha sido tratado este juicio.

Finalmente todo ha quedado en una multa que has recurrido, pero la fiscal se ha opuesto alegando, y cito textualmente, que “las señoritas están en su derecho de alardear de ser putas, libres, bolleras o lo que quieran ser, pero esa conducta realizada en el altar implica un ánimo evidente de ofender”. ¿Qué te parece ese escrito?

Bueno, ya lo dije en su momento, que unos comentarios de ese tenor dicen más de quien los hace que de quien pretenden hablar. Y nada más.

Sin embargo, el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ya te perdonó en su día cuando dijo que aquello fue una cosa de juventud. ¿Qué pasa, que algunos son más papistas que el papa?

Pues cuando fui a hablar con el arzobispo lo que hice fue tratar de explicarle las razones de aquella protesta precisamente porque no había ninguna voluntad de ofender a nadie, y yo lo lamentaba porque de lo que se trataba era de hacer una protesta pacífica de carácter político. Por lo tanto, nunca hubo una voluntad de ofender a nadie. Cuando se lo dije el arzobispo lo recibió con muy buena voluntad y me dijo que por su parte el asunto estaba zanjado con aquellas conversaciones que tuvimos. La razón por la cual hablé con él es porque, además de ser una persona con creencias religiosas, me pareció una persona muy respetuosa con el conjunto de las demás creencias religiosas en la sociedad en la que vive, la madrileña, y además porque se da el caso de que era el máximo responsable de la jerarquía católica en la ciudad de Madrid. Por lo tanto creo que era una persona a la que explicarle el contexto resultaba interesante por su papel en el seno de la Iglesia católica madrileña.

¿Te has sentido víctima de una caza de brujas?

Bueno, eso sería tanto como asumir que la justicia no es justa y aunque hay casos como el de Vicky Rosell, donde se observan algunos comportamientos por parte de algunos jueces que no parecen del todo justos, creo que eso sería mucho decir, sería realmente grave si eso fuera así. Y no lo creo.

“Sigo defendiendo la legitimidad de protestar contra las capillas en las universidades como lo hice en 2011”

No obstante, por los comentarios que se escuchan en algunas cadenas de radio y de televisión parece que a más de uno le gustaría verte ardiendo en la plaza pública…

Ya te decía antes que este tema se ha tratado, no como una caza de brujas, pero sí con una relevancia mayor por parte de los medios de comunicación que cuando yo era una activista anónima hace cinco años. Probablemente esto ha sido una excusa para muchos para erosionar no solo mi concejalía, mi cargo como concejala, sino el conjunto del equipo de Gobierno de Manuela Carmena. Sí, probablemente… Y es en todo caso un objetivo poco inteligente porque cuando la gente me votó, que nos votaron medio millón de madrileños, lo hicieron sabiendo que nosotros éramos activistas que veníamos del mundo de la lucha por los derechos civiles, sociales y políticos. Y quizá en parte por eso precisamente recibimos una confianza que junto con los votos del Partido Socialista nos ha colocado en el Ayuntamiento de Madrid. O sea, que no hay sorpresa en ese sentido.

Supongo que el incidente te habrá afectado en lo personal. ¿Cómo vive uno pensando que se enfrenta a una pena de un año de prisión?

Han sido meses duros, por supuesto. Es duro de alguna manera que haya quien utilice esto para erosionar políticamente un proyecto que emociona a mucha gente. Es duro y yo siempre he dicho que no voy a entrar, porque no es lo que la ciudadanía exige en este momento político, en esa batalla del fango de los titulares y los insultos. Difícilmente será que alguien encuentre unas declaraciones mías públicas o por escrito, en las que yo insulte a cualquiera de los compañeros adversarios, como los llama Manuela, de los demás partidos políticos, y por lo tanto me da pena que haya gente que siga creyendo que la política solo puede ser de esa manera.  Yo defiendo que no, y que con un trabajo de hormiguitas, un trabajo psicopedagógico, podemos elevar entre todos el nivel de la discusión política en España.

¿Te has sentido respaldada por la alcaldesa, Manuela Carmena?

Sí, la verdad es que sí, mucho, ella ha sido un factor fundamental en todo este proceso…

Pero desde muchos sectores siguen pidiendo tu dimisión… ¿sigues manteniendo tu postura de no dimitir?

