En esta sala del Joaquín Turina de Sevilla los alumnos deberán comer en apenas 20 minutos.

Un total de 240 alumnos del Colegio de Infantil y Primaria Joaquín Turina de Sevilla tendrán que hacer uso del comedor escolar que ven en la imagen superior en tres turnos. Todo ello en las dos horas establecidas por la Consejería de Educación para comer en la única sala del centro acondicionada para este cometido, que apenas tiene capacidad para 85 comensales y no es un comedor escolar en sí sino un aula del colegio habilitada para tal fin específico, que además tampoco cuenta con la climatización adecuada.

Educación levanta tabiques en las aulas del CEIP Valdés Leal de la capital andaluza para escolarizar a casi 200 alumnos más de los permitidos

Las madres y padres del centro comenzarán el próximo lunes 10 el curso escolar con una sonora cacerolada para protestar por una situación que se prolonga ya desde hace años sin que la Administración andaluza haya accedido a las demandas de los escolares ni a las peticiones del Ampa del colegio, que incluso ha iniciado una recogida de firmas en Change.org y ha elevado su queja al Defensor del Pueblo Andaluz.

Otro caso concreto que desmonta el idílico comienzo de curso escolar que la campaña promocional de la Consejería de Educación ha puesto en marcha a través de las redes sociales y distintos medios de comunicación es el del CEIP Valdés Leal, también en la capital sevillana. Las madres y padres del centro vienen denunciando desde hace una década una batería de deficiencias que se han ido acumulando y en ningún caso afrontando por parte de la Administración autonómica. Este centro de Infantil y Primaria cuenta en la actualidad con un total de 625 alumnos matriculados cuando sólo está acondicionado para 450, lo que supone casi un 30% de alumnado excedente respecto a las condiciones reales del colegio.

Protesta de los alumnos del Valdés Leal contra la falta de climatización en las aulas.

Este próximo curso escolar han salido 50 alumnos de sexto curso de Primaria, las dos líneas establecidas en un principio por curso, pero en tres años de Infantil se ha permitido la matriculación de 75 niños. Para acondicionar tres líneas por curso, desde el Ampa del colegio se denuncia que la Junta ha levantado tabiques para dividir las aulas y así poder crear tres líneas por curso, algo para lo que no fue creado este colegio en origen.

Las madres y padres del Valdés Leal de Sevilla denuncian que ya sólo queda un curso con dos grupos, lo que viene a certificar que el centro funciona de facto como un centro de tres líneas por curso. El Ampa teme que esta medida de la Consejería de Educación incumpla la legalidad vigente.

Mientras tanto, en el caso del comedor escolar del Joaquín Turina, el Ampa remitió a la delegada de Educación de Sevilla, Francisca Aparicio, un escrito a finales del curso pasado para exponerle el problema. El Gobierno de Susana Díaz determinó que se organizara un tercer turno de comedor, lo que obligará a los 240 escolares de Infantil y Primaria admitidos en el servicio de comedor a comer en apenas 20 minutos en las dos horas establecidas por la Junta entre las dos y las cuatro de la tarde. Un problema añadido es que las mesas y sillas del comedor son de Infantil y no estan habilitadas en ningún caso para los niños de Primaria, ya que el servicio de comedor también es usado por alumnos de hasta 12 años.

¿Quieres recibir las novedades de Diario16?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

diecinueve − 10 =