El cielo aguanta la lluvia, más interesante que ver el agua caer, para el cielo, es el espectáculo de la lucha de los coches rojos contra las flechas de plata.

Las apuestas se inclinan mayoritariamente a favor de Ferrari, y en concreto a favor de Sebastian Vettel. Y en efecto en la primera manga de clasificación es el coche rojo de Sebastian Vettel quién se pone primero. Hamilton solo consigue quedar tercero en ese primer intento.

El circuito de Monza los tifosi se vuelven locos, hace años y años que no ven una poleposition de Ferrari en su casa.

Sebastian Vettel vuelve a conseguirlo en la segunda ronda, pero esta vez Hamilton está cerca, muy cerca. Y ya entre los tifosis la tensión y el miedo es más fuerte que la alegría.

Empieza la tercera manga, los espectadores apenas se atreven a respirar. Solo se escucha el jadear ansioso de los motores híbridos.

Hamilton está en hammer-time. Va a por todas. Apura las curvas y se bebe las rectas. Rápido y rápido y más rápido. Y lo consigue. Lewis Hamilton consigue batir el récord de circuito que llevaba larguísimos años en poder de Pablo Montoya.

En el segundo y último intento de la tercera ronda  los Ferrari y los Mercedes salen amontonados, lo más cerca posible los unos de los otros para aprovechar los rebufos y ganar, según calculan los ingenieros alrededor de una o dos décimas por vuelta.

En el primer sector Sebastian Vettel no lo consigue, no supera su propio tiempo, está por detrás de Hamilton. En el segundo sector prácticamente lo hacen igual los dos, pero Hamilton mantiene su ventaja. Sin embargo el tercer sector es en el que más ventaja tiene Ferrari, si Vettel puede conseguirlo es aquí, en el tercer sector. Hamilton se deja el alma. Confía en sí mismo. No es bastante. No es suficiente, el alma no es suficiente. Sebastian Vettel es cinco milésimas más rápido que Lewis Hamilton.

Y sin embargo, sin embargo Vettel no es el más rápido, en el circuito de Monza no quedará grabado su nombre como nuevo récord de la pista. Porque el escudero, el hombre que se sacrifica para que brille el héroe del equipo, ha sido más rápido, más veloz que el tetracampeon alemán.

Sí, es Kimi Raikkonen quién se lleva el gato al agua, la poleposition, la muesca en las culatas del revolver de la historia.

Los tifosi bailan la danza de la victoria, absolutamente borrachos de sí mismos y felices. Dos Ferrari en la primera línea de salida. Dos cavallinos rojos.

Ferrari es el más fuerte, Ferrari es el equipo más grande de la historia de la Fórmula 1. Solo Sebastian Vettel no está del todo contento, incluso se siente más descontento que Hamilton, mira a las gradas estallando de alegría, mira las mangas de su mono rojo, y no puede evitar el pensamiento de que el segundo de la clasificación es el primero de los perdedores.

Mañana normalmente ganará Sebastian, a no ser que Kimi Raikkonen prefiera la gloria que otro año de contrato con Ferrari. Mañana probablemente Sebastian Vettel ganará el Gran Premio de Monza 2018, pero siempre podría suceder que el dios de la lluvia quisiera aportar un poco de picante y dejara que las nubes se abrieran. Si eso sucediera… ¿quién sabe? Cualquier cosa podría pasar.

Hamilton podría adelantar a los dos Ferrari en la salida. Los milagros suceden también en Fórmula 1, como ha demostrado hoy una vez más Fernando Alonso, cinco puestos por delante de lo que su coche en teoría era capaz.

Gran Premio de Monza 2018. Todavía cualquier cosa puede pasar. Hay carrera. Estoy deseando que llegue mañana.

Otro bourbon, por favor.

Tigre tigre.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

2 Comentarios

  1. El viejo señor Kimi Raikkonen no ha sido capaz de aguantar el tipo y le ha dado un buen repaso el amigo Luisito coma pero ayer sí que lo hizo muy guapo. Clasificando sigue siendo un piloto de raza.

  2. Raikonen además de perder la carrera lo único que ha hechoes cerrarle el paso a su compañero y provocarle el enganchón con Hamilton, ya es la tercera vez que fastidia a Vetel y no comprendo que hace todavia en Ferrary.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

17 + 14 =