Hasta el final

1

Cualquier aficionado al fútbol o al baloncesto sabrá que los Sergios están de moda. Tanto Sergio Ramos como Sergio Llull han sido protagonistas últimamente por sus goles y sus canastas en momentos decisivos de muchos partidos, goles y canastas casi imposibles, que daban la victoria a su equipo en los instantes finales.

En un entrenamiento conjunto que tuvieron el otro día las secciones de fútbol y baloncesto del Real Madrid, los Sergios se entrevistaban entre ellos, y se preguntaban uno a otro por el motivo de esa confianza que les lleva al éxito cuando ya nadie lo espera. Ambos coincidían: mantener siempre una mentalidad positiva, optimista, y estar convencido de que se puede hasta el último segundo. Sergio Llull añadía: sentir la confianza de tu entrenador y de tus compañeros. Recalcaban los dos la importancia del trabajo en equipo.

Ahí tenemos las claves para obtener el éxito en cualquier parcela de la vida, en cualquier reto al que nos enfrentemos. Creer que se puede, hasta el final. Aun cuando todo parezca perdido, estar convencido de que, mientras haya tiempo, es posible. Y en esta vida el tiempo sólo se acaba cuando nos alcanza la muerte. Mientras tanto, hay tiempo para cualquier cosa que nos propongamos. Esa mentalidad positiva y optimista de la que nos hablan los Sergios es aplicable a todo, y excluye frases del tipo soy muy mayor, ya es tarde, qué van a pensar de mí, voy a hacer el ridículo, nunca lo voy a conseguir, esto no es para mí, no soy capaz, yo nací para otra cosa, nadie se fija en mí… No son más que excusas, excusas para mediocres, excusas que nos apartan del camino del éxito antes incluso de haberlo intentado.

Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto. Es una frase de Henry Ford, que recalca lo anterior. Para afrontar cualquier empresa en la vida necesitamos una mentalidad positiva. Si empiezas pensando que no puedes, mejor dedícate a otra cosa, porque tus posibilidades se van a reducir drásticamente.

Piensa siempre en positivo, dite a ti mismo frases de aliento, escríbelas en pequeños trozos de papel y pégalas por todas partes. En el espejo del cuarto de baño, en la puerta de la nevera, en la mesilla de noche, en el salpicadero del coche, en la pantalla del ordenador, en la portada del libro que estás leyendo… Repítelas constantemente y sonríe mientras lo haces. Tu energía será bien distinta a si alimentas la duda pensando que quizá no lo consigas, que es muy difícil, que requiere mucho esfuerzo, que hay otros mejor preparados… ¿Te imaginas cuántos goles habría conseguido meter Ramos en el minuto noventa y tres si hubiera pensado que el partido estaba perdido? ¿Si pensara que los defensas eran mejores que él? ¿O cuántas canastas al filo de lo imposible hubiera metido Llull si hubiera pensado que ya era tarde? ¿O que estaba muy lejos del aro?

Ellos, los Sergios, nos hablan también de la confianza de los demás en ellos. Pero esa confianza se la han ganado a base de esfuerzo, de trabajo, de creer en sí mismos. A menudo te encontrarás con gente que te diga que lo que te planteas no es posible, que es una locura, que mejor te dediques a otra cosa. Si de verdad estás convencido de que eso es lo que quieres hacer, no les escuches. Demuéstrales que sí puedes. O mejor, demuéstratelo a ti mismo, y ellos mismos se convencerán de que estaban equivocados. Te habrás ganado su confianza.

Citábamos también el trabajo en equipo. Otra clave para el éxito. Siempre que puedas, rodéate de gente positiva, de gente que te pueda ayudar a conseguir tus objetivos. Piensa que solo quizá vayas más deprisa, pero que en equipo vas a llegar más lejos. Las prisas no suelen ser buenas consejeras. Si te rodeas de un buen equipo, si te dejas ayudar, seguramente tendrás muchas más posibilidades de éxito. Y cuando percibas que tu confianza se resiente, pégate a quien sí tenga esa confianza, para que se te contagie. Al comenzar el artículo hablaba de un entrenamiento conjunto de las secciones de fútbol y baloncesto del Real Madrid. No es lo habitual. La razón de que esta vez sucediera así fue, según leo en la prensa, que Zinedine Zidane nota bajos de confianza a los suyos. Sabiendo que recuperarla es fundamental para afrontar la recta final de temporada, se le ocurrió entrenar un día con los de Pablo Laso, que últimamente andan sobrados de ella.

¿Cómo puedes aplicar esto a tu vida? Piénsalo, y actúa. Y sobre todo, nunca digas no puedo, porque tendrás razón.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 × 1 =