Bueno, más que muchos sectores básicamente es el Partido Popular, que por otra parte lo han pedido casi desde el minuto uno todos sus concejales, por lo que esa petición es tan recurrente que al final deja de ser creíble. La gente es suficientemente inteligente como para ver la diferencia entre los terribles y sistemáticos casos de corrupción, que afectan fundamentalmente al PP en la Comunidad de Madrid y en el resto de España, y lo que tiene que ver con una protesta pacífica, legítima y que se realizó muchos años antes de que yo tuviera un cargo en el ayuntamiento.

Casi al mismo tiempo de lo tuyo estallaron otros casos como el de los titiriteros y el de los tuits del concejal Zapata. ¿Qué está pasando en Madrid, están resucitando los viejos inquisidores?

Bueno, yo diría que una parte de la sociedad madrileña, y alguna parte de la opinión pública en Madrid, gracias entre otras cosas a las generosas ayudas públicas que las instituciones del ayuntamiento y la comunidad autónoma le ha dado durante mucho tiempo, tiene una sobrerrepresentación de opinólogos conservadores que no se corresponden con la realidad política de la ciudad de Madrid, en la que ha habido claramente una mayoría de cambio en las pasadas elecciones. Creo que eso es legítimo, pero desde esas instancias y con la oposición tremendamente destructiva, dura en el peor sentido de la palabra, que ha hecho el Partido Popular, cada política pública, cada acción, y también, y no pasa nada por decirlo porque eso forma parte de la nueva política, cada error que comete este equipo de Gobierno, como cualquier otro, y quien esté libre de culpa que tire la primera piedra, es utilizado y magnificado con una virulencia que a veces resulta tan desproporcionada que da un poco de risa.

Cambiando de tema. Ahora que se acaba de cerrar el acuerdo electoral Podemos/IU, ¿te agrada esa alianza? Porque a un sector de IU parece que no…

Yo creo que en la medida en que vamos directos a un Gobierno de cambio en España es una alegría, por supuesto.

Pero parece que Carmena no hará campaña con Iglesias. ¿Qué está pasando? ¿se están enfriando algunas confluencias de Podemos?

Yo siempre he dicho lo mismo con esta cuestión, que nadie debería sorprenderse de que Manuela Carmena no haga campaña por Podemos, porque no ha podido decir más veces que no es de Podemos. Todos los que participamos en el proyecto político y todos los que la votaron saben que, con las enormes afinidades que tiene por las personas de Podemos, y por otras formaciones políticas de cambio, es una jueza independiente que no forma parte de ningún partido político. Por lo tanto no es ninguna sorpresa, ella asumió el enorme reto, que está desarrollando con una generosidad y una inteligencia excepcionales, de participar en unas elecciones municipales para ganar la Alcaldía de la ciudad de Madrid, y este fue el compromiso político y lo sabemos porque así lo ha expresado explícitamente desde el principio. Por tanto, no es que no haya ningún cambio, es que no hay ninguna sorpresa.

Los datos dicen que durante estos meses el Ayuntamiento de Madrid ha reducido su déficit en 871 millones de euros. ¿Era tan difícil atajar el gasto?

Lo que hizo la señora Botella fue un plan de ajuste brutal para reducir una deuda que realmente no es una responsabilidad suya sino del anterior alcalde, Gallardón. La señora Botella lo que hizo fue cumplir el mandato absolutamente austericida del Ministerio de Hacienda, que le puso un plan de ajuste que ha implicado que al menos durante dos años uno de cada tres euros de los recursos públicos municipales hayan ido directos a pagar la deuda de Gallardón, que estaba en 9.000 millones de euros. O sea, que seguimos siendo hoy la ciudad más endeudada de Europa. Esa deuda enorme que nos dejó Gallardón, no a nosotros, sino a todos los madrileños, se está auditando para ver cuáles son los procesos por los que se creó y si se puede pagar sin que sea la prioridad de gasto. Y en ese sentido lo que hemos hecho ha sido amortizar en el año 2015, cuando aún no teníamos presupuestos propios, o sea cuando llegamos y durante el primer trimestre trabajábamos con los presupuestos del equipo de Gobierno anterior, una parte importante de la deuda. Ya con los presupuestos siguientes, o sea los que aprobamos nosotros, seguimos pagando la deuda sin que esa sea la prioridad fundamental, porque la prioridad fundamental es, como digo, la necesidades de la gente, que no están en la deuda que tienen los bancos sino en los servicios sociales, en la educación, en la vivienda, en el empleo, etcétera.

