Y aquí se queda la clara, la entrañable trasparencia, de tu querida presencia…

Fidel es un icono. Un referente en el que nos hemos movido muchos en la izquierda. Fidel representa la lucha contra el imperio. La fábula bíblica de David y Goliat.

Hoy, en Miami hay fiesta mayor. Los anticastristas están en la línea de salida para convertir cuba en la nueva Miami: retiro de viejos depravados y ricos, meretrices, cárteles de droga, casinos,… el sueño americano llevado a Bahía Cochinos de nuevo.

No puedo obviar que en Cuba la falta de libertad es evidente. Pero tampoco los logros en educación, sanidad y cultura universal de la que Cuba es paradigma. Ni su ingenio para seguir viviendo a pesar de un bloqueo inhumano al que el imperio ha sometido al régimen durante los últimos cincuenta y seis años.

Se ha ido Fidel y la pregunta es evidente: ¿Cuánto tiempo tardarán en resucitar a Batista?.

Deberán elegir entre la libertad de poder hacer lo que quieran (si tienes con qué comprarlo) o la educación y la sanidad universal. Y ahí está el principal problema.

Brindamos con champán cuando cayó el muro de Berlín y hoy el mundo es más injusto, más pobre y más inhumano.

¿Por qué tenemos que elegir?

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?
Compartir
Artículo anteriorEspaña y Cuba después de la muerte de Castro
Artículo siguienteUn relato de experiencias junto a Fidel
Pasé tarde por la universidad. De niño, soñaba con ser escritor o periodista. Ahora, tal y como está la profesión periodística prefiero ser un cuentahistorias freelance o mejor dicho un alma libre. En mi juventud jugué a ser comunista en un partido encorsetado que me hizo huir demasiado pronto. Militante comprometido durante veinticinco años en CC.OO, acabé aborreciendo el servilismo, la incoherencia y los caprichos de los fondos de formación. Siempre he sido un militante de lo social, sin formación. Ahora participo activamente en PODEMOS, más que por convicción, por la necesidad de regeneración. Tengo el defecto de no casarme con nadie y de decir las cosas tal y como las siento. Y como nunca he tenido la tentación de creerme infalible, nunca doy información. Sólo opinión. Subjetiva y probablemente equívoca, pero es mi opinión. Si me equivoco rectifico. Sólo el que rectifica aprende algo. Soy un autodidacta de la vida y un eterno aprendiz de casi todo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + 13 =