“Seguimos siendo hoy la ciudad más endeudada de Europa con esa deuda enorme que nos dejó Gallardón”

Y una vez que terminen las auditorías pertinentes, ¿se están planteando llevar las cuentas públicas a los tribunales para exigir responsabilidades?

Bueno, hemos creado una comisión de investigación en la que participamos no solo el Gobierno sino el Partido Socialista y Ciudadanos, comisión que fue aprobada con acuerdo del Pleno, que ahora el PP trata de boicotear, y de lo que se trata es de investigar, teniendo en cuenta que hay indicios de algunas irregularidades en las empresas públicas, por ejemplo, y en algunas de las formas de contratación del ayuntamiento con empresas privadas. En el desarrollo de estas obras hay unos sobrecostes realmente monumentales y lo que estamos haciendo con esa comisión de investigación es analizar qué políticas y qué marcos de gestión nos han llevado a esta situación, no por ninguna voluntad de revancha, aunque por supuesto si existen indicios de algún tipo de responsabilidad penal lo llevaremos a los tribunales como ya hemos hecho con algunos contratos en Mercamadrid, que hemos llevado a la Fiscalía. También lo hemos hecho para sacar conclusiones sobre lo que son buenas y malas prácticas en la gestión municipal y para que esos errores que nos han llevado a ser la ciudad más endeudada de Europa no se vuelvan a producir nunca.

¿Le darán una medalla municipal a Esperanza Aguirre por destapar la trama Gürtel?

Bueno, yo creo que el discurso ese de las pocas manzanas podridas no se sostiene, los casos de corrupción ligados a los ayuntamientos y al PP en la Comunidad de Madrid son tantos y están todos tan entrelazados entre unos y otros que resulta difícil creer que realmente se tratara de dos o tres personas que actuaban individualmente. Eso es tan poco creíble como que cuando un juez ha imputado al PP entero, como partido, por sus pagos ilegales, digan que solo son unos casos aislados. Yo creo que necesitan una regeneración política profunda, que se promete pero que nunca llega a verse, y que sería muy buena no solo para el PP sino para el conjunto de la sociedad, en la medida en que permitiría ampliar esa confianza tan necesaria que los ciudadanos necesitamos sentir hacia nuestras instituciones y ante nuestros marcos de representación y que ahora mismo están absolutamente por los suelos.

Porque el tiempo pasa y siguen saliéndole ranas a la señora Aguirre. ¿Tan grande y sucio era el estanque?

Sí, efectivamente, el estanque era muy grande. Como digo no se trata de ranas, ahí hay tramas organizadas evidentes, tanto es así como que se llama trama Púnica, y el nivel de complejidad y de densidad en las relaciones entre cada uno de los supuestos casos excepcionales, pues demuestran que no eran casos tan excepcionales, sino una trama, una organización mafiosa, que con el dinero de todos y a través del estupendo tres por ciento, muy madrileño, ha esquilmado los recursos públicos para metérselo en el bolsillo de unos pocos.

Chamartín y la zona norte es uno de los grandes proyectos para el Madrid de los próximos años. ¿Se podrá hacer sin pelotazos?

Pelotazo no es la construcción privada de viviendas, de oficinas, de comercios, de industrias, pelotazo es cuando esas operaciones se hacen solo en base a una confianza especulativa en el aumento del valor del precio del suelo y la vivienda. Entonces es cuando se produce el pelotazo y se produce en connivencia con la adjudicación de esos terrenos. Eso ha sucedido no solamente en Madrid sino desgraciadamente en toda España en los años de la burbuja inmobiliaria. Lo que nosotros nos planteamos es que, dado que ya hemos comprobado todos los españoles que las consecuencias de la burbuja y de los pelotazos son nefastas, nos dejan un país empobrecido, con miles de familias con hipotecas que no pueden pagar, con decenas de miles de casas vacías, y con decenas de miles de familias sin casa. Y además un reguero de cadáveres urbanísticos que luego es muy difícil volver atrás. Entonces lo que hemos hecho ha sido proponer un proyecto en el que se desarrolle la zona norte de la ciudad de Madrid, que se mejora la comunidad, el Metro, las carreteras y la movilidad en la zona, que es una cosa que reclaman los vecinos desde hace veinte años, que es el tiempo que lleva bloqueada y parada la operación Chamartín. Lo que hacemos es desarrollar el proyecto bajo la iniciativa de la administración pública. Es decir, como cuando esa administración hace un plan de ordenación pública y decide cuáles son las prioridades en el desarrollo de la zona. Eso es positivo porque no se deja al puro interés especulativo, que como digo ha tenido tan malas consecuencias.

¿Me estás hablando de un plan urbanístico sin especulaciones ni comisiones del 3 por ciento de por medio? Parece cosa de ciencia ficción…

Jajaja, sí, es una exclusiva de última hora, efectivamente vamos a desarrollar una zona importante de la ciudad sin comisiones, sin tres por ciento, ni cinco por ciento, y haciéndolo además con el conjunto de vecinos y vecinas de la zona, que también son una parte importante en la toma de decisiones en un asunto tan grande como el desarrollo de la ciudad. Te hablaba al principio de que estamos aprendiendo mucho de la necesidad de integrar demandas ciudadanas distintas, a veces incluso contradictorias, y yo creo que era una deuda del ayuntamiento de Madrid contar con los vecinos y vecinas de la ciudad para llevar adelante desarrollos urbanísticos. Hay una diferencia.

Los proyectos urbanísticos parece que han provocado algunos debates internos en el seno de Ahora Madrid. ¿Hay rebelión en las aulas?

Bueno, por supuesto posiciones diferentes hay en cada una de las decisiones que se toman, no solo en Ahora Madrid sino imagino que en cualquier reunión en la que haya personas que tengan un poco de respeto por su autonomía intelectual. La diferencia fundamental es que esto nosotros lo admitimos y ahora nos parece enriquecedor. No hay temas generales en los que no estemos de acuerdo, hay por supuesto discusiones como digo, fructíferas, en cada uno de los temas que se tratan. Y en el caso del desarrollo del plan puerta norte de Madrid, por ejemplo, hay un consenso total después de mucho hablarlo y de mucho debatirlo con los concejales de distrito, con la alcaldesa y por supuesto con el concejal delegado del área.

¿Y qué hacemos con el Valle de los Caídos?

Bueno, hemos elegido un comisionado de Memoria Histórica para que nos haga algunas propuestas al respecto y creo que estaría bien esperar a ver qué dictamina. Yo creo que hay una palabra que hay que poner encima de la mesa que es la palabra “memoria” y que esa sería una buena forma de nombrar algunos vestigios donde los nombres, la nomenclatura en la ciudad de Madrid, aún se mantienen.

Pero Willy Toledo parece que no está muy de acuerdo con cómo se está aplicando la ley de Memoria Histórica en el municipio de Madrid…

Hombre, yo creo que esas declaraciones son un poco como lo que decía antes de la Fiscalía, en fin, dicen más de quien las dice o de la forma en que las dice que lo que intentan definir. No sé si es que no nos hemos explicado bien, creo que tampoco parece conocer exactamente cuál es el proceso sobre el que se va a desarrollar la ley de Memoria. Creo que la apuesta que hemos hecho desde el Gobierno después de unos comienzos tropezantes que se produjeron, porque fuimos un poco rápidos en solucionar un problema o en aplicar una ley que llevaba sin aplicarse desde 2007 en la ciudad de Madrid, es muy importante. Y queremos hacerlo con el máximo consenso posible, y eso es fundamental porque es un tema muy delicado, muy sensible, como es la memoria histórica en nuestro país.

Una vez superado el tema de la capilla y tus problemas con la Iglesia se me viene a la cabeza aquello que decía Mae West: “las chicas buenas van al cielo, las malas a todas partes”. ¿Adónde quiere ir Rita Maestre?

Pues yo no creo que exista el cielo, y vida solo tenemos una y está para disfrutarla, para contribuir con ella a que el mundo sea un poquito mejor. Yo siempre he tenido dos prioridades en mi vida: disfrutar de la vida y ser feliz y aportar mi granito de arena para que las cosas sean un poco más agradables para la mayoría de la gente. Y esto es lo que creo que estoy intentando hacer ahora en el Ayuntamiento de Madrid y lo que voy a hacer toda mi vida.

 

Fotos: Félix Moreno Hortaleza, Montserrat Boix

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

  1. Los jueces aplican las leyes verticales. No pueden hacer justicia, sólo aplicar la ley o rebelarse, cosa que no se da.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dieciocho − dieciseis =